Juventud y Municipio

832 Juventud y Municipio

Por Carlos Romero M., 12/07/2013

La Ley del Poder Popular para la Juventud del año 2009, impone el deber a los jóvenes de participar de manera protagónica en la vida política, social, económica, educativa, cultural, deportiva, ecológica, en la defensa integral de la nación y otros ámbitos del interés público. La Ley mencionada agrega a la lista de deberes de la juventud venezolana, la participación activa y corresponsable en el desarrollo nacional, en asuntos de Estado y en el destino de las comunidades.

En este sentido, resulta interesante reflexionar sobre la oportunidad real y efectiva que tienen los jóvenes de cumplir con estas obligaciones, principalmente, desde el ámbito municipal, asumiendo que es el Municipio la unidad política primaria.

Es curioso que la Ley del Poder Popular para la Juventud sólo mencione al municipio en 4 oportunidades, al Alcalde y al Concejo Municipal en una sola oportunidad, tratándose de una Ley con 70 artículos, 3 disposiciones transitorias y 2 disposiciones finales.

Además, es igualmente curioso que en las competencias exclusivas de los Municipios previstas tanto en la Constitución como en la Ley no se mencionen en ningún momento a la juventud. Se mencionan a los niños, a la tercera edad y a las personas con discapacidad, pero no a los jóvenes.

La primera vinculación directa que se puede encontrar entre el Poder Público Municipal y los jóvenes del municipio es a través del Consejo Local de Planificación Pública, en la cual una representación de movimientos u organizaciones sociales juveniles pueden participar para incidir en el desarrollo local, pero, esa participación está condicionada al registro de las mismas en el Ministerio con competencia en participación ciudadana.

La segunda vinculación directa tiene que ver con la única mención que hace la Ley del Poder Popular para la Juventud del Alcalde y de los Concejales, cuando les otorga a éstos últimos, como es lógico, la competencia para dictar una ordenanza que sancione las violaciones a la Ley del Poder Popular para la Juventud y delega la potestad de sancionar a la primera autoridad civil del municipio.

La única oportunidad legal que los legisladores diseñaron para la participación efectiva de la juventud en el ámbito municipal es a través del Consejo Popular de Juventud Municipal, el cual incluso podría ser comunal o hasta parroquial. En este sentido es importante acotar que la Ley del Poder Popular para la Juventud hace mención expresa a la existencia de una jurisdicción comunal.

La creación, elección de sus integrantes y los requisitos formales deberían estar desarrollados en un reglamento, que aparentemente hasta la fecha de hoy no ha sido dictado. El registro que válida la existencia de estos Consejos del Poder Popular sea municipal, comunal, estadal o nacional, recae en la responsabilidad del Instituto Nacional del Poder Popular para la Juventud.

Así como en el Consejo Local de Planificación se exige un registro ante el Ministerio con competencia en participación ciudadana a aquellos movimientos u organizaciones sociales que se desarrollen en el ámbito juvenil, en el Consejo del Poder Popular para la Juventud Municipal, sólo podrán participar aquellos grupos organizados que estén debidamente registrados ante el Instituto Nacional del Poder Popular para la Juventud.

En conclusión el Consejo del Poder Popular para la Juventud Municipal se convierte en el espacio legal para que la juventud pueda cumplir con su obligación de participar en los asuntos públicos y para que también puedan ejercer su derecho a participar, obviamente, y como se puede desprender del espíritu del término “poder popular”, la participación que garantiza la Ley del año 2009 se orienta hacia la construcción del socialismo.

Pareciera que formal y legalmente corresponde al Poder Público Municipal, asumir desde su competencia en cultura, deporte, recreación, y prevención el diseño de políticas que involucren a los jóvenes en los asuntos públicos locales. Está claro que diseño legal en Venezuela no crea fuertes vínculos entre el Poder Público Municipal y la juventud que habita y trabaja en el municipio.

Mientras en España existen por ejemplo un programa en el Ayuntamiento de Córdoba llamado Casa de la Juventud[1] a través de la cual se desarrolla el Plan Córdoba Joven, y en Colombia una página web orienta didácticamente a los jóvenes en los pasos para conformar su Consejos de Juventudes Muncipales[2], en Venezuela no resulta fácil pensar en el diseño de un Plan Municipal para la Juventud como iniciativa de una competencia exclusiva y directa del Municipio.

Entonces, ¿qué oportunidad real y efectiva tiene un joven venezolano de participar en asuntos locales para incidir en mejores condiciones para su desarrollo integral desde el Municipio?.

[1] Ayuntamiento de Córdoba. España. Online el 12 de julio de 2013 en: http://www.ayuncordoba.es/para-la-gente/juventud

[2] COLOMBIA JOVEN.COM. Online el 12 de julio del 2013 en: http://www.colombiajoven.gov.co/Es/ejestematicosmisionales/Documents/Ruta%20Consejos%20de%20Juventud/ruta_consejeros.swf

[3] Recomendación: Pueden revisar trabajo: Poder Popular y Juventud Venezolana. Carlos Romero (2012) En: http://es.slideshare.net/carome31/el-poder-popular-y-la-juventud-en-venezuela

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: