Publicaciones de la categoría: Conservacion y ambiente

Ciudadanos se convertirán en defensores de la ciudad

Andrea Small Carmona. 26 de julio de 2012


El jueves 26, El Nacional celebrará el aniversario de la capital con un foro abierto que moderará el sociólogo Tulio Hernández

En 2012, Caracas cumple 445 años de fundada. Para celebrar, El Nacional organizó el foro Los Defensores de la Ciudad, que se llevará a cabo el jueves 26 de julio. Durante la actividad, expertos en ambiente, movilidad y convivencia y cultura de paz se darán cita en el auditorio del diario para discutir posibles soluciones a los problemas capitalinos.
Tulio Hernández, sociólogo venezolano y moderador de la actividad, destacó que la importancia del foro radica no sólo en la conmemoración de la fecha, sino también en la posibilidad de reflexionar sobre los conflictos que afrontan los que viven en la capital y sus opciones de solución.

Creo que Caracas tiene como problema fundamental la ausencia de un gobierno único, de una autoridad mayor que tenga jerarquía en los municipios. Los grandes problemas metropolitanos deben ser asumidos por una autoridad común”, considera el investigador.

Sobre asuntos ambientales y áreas verdes de Caracas hablarán Alejandro Álvarez, de la Red ARA; Cristina Vaamonde, de la organización Una Montaña de Gente; y Fredery Calderón, de la Asociación Civil por la Caracas Posible.
Para revisar el tópico de la movilidad estarán presentes Alberto Vivas, de Familia Metro; Cheo Carvajal, por la organización Caracas a Pie, y Celia Herrera, presidenta de la Sociedad Venezolana de Ingeniería de Transporte y Vialidad.
Los expertos Roberto Briceño León, del Laboratorio de Ciencias Sociales; María Fernanda Pérez, de la ONG Esperanza, y Oscar Misle, de Cecodap, harán sus aportes en el segmento “La seguridad, paz y convivencia en Caracas”.
De acuerdo con Hernández, todos esos puntos conforman una gran red de acción.
“No pueden ser tratados unitariamente por una alcaldía pequeña, sino en una visión de conjunto, de los cinco municipios que integran el área metropolitana de Caracas. A eso hay que añadirle el aporte de otros núcleos más nuevos, como Los Teques, y Guarenas-Guatire, que forman parte integral de la ciudad. Es un tema complejo”, advirtió.

Al final de la tarde, los asistentes firmarán una declaración producto de las discusiones realizadas durante el día.

“El objetivo es que, posteriormente, organizaciones no gubernamentales y amantes de la ciudad también la suscriban. Eso será lo más importante”, señaló Hernández.
El foro es gratis. La cita es en la avenida principal de Los Cortijos de Lourdes con tercera transversal, edificio El Nacional, a partir de las 9:00 am.

Aplastaron las plantas y bloquearon el acceso al “Jardín de la Vida”



16 de julio de 2012

El “Jardín de la Vida”, un pequeño jardín sembrado por los vecinos de Santa Mónica y Cumbres de Curumo durante la protesta del 23 de Junio contra la concretera instalada en la avenida intervecinal, fue aplastado por una montaña de escombros proveniente de la construcción de la Gran Misión Vivienda Venezuela que mantienen en el lugar.
El jardín, producto de la protesta, representaba un “símbolo de la vida” y un “regalo” para la comunidad.
Además de la montaña de escombros colocada encima de una decena de árboles pequeños, se bloqueó el acceso a las instalaciones de la concretera y construcción, con una reja metálica.

Juan Perfetti, líder comunitario de Cumbres de Curumo, y uno de los promotores de la siembra dijo que “la gente del gobierno ni siquiera se dignó a llamar para conocer las exigencias de las comunidades organizadas”, y aseguró que esto “evidencia un nuevo golpe a la democracia participativa, en vez de escucharnos, su respuesta fue simplemente aplastar nuestro hermoso jardín”.
Wilter Ochoa, abogado y vecino de Colinas de Santa Mónica, indicó que en los próximos días se entregará a la Defensoría del Pueblo el documento firmado por los vecinos el día de la protesta en rechazo a la imposición de la concretera y la falta de consulta del gobierno con las comunidades afectadas.



