Descifrando la Gran Estafa. (III) Los indiciados y las armas del delito

678 La Gran estafa 3

Por Christian Burgazzi, 28/05/2013

En las entregas anteriores de esta serie (I. La escena del crimen, II. El tamaño del engaño) los investigadores descifraron varios elementos de los delitos que alteraron los resultados electorales del 14-A. Falta identificar a los supuestos culpables y el arma del delito.

Los indiciados

Los investigadores señalan como los principales indiciados a la Banda de los Cuatro Clanes y sus pandillas y al jefe del Comando HCF y ex-presidente del CNE, Jorge Rodríguez, como el autor intelectual y organizador de la gran estafa. El Sr. Rodríguez es un maestro en estos menesteres, como lo demostró en el video que ha circulado profusamente, en el que además de confirmar que no hay Auditoría válida sin los cuadernos de votación, con firmas y huellas, explica con lujo de detalle como se meten votos (video a partir del minuto 7:33): “si tu desbloqueas las máquinas y no hay testigos…o todos los testigos están de acuerdo y las mesas están de acuerdo, y el proceso de verificación solamente es posible con los cuadernos de votación…yo agarro y meto votos + + + y eventualmente después hago firmas planas en los cuadernos de votación…”

A confesión de parte, relevo de pruebas.

Según los detectives se trata de crimen organizado y los demás cómplices señalados como miembros de la Banda de los Cuatro Clanes son:

  • Las rectoras del CNE, que por acción y omisión, antes, durante y después del 14-A, contribuyeron con los abusos electorales.
  • Aquellos militares del Plan República que permitieron las acciones violentas, el desalojo de testigos y observadores y amedrentaron a los votantes democráticos.
  • Por último los miembros del Tribunal Supremo de Justicia, que jueguen según las señas del régimen.

El arma del delito

La investigación indica que la estafa fue realizada introduciendo votos a nombre de personas existentes en los cuadernos de votación y ausentes el día de la votación, así como obligando bajo presión al Voto Asistido. Esto significa que la trampa fue manual y no electrónica y se pudo detectar gracias a la masiva participación de los votantes por Capriles. De haberse abstenido dadas las derrotas del 7-O y del 16-D (día en que si hubo una abstención elevada) se habría facilitado el engaño.

El extraordinario liderazgo de Capriles logró entusiasmar y movilizar a sus seguidores de forma tan contundente que el estrecho margen dejó al descubierto la estafa.

Los estafadores suelen actuar como hábiles prestidigitadores, agitan una mano por un lado mientras hacen sus trucos y estafas con la otra. Parte del plan de la Banda de los Cuatro Clanes y sus asociados castristas, consistió en promover el temor del “Fraude Electrónico” y del “Voto No Secreto”, para luego realizar su estafa manual.

Lamentablemente algunos opositores mordieron el anzuelo y aunque la mayoría de los expertos hoy reconoce que la estafa fue manual, quedan algunos incautos (o infiltrados) que presentándose como “opositores” antes promovieron la abstención difundiendo los temores que el régimen promovía, y después se atrevieron a denigrar a los líderes y técnicos de la MUD por supuestamente haberse dejado engañar o peor, haberse vendido y traicionado la causa. En las redes sociales algunos (castristas disfrazados) tuvieron la osadía de llamar traidor a Capriles. Hay otros tontos útiles que todavía promueven el regreso a las votaciones manuales, cuando allí está el mayor riesgo de trampa, como ocurrió el 14-A y como ha ocurrido en Venezuela y en el mundo, y seguirá ocurriendo en toda elección ante la ausencia de testigos o si estos son expulsados.

Esto no significa que los resultados de todas las elecciones anteriores fueron falsos. Chávez con su liderazgo mesiánico ganó el 7-O con casi 1.600.000 votos de ventaja, y aunque también hubo votos usurpados en ausencia de testigos, estos fueron muchos menos y no determinaron el resultado final. De allí que Capriles reconociera su derrota en esa ocasión, como ahora rechaza el resultado del 14-A, dado lo cerrado de la brecha y la inmensa cantidad de irregularidades descritas en las impugnaciones.

Es importante destacar que la impugnación de todo el proceso electoral que introdujo Capriles ante el TSJ “no hace ningún reparo al sistema automatizado de votación, no pone en duda que las máquinas de votación registran y contabilizan los sufragios correctamente”, como lo reseña una nota de prensa en El Universal, en palabras de uno de los abogados del equipo legal de Capriles, el Dr. Enrique Sánchez Falcón: “no se está cuestionando la fiabilidad de las máquinas, sino que se están denunciado todo un cúmulo de situaciones, de vicios, que sin duda alguna afectaron el desarrollo del proceso comicial de principio a fin y que indiscutiblemente tuvieron un impacto en el resultado final”.

De hecho, la auditoría de la parte automatizada de proceso electoral, maquinas y trasmisión, que está realizando el CNE por su cuenta, no arrojará ninguna irregularidad. Solo una auditoría completa, con los elementos manuales del proceso: cuadernos de votación, firmas y huellas, puede sacar a la luz la estafa.

El arma fue la “Manopla cargada”, no el “Electrón fantasma”.

No se pierda la siguiente entrega: IV. El secreto de la “rabo e’ cochino”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: