Archivos del mes: 31 marzo 2013

Boletín #6. En la recta final

Boletín N6

*     Redistribuye a todos tus contactos los Boletines de Venezuela Libre

Boletines informativos

*     Divulga materiales, noticias y mensajes que recomendamos como acciones de tu Comando

Material para descargar

*     Ayúdanos a recabar fondos que ayuden en actividades clave

Datos para Contribuciones

*     Usa Planilla de Contactos para hacer tus tareas y participar en tu Centro de Votación el 14-A (envíanos lista de personas disponibles en tu Comando y  te pondremos en contacto con la Coordinación del Centro)”

Formato planilla 1X10

*     Conviértete en activista por el triunfo de Capriles

Poco eficiente el CNE para eliminar a fallecidos del Registro Electoral.     Video Chat con Roberto Picón

*     Multiplica los mensajes positivos:

    Mensajes para distribuir por las redes sociales

Anuncios

La Película que todo venezolano debe ver “NO”

En pocas palabras

RAMON PEÑA

NO, así, con mayúsculas, es el nombre del revelador film de Pablo Larraín, protagonizado por Gael García Bernal, que muestra cómo una oposición en desventaja asimétrica pudo ganarle a la feroz dictadura de Augusto Pinochet el plebiscito de 1988. El régimen, además de no cejar durante la campaña electoral en el uso del terror disuasivo, exhibía positivos resultados en términos de empleo, crecimiento industrial y mejoramiento del ingreso real de la población, que le acreditaban bastante reconocimiento y sembraban desesperanza en sectores de la oposición democrática.

Pelicula NO

Basado en la magnífica y documentada novela histórica de Antonio Skármeta Los días del arco iris, el film expone los componentes que hicieron posible derrotar a la temida y monolítica estructura del poder militarista: la unidad de diez y siete partidos políticos, la fe en la justa causa que los animaba y, como singular estilo de campaña electoral, una optimista alegría sobre el futuro de Chile.

Era necesario vencer el miedo sembrado durante quince años de férrea dictadura en un país dividido en dos mitades irreco

nciliables. Para eso, más que continuar denunciando las muertes, las torturas y los desaparecidos, la oposición invitó al país a mirar el futuro con esperanza, a devolverle la sonrisa a Chile.

Una hermosa lección inspiradora para la voluntad de más de la mitad de los venezolanos que, unidos y con entusiasmo, tenemos la fuerza para derrotar a un régimen autoritario que, a diferencia de la administración de Pinochet, los mayores logros que muestra en catorce años son el derroche de la mayor riqueza de nuestra historia, la destrucción del aparato productivo, una corrupción rampante y la vergonzosa entrega del país a los intereses de la miserable dictadura castrista.

En unos años haremos nuestra película, se llamará SÍ, porque sí pudimos.  

 

Trailer de la película:

Enlace para ver la película ON-LINE:

http://www.cinemp.com/2012/09/no-2012.html

Por un gobierno para todos

367 Capriles Venezuela Somos TodosPor Marino J. González R., 30/03/2013

El 14 de abril decidiremos el tipo de gobierno para los próximos seis años. Será una decisión que deberá tomar en cuenta la gestión del actual gobierno durante estos 14 años, y los efectos concretos que ha tenido en la vida de los venezolanos. Tales resultados son deplorables, especialmente cuando se analizan las restricciones que se han colocado a los ciudadanos. Desde la afectación de derechos políticos, hasta el deterioro de las condiciones de vida en muchos ámbitos.

La pregunta clave es si podemos identificar los rasgos de ese “nuevo” gobierno desde las dos perspectivas, o sea, desde la opción oficialista representada por Nicolás Maduro, y de la opción de Henrique Capriles, candidato de la Unidad. Maduro no puede ofrecer nada diferente a lo que conocemos.

Su selección como líder sustituto tomó en cuenta fundamentalmente sus condiciones para preservar los objetivos del sector gobernante. Nada de creatividad, ni de iniciativas. En la práctica, sin embargo, existen al menos tres limitaciones que agravarán el patrón de gestión que hemos tenido hasta ahora.

