Somos los cubanos que no se fueron, Humberto S. Pittaluga

079 Balseros2

Por Humberto Seijas Pittaluga, 30/01/2014

La frase que sirve de título se la escuché a Martha, mi hija, hace algunos días.  Conversábamos acerca de las dificultades crecientes que debemos de vivir los venezolanos hasta para las cosas más nimias, como comprar harina Pan, y ella propuso ese símil.  Cada vez más nos parecemos a los cubanos que decidieron —por comodidad, por temor a lo desconocido, por estar de acuerdo con Fidel, o porque sencillamente no conseguían unos neumáticos para hacer una balsa— quedarse en la isla.  La consecuencia, igualito que allá: que cada día aumentan, junto con las escaseces y las dificultades para todo, las sartas de mentiras que descaradamente sueltan los gobernantes para tratar de hacer ver que es normal eso de tener que madrugar y hacer una cola para comprar un pollo nicaragüense relleno de hormonas, y que la falta de alimentos es causada por una fulana ‘guerra económica’ que no existe sino en la mente de ellos.  La realidad es que se debe a la ineptitud de los que no saben y la corrupción de los que sí.  Que es la característica de esos regímenes totalitarios que dicen —de labios para afuera— creer en la democracia pero que están dispuestos a cualquier cosa por eternizarse en la manguangua.

La nieta mayor terció para completar el parangón: los cubanos que se marcharon primero fueron los que tuvieron que luchar más duro para poder sobrevivir en un país y una realidad muy diferentes a los que conocían.  Hoy, muchos son adalides empresariales; otros, profesionales exitosos, y todos — incluidos los menos preparados— viven con más salud, educación, seguridad y confort que en el lugar de donde salieron.  Igual está pasando con la emigración venezolana de hoy —que, más que emigración, es fuga de cerebros, otro delito por el cual debieran pagar los capitostes causantes del éxodo—; todos están contribuyendo con sus conocimientos, su vigor y esfuerzos a enriquecer las economías de unos países menos ciegos que el nuestro en eso de lograr el desarrollo.

Los que nos quedamos aquí, vemos como cada vez nos parecemos a la Cuba muerta-de-hambre que generaron Fidel y sus conmilitones. Con una diferencia: aquí, la demagogia gobiernera construyó (en vez de un ‘hombre nuevo’) unos individuos —no me atrevo a decir ‘ciudadanos’— anárquicos  que se creen que están autorizados para todo, que no respetan las leyes ni, mucho menos, las reglas de convivencia.  Porque, según ellos, ‘estamos en democracia’.  Como si la democracia fuese equivalente a caos, anarquía, irrespeto a los demás.  El régimen, desde el inicio, instauró esas perturbaciones para ganarse el voto de eso que ellos llaman ‘pueblo’ pero que en mucho no pasa de ser horda.  En ellos delegaron la atribución de meterle miedo al verdadero pueblo, obligarlo a mantenerse puertas adentro, aterrorizado. Y a quienes denunciamos estas cosas y exigimos que haya, en verdad, el Estado de Derecho que preconiza la Constitución, nos intentan estigmatizar como reaccionarios, conspiradores, ultraderechistas.  No, solo queremos que entiendan que no puede quedarse en ser solo régimen, que deben dejar de ser meros mandantes y convertirse en mandatarios, que tienen el deber de garantizar la seguridad, el orden y la convivencia pacífica; no aupar la intolerancia y el odio social.

Reconozco que lo anterior no pasa de ser un desiderátum porque, desde hace ya largos quince años, quienes mandan son unos enanos mentales y morales que aplauden perversamente las violaciones de las reglas, que solo creen en repartir prebendas y que tienen miedo de pagar el costo político de arrugar el ceño y decir: ‘Eso no se debe hacer’.  Una sociedad es solo democrática cuando sus componentes tienen iguales cantidades de derechos y deberes.  Pero no es lo que preconizan los rojos.  Olvidan que las sociedades, al igual que en nuestras familias, tiene que haber tanto premios como castigos; porque, si no, la justicia se va al traste y se pierde los límites.  No son demócratas —ni siquiera ‘progres’— esos que secundan el libertinaje.  Para ser verdaderamente progresistas debieran auspiciar más la libertad y menos el desorden; dar el ejemplo en la frugalidad y el trabajo esforzado que tanto sirvieron en el pasado para el adelanto personal y el progreso del país.  Es verdad que hay que tenderle una mano a quien padece de marginalidad.  Eso es obligación irrenunciable desde los albores de la humanidad.  Pero diseñar una política para que esas ayudas sean eternas y, así, hacerse de un clientelismo casi feudal es obsceno.  Las mal llamadas ‘misiones’— debieran ser solo durante un tiempo específico: hasta que esa gente pueda ganarse el pan con su trabajo.  Pero los rojos harán cualquier cosa por los pobres, menos sacarlos de la pobreza.  Los necesitan  —sin importarles lo denigrante de esa condición— para poder eternizarse en el poder.

Propiciados por el régimen, hay en Venezuela un quiebre moral y una ruptura del contrato de convivencia.  Eso nos ha convertido en —para reiterarlo con las palabras de mi hija— los cubanos que no se fueron.  Es el producto de quince largos años aguantando demagogos en el poder.  Lo que nos lleva a Malraux: ‘Cada país no sólo tiene los dirigentes que se merece, sino que se les parece’…

hacheseijaspe@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: