Archivos del mes: 31 mayo 2013

Globovisión: Permanecer o renunciar

666 Globovision Roja rojita

Por Eddie Ramírez, 30/05/2013

Distinguidos profesionales decidieron permanecer en Globovisión a raíz del cambio de propietarios. Otros, igualmente distinguidos, decidieron renunciar. Sin duda son decisiones personales que todos debemos respetar, pero el tema está sobre el tapete. Inevitablemente viene a mi memoria el caso de Pdvsa en el que los mejores profesionales se sumaron a un paro que les costó el empleo. ¿Cuál es la decisión apropiada desde el punto de vista de enfrentar al régimen sin claudicar en los principios?

Sin duda la intención de los rojos es poner a Globovisión al servicio de la revolución, tal y como hizo con Pdvsa. Es asunto de tiempo. Sin embargo son casos muy distintos. Si quienes laborábamos en Pdvsa no nos hubiésemos sumado al paro convocado por todos los sectores de la oposición hoy seríamos cómplices de las irregularidades, accidentes y corrupción que imperan en nuestra principal industria. Además, seríamos señalados de indolentes ante la tragedia nacional. Dimos ese paso para no ser alcahuetas y para poner nuestro grano de arena en el intento de cambiar el rumbo del país. La convivencia no era posible a menos que se cediera en la práctica de principios y valores.

En el caso de Globovisión hay signos evidentes de la razón de la compra. Sin embargo, quienes decidieron quedarse no corren el riesgo de ser cómplices de irregularidades. Por ello pensamos que solo en el caso en que los propietarios presionen para censurar noticias e interfieran en la libertad que debe tener un comunicador social es procedente que este renuncie. También hay que considerar que hay casos de casos. Por ejemplo, es comprensible que se llegue a acuerdos amigables para a retirar a determinado conductor de programa que aspire a un cargo electivo, como el caso del combativo Ismael García, para evitar un ventajismo indeseable sobre otros candidatos. Por otra parte es injustificado y arbitrario eliminar las intervenciones en vivo de Capriles o de cualquier otro político, incluido Ismael, ya que sus intervenciones generan noticias que interesan a la ciudadanía.

Nuestra solidaridad con María Fernanda Flores, Lysber Ramos Sol, Linia de Amicis, Kico, Carla, Roland y Pedro Luís, pero también con quienes decidieron quedarse para defender hasta donde sea posible la libertad de expresión. Cabe recordar a Julián Marías en sus trabajos sobre convivencia y complicidad: “ Con la distorsión intelectual, con la desfiguración de la realidad no se puede cooperar … Se debe intentar corregir las instituciones o empresas para evitar los peores males pero puede llegar un momento en que la permanencia no sea aconsejable”. Apoyemos a quienes decidieron permanecer en esa empresa para dar la pelea, la cual no les será fácil.

¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez@hotmail.com

 

Anuncios

Elección de Alcaldes y Descentralización, Video 2

http://youtu.be/V6zQsjPNKok

¿Cómo conectar tu computadora a la TV?

661 Cómo conectar tu computadora a la TV

¿Qué paso el 14 de Abril?, Grison Rincón Detective Electoral

 

http://youtu.be/1oSPnVxgzLQ

@GrisonRincon

 

Raíz de la violencia

614 Red de apoyo impunidad

Por Beatriz García, 23/05/2013

“Dos amigos querían ver el amanecer y decidieron pasar la noche a orillas del mar para disfrutar de la belleza de ese momento. Mientras transcurría el tiempo conversaban sobre cómo imaginaban que sería el amanecer. A uno le parecía que sería como un canto de pájaros rojos, naranjas y amarillos que derramaban su colorido sobre la tierra; al otro en cambio, se le ocurría pensar que sería como si la mano de Dios dejara entre las nubes un círculo incandescente cuya luz bañaba las aguas. Mientras hablaban, a cada uno le parecía absurda la imagen del otro y comenzaron a discutir. Cada uno trataba de convencer al otro de lo inapropiado de su imagen. Como no se ponían de acuerdo, pasaron de la conversación a la pelea, que poco a poco dejó de ser sólo verbal, para convertirse también en corporal. Se insultaron, golpearon…y hasta llegaron a arrancarse los ojos. Mientras esto ocurría la luz empezó a bañar las aguas del mar, se escuchaba el canto de los pájaros y el cielo era un mosaico de colores. Pero los amigos, postrados en la arena, ya no tenían ojos para ver la belleza de aquel amanecer”.