En primer lugar, Maduro recibe una herencia que no conoce. Las dimensiones de la estructura internacional y nacional que se labró en los últimos veinte años, son inmanejables para Maduro. No las puede detallar. De tal manera, que es muy difícil que pueda tener ideas para gobernar con lo que sabe.

Necesita tiempo para entender. Y que los asesores tengan conciencia de eso.

Un segundo factor limitante, es que Maduro no tiene vocación probada en la gestión. Es verdad que fue Canciller, pero eso no significa que haya estado expuesto a las rutinas del gobierno. Su foco estaba fuera del país, y ahora tiene que ver hacia dentro. No tiene las herramientas para apreciar los detalles, tampoco tiene experiencia previa en la gestión en otros niveles de gobierno. Y finalmente, Maduro, por las razones anteriores, no tiene los instrumentos para apreciar la profundidad de las crisis que padecemos. Los acontecimientos pueden acelerarse, de hecho se están acelerando, y él no tiene mayor conciencia de ello. Todo lo anterior significa que en un gobierno presidido por Maduro las amenazas a la gobernabilidad estarán a la orden del día.

La opción ante esa perspectiva existe. Es la representada por Henrique Capriles. Las ventajas que tiene están fundamentadas, al menos, en dos grandes fortalezas. Capriles ha ofrecido un gobierno para todos los venezolanos. Eso significa que está consciente de los requisitos de diálogo que se imponen. Debe ser un gobierno de Unidad Nacional. Que sea capaz de congregar voluntades.

La segunda fortaleza es que un gobierno de amplitud tiene por definición más opciones, es más flexible para enfrentar las distintas crisis que padecemos. El 14 de abril tenemos la gran oportunidad de tener un gobierno para todos. Ya sabemos quién lo puede dirigir.

margonza@usb.ve

@marinojgonzalez

http://www.opinionynoticias.com/opinionpolitica/14589-por-un-gobierno-para-todos

¡Quiero!

365 Bandera mi Patria GrandePor Manuela Alcala, 31/03/2013

Reflexionando sobre los últimos tristes y azarosos catorce años vividos en esta, mi Patria querida, debo decirles que ya casi me olvidé de aquel país hermoso donde nací, estudié, me hice adulta y madre.

Quiero recuperar aquellos años felices cuando todos nos veíamos como hermanos.

Quiero volver a llamarte “negro” sin que se me acuse de discriminadora.

Quiero poder hablar o escribir lo que yo quiera, cuando yo quiera y donde yo quiera.

Quiero caminar libremente por las calles sin temor a los malandros pero también sin cuidarme de la policía, del Sebin, de la “gloriosa” Guardia Nacional o de algún cubano sapo.

Quiero poder criticar, sugerir o quejarme al gobierno y SER ESCUCHADA Y ATENDIDA, no agredida.

Quiero acudir a votar, como antes, para elegir el candidato de mi agrado, sin temor al fraude, a la mentira, al engaño.

Quiero ir de comprar y conseguir todos los productos que solicito y con variedad de marcas.

Quiero ver reabrir empresas con mucha gente trabajando y con mucha producción.

Quiero un país de libre comercio, de libre inversión. Donde impere la ley de oferta y demanda.

Quiero una Venezuela iluminada como la vi siempre, sin fallas eléctricas.

Quiero un país con servicios públicos de calidad.

Quiero un país con gente educada, sonreída, sin caras de odio, sin resentimientos, con cultura y buenos modales…..como la Venezuela de mi juventud.

Quiero un país con INSTITUCIONES AUTONOMAS, sin presiones gobierneras y que presten servicio al ciudadano.

Quiero un país sin lenguaje prefabricado, sin expresiones grotescas y amenazantes.

Quiero un país donde todos los ciudadanos seamos de primera, en donde un apellido, una firma o una opinión no te excluya automáticamente del disfrute de tus derechos.