EL PUEBLO UNIDO…

Por Aliana González,  24 de junio de 2012
Hoy leo los comentarios de mis vecinos, los que fueron ayer a la marcha en contra de la concretera en Santa Mónica y Cumbres de Curumo, y me acuerdo de aquella vieja consigna “El pueblo unido, jamás será vencido”
Confieso que me produce cierta vergüenza el que relacione esta experiencia con la ya vetusta consigna, porque toda esa lucha sesentosa (y setentosa), que pude guardar con cariño entre mis recuerdos, fue desterrada de ese cajón afectivo, al ser tomada por este gobierno para convertirla en una propaganda antipática, que defiende justo lo contrario de lo que pregonaban aquellas utopías. Hace tiempo que desterré al Unicornio Azul, junto a la ya mencionada consigna….creo que además, dejó de tener sentido: he visto ya muchas veces al pueblo vencido, a pesar de estar muy unido.
Pero ayer, según me cuentan, ese sentimiento de ser invencibles, se entronizó en quienes dedicaron la mañana del sábado a la protesta.
Yo no pude ir, y la verdad, ahora me da hoy un poco de envidia.
Nuestra incansable Iraís nos dice: “Muy buenas noches a todos nuestros vecinos, me complace comentarles que la caminata celebrada hoy por los vecinos de Cumbres y Santa Mónica, estuvo excelente. Allí nos hicimos presentes los que pudimos de Chuao, portando nuestras pancartas y chupetas, dando ese apoyo y luchando junto a ellos por que las concreteras sean llevadas fuera de las zonas urbanas. Como dato curioso casi al final de la caminata y mientras se sembraban las plantas donadas por un vivero, nos abordaron unos guardias nacionales, los cuales nos informaron que se acercaban a nosotros a solicitud de los trabajadores de la planta de concreto debido a que estábamos manifestando y ellos tenían miedo porque no sabían cuales eran nuestras intenciones hacia ellos. Una vecina les dijo que las únicas armas que portábamos eran nuestras voces y unas pancartas de cartón. Visto esto no me queda más que decir, que bueno, que ya sienten miedo, pues no pararemos en nuestra lucha hasta lograr nuestro objetivo. SIGAMOS LUCHANDO”.
María Fernanda Benavides agrega: “Buenos días, la verdad es que esa actividad de el día de ayer fue muy productiva, se leyó un documento en donde se explica de manera muy clara y contundente nuestro rechazo a este crimen ecológico, allí se denuncian las leyes que se están violando, las consecuencias para nuestra salud, en fin, todo muy bien expresado, quedaron en enviarlo por correo y luego realizar una actividad con todas las zonas que tenemos concreteras: Santa Eduviges, Santa Mónica, Cumbres de Curumo, Montalbán, Chuao, etc etc para entregarlo a los organismos competentes. Creo que este nuevo rumbo es demasiado importante, si nos unimos todos esta lucha tendrá mejores resultados, aún falta, pero no podemos detenernos, al contrario, sigamos uniendo esfuerzos”.
Luis Badolato también reitera esta idea: “Ayer un grupo de Chuao fuimos a apoyar a los vecinos de Cumbres de Curumo en su Caminata Ecológica en protesta por la Concretera instalada en la Intervecinal Cumbres – Santa Mónica. El grupo de Punta del Este preparo unas Pancartas muy vistosas y el evento una buena asistencia, así como una amplia cobertura de medios; Globovisión, Radar de los Barrios, El Nacional y El Universal entre otros.
Fue una excelente actividad organizada por Juan Perfetti, que leyó un Manifiesto muy claro y completo, destinado a la Comisión de Ambiente del Congreso, después marchamos hasta la Concretera y plantamos árboles en su perímetro exterior, significando nuestro interés por la Vida.
La oportunidad también nos permitió adelantar en la actualización de los contactos con representantes de otras comunidades afectadas, para poder incorporarlos al evento que estamos preparando en el Parque 3 con las demás comunidades, es decir, Cumbres-Santa Mónica, Montalban, Juan Pablo, San Agustín, etc. de manera que podamos lograr un mayor impacto al presentar un Bloque Unido de protesta ante el abuso a la salud de la ciudadanía que esta significando esta proliferación de Concreteras en zonas urbanas.
El lunes esperamos vernos de nuevo a las 7:30 en Asochuao para seguir planificando en conjunto las próximas actividades.”
Ciertamente, es el pueblo unido que jamás será vencido.