Muchas veces actuamos como los amigos de esta historia que escuché hace tiempo. No aceptamos al otro como es, con su manera de pensar, sentir o actuar. Cuando nos encontramos con la diferencia, en lugar de comprenderla, la negamos e imponemos nuestra manera de ver las cosas. No logramos comunicarnos con el otro porque no escuchamos, y hasta somos capaces de asumir actitudes destructivas con tal de imponer y ganar. Empezamos de a poco: desacuerdos, discusiones, peleas, insultos… y vamos incrementando hasta llegar a estadios mayores de violencia, donde no se descarta ni la misma muerte.

No es exageración. Así empiezan los conflictos, los grandes y los pequeños, los que vivimos en nuestro entorno y los de más lejos. En muchos de ellos impera una misma actitud: la imposición de nuestra verdad, necesidades, ideas, sentimientos, intereses… sobre los demás; el deseo de dominación y ambición, la colonización manifiesta en las relaciones humanas y en las formas de funcionamiento social, económico y político. El otro no existe o es enemigo, importa mi partido, mi religión, mi bienestar, mi estatus, mi poder. Cuando se entra en la dinámica de la intolerancia, del egocentrismo exacerbado y la imposición del “yo”, la violencia se hace procedimiento, entonces, nada importa… ni siquiera la muerte, ¡hasta se le encuentra sentido!

614 Impunidad

Nos ahogamos en violencia. Violencias directas e indirectas, personales y sociales, coyunturales y estructurales. Parte de la raíz de todas ellas está en las personas: tenemos el espíritu enfermo por la falta de paz en el corazón, de esa paz que produce desapegarse del poder, el afán de lucro, los miedos, heridas del pasado y prejuicios, desapegarse del fundamentalismo del “yo” para dar cabida a lo común, al otro;  esa paz que hace posible no derrumbarse ante un insulto o maltrato o liberarse de las cadenas que impone la cultura; esa paz que hace capaz de desear bien y tratar con respeto al otro, aunque piense contrario, o de poder ver el amanecer con aquel aunque lo perciba distinto.

Esa raíz de la violencia también se expande y se enreda en las estructuras injustas de nuestras sociedades reproductoras de la pobreza y desigualdades entre los seres humanos, reproductoras de un modo de relación destructivo de la naturaleza y de las personas. Ghandi decía que “la primera condición de la no violencia es la justicia en absolutamente todos los aspectos de la vida”, mientras haya injusticia, mientras haya imposición, pobreza, exclusión, destrucción de la vida en cualquiera de sus manifestaciones, mientras los mínimos  de una ética para la vida colectiva no se respeten y la impunidad se deje correr por las venas de nuestro sistema, la paz quedará lejos de la dinámica social.

La raíz del problema de violencia es profunda y compleja, por ello no se combate con remedios puntuales, no se termina con nuevos gobiernos (especialmente si mantienen prácticas generadoras de violencia o actúan del mismo modo que critican), ni con más policía o control aunque esto sea necesario. Si no abrimos distintos frentes para atender raíces y aristas, esta batalla la perderemos. Si al DISCURSO sobre paz no le ponemos ACCIONES de paz, verdadera voluntad personal y política el futuro no reportará cambios.

La educación entra en este escenario, no como accesorio, sí como fundamento. Requerimos de una educación para la construcción de paz más allá de los centros educativos, una educación contundente que involucre la sociedad toda, enfocada en la recreación del ser, en la ruptura de la lógica del poder maniqueo y del egoísmo, para abrirnos a la lógica de construcción de la comunión, del diálogo y resolución de conflictos. Necesitamos de mejores seres humanos que aniden la paz en su alma y tengan mejores herramientas para recrearla permanentemente, de mejores instituciones, medios, políticas enfocadas hacia la creación de la paz necesaria y su sostenibilidad pues sabemos: somos seres y sociedades inconclusas, la paz no la hacemos propia para siempre.

Necesitamos sumar ciudadanía para esta orientación, para una mejor aldea y para un mejor mundo. La tarea que tenemos es del tamaño de las nuevas amenazas de guerra, de la cifra de asesinatos anuales que tenemos en nuestro país o de las agresiones que vivimos o presenciamos en la vida política y social. La violencia se combate de raíz y se vence con paz. Empecemos en nuestro pequeño espacio y hagamos eco que silencie los gritos del odio.

http://sicsemanal.wordpress.com/2013/05/23/raiz-de-la-violencia/

Globovisión pierde independencia y se somete al gobierno impugnado

623 Globovision vendido

Por Carlos Vilchez Navamuel, 27/05/2013

Dos semanas después de confirmar la venta de Globovisión y a solo unos días de la reunión de los nuevos dueños con Maduro y sus ministros, y los resultados son ya funestos, las órdenes son claras, el que no se adapte a las directrices lo despedirán,  Globovisión se somete así al gobierno impugnado y sus periodistas pierden la libertad de expresión.

Y es que  Globovisión  era el único canal con el cual contaba la oposición, su equipo de periodistas fue firme y valiente a la hora de llevar la noticia,  Globovisión era el único medio de información  que se atrevía a denunciar abiertamente al régimen.

Pareciera que el periodista Vladimir Villegas, quien es el hermano del actual Ministro de comunicación de Venezuela, pero alejado totalmente del gobierno chavista  rechazó ser el Director General del canal de noticias de esta empresa porque sospechó o sabía lo que ocurriría.

El 26 de mayo 2013 el Diario de Caracas nos informó  sobre el despido del periodista Kiko Bautista del programa “Buenas Noches” de Globovisión, el comunicado dice además que su salida tuvo que ver  “por contravenir la orden de censura expresamente emanada de la Junta Directiva del canal con respecto al líder de la oposición.” El “pecado” del periodista fue sacar al aire la asamblea de ciudadanos de Henrique Capriles en el estado Lara.

La misma fuente  agregó  “Durante la transmisión del programa “Buenas noches” del pasado día viernes, la alocución de Capriles fue sacada abruptamente del aire por razones que no quedaron del todo claras cuando el Master del canal entró al corte de comerciales. A su regreso, el periodista Kico Bautista, ejerciendo su labor como comunicador social, pero sobre todo cumpliendo con su deber como activo defensor de la libertad de expresión y del derecho de los ciudadanos a la información, ofreció excusas a los televidentes y continuó transmitiendo la grabación del evento de Capriles, a pesar de la decisión de la directiva de no sacarlo al aire, ni siquiera en diferido.”    http://diariodecaracas.com/gente/esta-es-la-verdadera-razon-la-cual-botaron-kico-globovision

Con esta determinación por parte de la nueva Junta Directiva queda en evidencia los cambios y las intenciones inmediatas de parte  de los dueños del canal junto con el gobierno impugnado para hacer invisible  al candidato de la oposición, Henrique Capriles  y silenciar a cuanto periodista esté en contra del régimen.

Noticias 24 Venezuela informó ese mismo 26-05-13 que “Henrique Capriles Radonski, gobernador de Miranda y líder de la oposición, denunció la noche de este domingo que la nueva directiva del canal de noticias Globovisión ordenó que su persona no saliera más en vivo a través del medio de comunicación.”

http://www.noticias24.com/venezuela/noticia/170265/capriles-fui-informado-que-la-nueva-directiva-de-globovision-ordeno-que-no-salga-mas-en-vivo/

La verdad de todo esto es que aunque sus nuevos dueños no quieran  aceptarlo y nieguen lo que está ocurriendo, la censura solapada se impuso y la llave de la libre expresión poco a poco la cerrarán.

Las redes sociales ya están actuando y han generado una iniciativa en Facebook  y  Twitter para que dejen de seguir al canal de noticias Globovisión.  Si por la víspera se saca el día le damos muy poco tiempo “al   programa  “Aló Ciudadano”  y a su Director Leopoldo Castillo, un periodista que ha sido bastión de la libertad de expresión durante muchos años, ojalá nos equivoquemos.

Blogs de Carlos Vilchez Navamuel

http://www.carlosvilcheznavamuel.com

http://porunaprensamashumanayobjetiva.blogspot.com/

Elección de Alcaldes y Descentralización, Video 1

 

http://youtu.be/Oyf5EImCc6M

 

El síndrome de “estoeselcolmo”

619 Caricatura de 0702weil

Por Miguel Valverde, 27/05/2013

En 1973, en la ciudad de Estocolmo, Suecia, en un fallido atraco al banco Kreditbanken, dos delincuentes mantuvieron como rehenes a cuatro empleados durante seis días. Al tercero, y debido a que los secuestradores no habían usado la violencia que los empleados temían, empezaron a desarrollar una cierta relación de complicidad con los criminales.