Ha muerto el protocolo de Kioto, vendo casa en bonita playa


Por Sandor Alejandro Gerendas Kiss, 18/12/2011

Ahora comprendo a los canadienses

No sé si soy demasiado pichirre o ando mal económicamente, lo cierto es que cuando llegué al pequeño kiosco, allí donde se ponen los avisos clasificados, redacté la esquelita más económica que tenían, de apenas cinco palabras: “Ha muerto Protocolo de Kioto”. Ya estando en la ventanilla para pagar, el amable empleado me informó que tenían una oferta y costaba lo mismo un aviso de diez palabras. Puede agregar unas palabras más sobre la honorable difunta –me dijo–. Gracias, joven –le contesté–, pero con esto me basta, mas fue tanta su persuasión que tomé la planillita de nuevo y terminé por rellenarla.

El amigo se sorprendió grandemente cuando leyó el contenido: “Ha muerto Protocolo de Kioto, vendo casa en bonita playa” y no pudo aguantar el comentario –usted dirá que soy entrometido, pero una frase no guarda relación con la otra–. Claro que sí, chamo, al fallecer la señora Protocolo no habrá quien nos cuide del calentamiento global. El cambio climático hará derretir los glaciares de las montañas y los icebergs de los polos, haciendo subir el nivel de mares y océanos, borrando del mapa las construcciones de todas las costas del mundo, entre ellas mi humilde casa, que es lo que más me duele. Con esto me despedí, no sin antes pedirle la máxima discreción: –no digas nada, porque si la gente se entera nadie va a comprar mi casita y voy a terminar por perderla.

Camino a la oficina, medité hasta la licuefacción de mis ojos sobre la mala suerte que acompañó a doña Protocolo de Kioto, la hermosa dama en la que tanta gente había depositado sus esperanzas. Hay que ver lo salada que fue durante toda su vida, especialmente desde que se casó con el señor Kioto. En estos quince años, en verdad, no dio pies con bola hasta que su marido terminó por echarla de su lado, argumentando que no tenía dinero para mantenerla. Fue tanto el infortunio de la doña, que el día en que se decidía su suerte coincidió con el caso de otra señora, doña Crisis de Europa, quien acaparó las primeras páginas de todos los medios, en cambio a la pobre Protocolo solo le asignaron unos cortos centimetrajes en las páginas interiores. Muchos ni siquiera se enteraron de su desgracia y nadie salió en su ayuda cuando fue arrojada por el señor Kioto a la calle, sin un centavo. De golpe le sobrevino un ataque de pánico, luego cayó en una profunda melancolía y terminó estrellando su humanidad contra una sucia acera. Tras el fulminante infarto, quedó tirada por horas sin que nadie viniese a recoger su malogrado cuerpo. Unas semanas después del entierro, acto privado del más bajo perfil imaginable –los canadienses no comparecieron y ni siquiera enviaron flores– ya nadie habló de ella. La crisis económica se encargó de desdibujar el hermoso rostro de Protocolo de Kioto.

Los enemigos acérrimos de doña Protocolo, la temida banda de los Negacionistas, celebraron en grande su desaparición. No es para menos, de pronto han quedado libres de barreras para contaminar a sus anchas sin que nadie los esté supervisando ni poniendo multas, pero no están al tanto, o se hacen los locos, de que existe otra señora, durísima e implacable, todavía invisible para muchos, que juró vengar a doña Protocolo. Se trata nada menos que de doña Cambio de Clima. Ella sí que es bien brava de verdad, además cuenta con el total apoyo del señor Clima, su marido, dispuesto a darnos con todo para que aprendamos a respetar y temer las amenazas climáticas por culpa del mal comportamiento hacia nuestro giratorio y viajante hábitat.