El hecho fue denominado como “El síndrome de Estocolmo”. Se comprobó con posteriores estudios que es una reacción psicológica en la cual una persona abusada o retenida contra su voluntad desarrolla un fuerte vínculo afectivo con su victimario, principalmente porque malinterpretan la ausencia de violencia contra su persona como un acto de humanidad.

Uno de los casos más famosos fue el de Patricia Hearst, nieta del influyente y poderoso editor estadounidense William Randolph Hearst, quien después de haber sido retenida por la organización terrorista Ejército Simbionés de Liberación, se unió a ellos varios meses después de haber sido liberada e incluso participó activamente en varios actos delictivos.

Los últimos años pareciera haberse dado un fenómeno similar en Venezuela. Un grupo que ha tomado como rehén a todo un país logró desarrollar un vínculo afectivo con una parte de la sociedad que es su principal víctima: los más pobres. Cuando en algún momento otro sector, libre de este padecimiento, se levantó y enfrentó al régimen, fue el mismo pueblo para el que se reclamaban más derechos que defendió a sus victimarios.

Sin embargo, como en toda reacción psicológica, existe un punto de quiebre. En el caso venezolano, aunque lentamente, pareciera que estamos llegando a éste. Abuso tras abuso, la sociedad, incluso ese sector que tanto defendió a la Revolución, se está cansando.

El audio de Mario Silva, que fue hecho público por diputados de la oposición la semana pasada, no dice nada que muchos no nos imaginábamos desde hace bastante tiempo. Sin embargo,  en boca de uno de los más importantes dirigentes del chavismo tiene un impacto mayor, especialmente para sus propias bases.

Sorpresas como esa –que, por la información que tenemos, no será la última- serán determinantes para que un significativo sector de la sociedad pase del síndrome de Estocolmo al síndrome de “Estoeselcolmo” y termine de cansarse. Esto no sería malo, ya que cuando una sociedad se molesta, es cuando empieza a ser diferente.

Ya es hora de que seamos diferentes.

@MiguelValverde

mlaverde@guayoyoenletras.com

http://guayoyoenletras.net/index.php/2012-08-06-05-07-46/editorial/721-editorial-160-el-sindrome-de-estoeselcolmo

El cisne negro del postchavismo

606 El cisne negro, Mario Silva

Por Vladimiro Mujica , 23/05/2013

En el genial cuento de Borges El jardín de los senderos que se bifurcan, múltiples realidades se entrecruzan e intersectan en un universo de tiempos múltiples. Estas realidades son, con frecuencia, contradictorias entre ellas, y queda abierta la interrogante sobre cuál de ellas, y bajo qué circunstancias, sobrevivirá. Uno podría aventurarse a especular que la idea borgiana está en el fondo emparentada con un concepto que se ha hecho muy popular en muchas ramas del conocimiento: el cisne negro.

De acuerdo al padre del concepto, Nassim Nicholas Taleb, un cisne negro es un evento altamente improbable que reúne tres características principales: es impredecible; tiene un impacto masivo; y, después de que ocurre se le atribuye un origen y una explicación que lo hace aparecer menos azaroso, y más predecible, de lo que fue. Los cisnes negros aparecen con frecuencia en escenarios desordenados o caóticos que son intrínsecamente impredecibles. Creo que la situación venezolana cae claramente bajo esta clasificación y el reciente audio revelado por diputados de la oposición y atribuido al conductor de La Hojilla, Mario Silva, y a un prominente miembro del G2 cubano, es un cisne negro.

La existencia de las corrosivas corrientes internas dentro del chavismo era un secreto a voces, lo mismo que las grandes corruptelas que navegaban a vela desplegada al amparo del poder total acumulado durante más de una década de gobierno del extinto comandante Chávez. Lo que hace de las conversaciones del dúo Silva-Palacios un evento improbable es la característica del personaje que actúa como emisario de la pugna interna. No olvidemos que fue el propio Chávez quien con frecuencia usó a Silva y a La Hojilla como sus canales predilectos para la destrucción pública de sus enemigos: internos o externos. En ausencia de una mejor explicación, yo tiendo a inclinarme por la hipótesis de que fue el propio Silva quién filtró el contenido de la grabación como una especie de póliza de seguro de vida contra futuras contingencias y acciones en su contra. Aunque esto en verdad puede no ser tan relevante como parece.

La segunda característica de un cisne negro, el impacto masivo, está fuera de toda duda.

Tomará un buen tiempo antes de que se pueda evaluar en profundidad hasta donde alcanzará el efecto de las fuerzas desatadas por sus confesiones, pero lo que acaba de hacer Silva es comparable a las revelaciones de Vladimiro Montesinos sobre la corrupción del régimen de Fujimori en Perú. Está por supuesto la peregrina idea adelantada por Silva mismo en su despedida de La Hojilla, sobre que la grabación fue construida con trozos de audio grabados por el Mossad israelí, pero existen demasiados indicios sobre la veracidad de la conversación, lo cual por supuesto es un elemento determinante sobre el impacto de las mismas.

La última huella digital de un cisne negro está relacionada con la explicación que se la da a posteriori. Las mismas van desde trivializar el hecho señalando que todo el mundo sabía lo que Silva afirma y que por tanto no hay ninguna novedad, hasta descartarlo como una maniobra de desinformación, una especie de tarea póstuma de La Hojilla y su conductor, para hacer que los venezolanos nos olvidemos de la penuria económica y social que castiga al país agravada por las reservas de la ciudadanía sobre la legitimidad del gobierno de Maduro. Por cierto que en este punto, Silva adelanta la especie de que sí hubo fraude, pero que esté fue cometido contra el chavismo al cual se le birlaron los 700.000 votos que se le atribuyen al descontento en las filas de la revolución. La explicación para ello sería que las fuerzas controladas por Diosdado Cabello fabricaron el escenario de un empate virtual para complicar la situación del gobierno de Maduro y abrir la puerta para que en un escenario de descontento social que amenazara a la revolución Cabello se pudiera erigir como su salvador. Como todo está bajo sospecha de juego doble, yo me inclino a pensar que Silva trata de disminuir la importancia de la pérdida del voto chavista, algo que sabe cierto y duro, y al mismo tiempo adelanta sus sospechas sobre la ulteriores intenciones de Cabello, algo que también sabe con certeza.

El tratamiento que la oposición le ha dado al cisne negro de Silva ha sido hasta ahora muy inteligente. Revelarlo pero sin ánimos de celebración sino exigiendo que se abra una investigación para establecer la veracidad de las gravísimas acusaciones que se hacen contra connotados miembros de la oligarquía chavista. Pero independientemente de eventuales acciones judiciales que probablemente nunca ocurrirán, está el costo político que las revelaciones de Silva tendrán, no solamente por lo que dice de Cabello y su círculo sino por la situación de debilidad en la que describe a Maduro.

Finalmente, y quizás más importante para el futuro, las revelaciones de Silva pueden tener un efecto inesperado: que termine de surgir del chavismo un sector que hasta ahora ha sido ferozmente acallado y que representa a la gente no corrupta, comprometida con la idea de un cambio, que creyó en Chávez como fuerza de transformación y que puede jugar un papel muy importante en la construcción de la Venezuela posible. En este momento esa gente debe sentirse presa de una combinación de asco, impotencia e indignación al encontrarse atrapada y sin salida entre las dos mafias de poder retratadas en las conversaciones de Silva con su contacto del G2. Si eso ocurre, el cisne negro habrá conducido a una nueva realidad en el mejor espíritu borgiano: una donde se abra una puerta inesperada de reconciliación y reactivación de las soluciones políticas en una crisis que cada vez se torna más inmanejable

Vladimiro Mujica es miembro de la ONG Compromiso Ciudadano

Se planchan orejas

618 Alberto Barrera 2

Por Alberto Barrera Tyszka, 26/05/2013

Escuchar confesiones ajenas suele ser una experiencia estremecedora. En 1947, John Cheever publicó en The New Yorker el relato de una familia que compró un aparato de radio que, en vez de sintonizarse con las estaciones del dial, de pronto comenzó a transmitir escenas de la vida cotidiana de algunos de sus vecinos. Es una situación insólita. Enciendes la radio y no escuchas a César Miguel Rondón leyendo el país, sino a tu vecina del 7B amenazando a su marido con un divorcio. Te enteras de algo que no esperabas, de algo que posiblemente tampoco querías saber. A veces, la verdad llega de oídas, de retruque.

Mario Silva sólo necesitó 50 minutos para mostrarnos la vida privada de la revolución.

La conversación con Palacios fue más bien un monólogo.