La muerte de doña Protocolo fue la culminación de una cadena de aciagos acontecimientos, iniciada mucho antes de su matrimonio con el señor Kioto, que se vio agrandada por los eslabones añadidos en los últimos cinco años, lapso durante el cual sus amigos le jugaron quiquiriviqui, la tuvieron para atrás y para delante y al final la mandaron al carajo. Desde Bali, en 2007, hubo un diferimiento sistemático, que siempre culminaba con “casi alcanzamos los acuerdos, solo nos faltaron unos detalles que los ultimaremos en la reunión del año que viene”. Así pasó en Copenhague 2009, así pasó en Cancún 2010, hasta que la semana pasada, en Durban 2011, quedamos sin protocolo climático, desprotegidos, como si estuviéramos desnudos al aire libre. Puede que pronto nos quedemos sin costas, pero menos mal que ya me puse las pilas con el avisito clasificado. Bueno, los dejo, tengo que salir corriendo para vender mi casita. Espero obtener un buen precio. Ahora comprendo a los canadienses.

agerendas@gmail.com

Publicado por:
http://www.analitica.com/medioambiente/6184967.asp

Conservamos o perecemos


Por Manuel Bermúdez Romero, 5/09/2011

La tragedia contaminante que liquida el reservorio de agua contenido en la cuenca del lago de Valencia, es la punta de un daño mucho mayor.

No es sólo, como se viene diciendo en la noticia diaria, que están afectados -por el empuje desbordado del lago- los habitantes de los poblados ribereños, las poblaciones de Maracay y Valencia, y todo el reservorio subterráneo de la cuenca, sino que conjuntamente con el profundo deterioro del lago de Maracaibo, resulta la onerosísima factura que la naturaleza cobra a los venezolanos donde quiera que estén en el territorio nacional.

No es requisito ser ambientalista sino poseer ojos para ver y darse cuenta de que en Venezuela a pocos preocupa el cuidado del entorno. Para que se comprenda la gravedad del daño que se causa, sólo piense en el serio perjuicio que representa que amplios sectores residenciales de esa densamente poblada región -cuenca del lago Valencia- actualmente estén consumiendo agua contaminada con coliformes (excrementos, heces humanas y animales).

La conservación del ambiente comienza por sencillas prácticas como la adecuada disposición del aceite que se usa en las sartenes, el control de los sonidos para respetar el derecho que al silencio reparador tiene el vecino, por mantener barrida la acera frente a nuestras casas. Sin embargo, la mayoría ni tan siquiera atiende a esos mínimos hábitos de convivencia que redundan en calidad de vida.

De modo que, en paralelo con el gran esfuerzo técnico y de labor de recuperación de nuestros bosques, del paisaje, de los lagos y ríos, de las playas y montañas desbordadas por la basura, todo ello mediante reforestación, saneamiento físico, el reciclaje de desechos sólidos, por medio de la construcción y control de rellenos sanitarios y la realización de auditorías ambientales, han de iniciarse bien concebidas tareas permanentes y sistemáticas de educación conservacionista, y campañas dirigidas a la creación de conciencia en el sentido de que si no controlamos la contaminación, desapareceremos de la faz terrestre.

La conservación del ambiente se materializa en orden y limpieza proyectados a todo el país, y la atención a esos aspectos, desde los escenarios personales hasta los privados y públicos, deberían conducirnos a la recuperación del medio y restitución de las bondades que la naturaleza nos brinda para el disfrute y aprovechamiento con sentido restaurador.

Hay que poner manos a la obra, puesto que el daño sin reparación causado al ambiente es un maremoto silencioso que nos barrerá de la superficie terrestre si no actuamos ya. Ante esa amenaza, quiere entonces el país saber cuál es y dónde está la política socio-ambiental que aplicarán los candidatos de oposición que están lanzados en contienda.

Publicado por:
http://contextos.blogia.com/2011/090501-conservamos-o-perecemos.php

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 10.397 seguidores