Fue como escuchar un espectáculo unipersonal. El gordo se confiesa. Oyéndolo, podías imaginarlo. Sentado, tranquilazo, con la soberbia seguridad del poder, hablando desde la eternidad, diciéndole “hijo de puta” a Cabello, “sapo” a Arreaza; dejando a Maduro como un bolsa, sometido por la cuaima de su mujer; acusando de corrupción a medio mundo, develando el control de las instituciones por parte del gobierno, haciendo evidente la injerencia cubana en los centros de poder del país… Sin guión y en confianza, Mario Silva le regaló al país una verdad. Un asco en el que la mayoría de los venezolanos podemos creer.

La respuesta del oficialismo fue tímida y errática. Empezando por el mismo Silva, quien se apresuró a escribir en Twitter que todo era un montaje del Mossad. Pero, luego, la aparición de Maduro y de Cabello juntos, en el Palacio de Miraflores, lució forzada y áspera. Ya a esta altura, tanto ellos como sus asesores deberían saber que ninguno de los dos es un gran actor. No tienen ese don. Las declaraciones posteriores tampoco fueron afortunadas. Maduro habló de “guerra psicológica” y Cabello repitió una canción que no es suya: “Águila no caza moscas”. Lo demás fue hojarasca, formas diversas de eludir la realidad. Sólo quieren que el tiempo pase. Su estrategia más efectiva es el olvido. Sólo esperan que nuestra memoria los perdone.

Pero el problema es que, aun a pesar de aquellos que ahora se esfuerzan en demostrar que Mario Silva no es un personaje importante dentro del chavismo, el conductor de La Hojilla es también una de las representaciones más legítimas de la herencia de Chávez.

Ese espacio, transmitido en VTV cada noche, era el único programa de la televisión venezolana que, de manera reiterada, Chávez confesaba seguir. La Hojilla, además, era el espacio simbólico de la “verdad revolucionaria” en contra de la “mentira mediática”. A eso supuestamente se dedicaba cotidianamente. A “desmontar” la farsa noticiosa del adversario. A “desactivar” los embustes orquestados por el enemigo. Silva era la moral, la luz en contra de las sombras.

¿Qué pasa, entonces, cuando ese mismo personaje aparece diciendo que todo es una mierda, contándonos que la revolución es un fracaso? No hay que olvidar, tampoco, que el mismo Chávez le alzó la mano a Mario Silva y trató de convertirlo en político, en candidato, en líder. No es, pues, alguien que se puede descalificar fácilmente. Y eso también se delata en el monólogo. Silva habla con autoridad. Sólo luce arrastradito cuando alude a Fidel Castro.

Pero del resto es una autoridad repartiendo juicios. No sugiere, no intuye, no propone. Silva sentencia. Pontifica hasta sobre el caudillismo y el papel de la mujer en nuestra historia. Convierte todas las especulaciones sobre la batalla entre Maduro y Cabello en una patética evidencia.

Desnuda al PSUV y lo saca en cueros al escenario.

Lo más sorprendente es que el oficialismo, encima, pretenda pasar agachado. Ahora quieren escapar de la historia.

Cuando la mayoría oficialista niega la posibilidad de debatir este caso en la Asamblea Nacional, sólo está quedando mal frente al pueblo, sólo sigue restando votos. Es otra forma de imponerse, de callar a la gente, de tratar de tapar la realidad con golpes de silencio. En vez de enfrentar lo que ocurre con coraje y transparencia, miran hacia otro lado, hablan de otra cosa, esperando que la voz de Mario Silva se diluya. No hay ninguna postura públicamente crítica dentro del gobierno. No hay ni siquiera una pregunta. Hacerse los locos también es una forma de mentir.

En El suplicio de las moscas, Elías Canetti deja caer una frase maravillosa en mitad de una página: “Un país donde se planchen las orejas”. Lo extraordinario de los aforismos es su brevedad y su enigma, la cantidad de posibilidades de lectura que ofrece una línea que flota sobre el papel. Siempre me ha fascinado esa imagen, la idea de lavar, limpiar y alisar los oídos. Como si fuera una reacción natural, la consecuencia saludable ante todo el ruido que escuchamos.

Se planchan orejas. Porque lo peor no es lo que se diga. Lo que se escuche. Lo peor es que después no pase nada.

abarrera60@gmail.com

http://www.noticierodigital.com/2013/05/se-planchan-orejas/