Quiero un país donde la JUSTICIA funcione, donde los ciudadanos seamos vistos iguales y juzgados equitativamente.

Quiero un país sin presos políticos, sin perseguidos, sin amenazados, sin exiliados.

Quiero un país donde los niños sean educados, no ideologizados.

Quiero un país donde no se me tilde de disociada, majunche, escuálida, burguesa, apátrida, traidora..y demás epítetos.

Quiero un país sin invasores, sean cubanos, chinos, rusos, bielorrusos, iraníes o cualquier otra nacionalidad.

Quiero recuperar mi hermosa bandera de siete estrellas. Bajo su ondear nací y bajo su ondear quiero morir. ¡NO QUIERO IRME DE MI PAIS!

Quiero un país donde todos nos abracemos, como antes, sin distingo de ideologías políticas y en donde las elecciones eran una fiesta, no una tragedia dolorosa o una guerra.

Quiero un país donde no  se imponga la fuerza, el comunismo, el fascismo, la corrupcion y el tráfico de drogas.

Quiero volver a sentir respeto y admiración por nuestras fuerzas armadas.

En fin….quiero……¡UNA VENEZUELA LIBRE Y DE LOS VENEZOLANOS!……

¡FUERA LA BOTA CUBANA DE MI PATRIA!

@Manuela_Alcala1

http://vivavenezuelalibre.blogspot.com/2013/03/quiero.html

Tipos de opositores

362 OpositoresPor Francisco Gámez Arcaya, 27/03/2013

Hay de todo en el amplio movimiento opositor venezolano. Por una parte están los desconectados. Son aquellos que piensan que Chávez nunca ha ganado elección alguna. Todas sus victorias han sido el resultado de la manipulación de las máquinas electorales. En ese sector están aquellos que todavía afirman que el elocuente Manuel Rosales le ganó a Chávez en 2006. Son los mismos que aseguran que Capriles ganó el 7 de octubre, pero luego decidió suicidarse, aceptando una derrota que no fue. Ciertamente el CNE no es un árbitro imparcial. Es verdad que el ventajismo oficialista es un tipo de fraude electoral. Es indiscutible que el uso de los recursos públicos, las cadenas y las amenazas merecen enérgica y permanente protesta. Pero negar la existencia del chavismo constituye un estado de ceguera peculiar.

Por otra parte, están los fatalistas. Aquellos que no ven puntos positivos en ningún escenario. Son esos que llegan al extremo de concluir que la ausencia de Chávez favorece más al chavismo que a la oposición. No reconocen a la MUD ni la lucha de Capriles. Lo critican todo. Sus análisis siempre encuentran asidero en la oscuridad. Piensan que las salas situacionales dirigidas por el G2 cubano son infalibles. Estiman que el mal avanza inexorablemente. Son esencialmente apáticos e inactivos.

Existen también los efervescentes. Son los que explotan de entusiasmo en cada campaña y quedan afónicos para el día de las elecciones. Para ellos, toda encuesta adversa es sospechosa. Pero luego caen en un estado catatónico cuando los resultados no corresponden a sus expectativas. Y se desactivan por años. Son aquellos de fáciles ilusiones pero de poca profundidad. Al final, muchos terminan afirmando que no hay solución electoral, nutriendo así el grupo de los desconectados o de los fatalistas.

Finalmente, está el elector político. Es el que vota por la oposición porque quiere un cambio en el país, pero que está consciente que ese cambio debe lucharse no solo el día de las elecciones. Es el que reconoce al chavismo como una fuerza política que no está compuesta solamente por funcionarios públicos obligados, o damnificados chantajeados, o motorizados violentos. Son los que aceptan que el mensaje de Chávez, por muy absurdo que pueda parecer, caló en muchos y que desmontarlo implica trabajo de calle y altas dosis de respeto. Cuando este grupo crezca y los desconectados, los fatalistas y los efervescentes comiencen a andar por ese camino, la acción política opositora será más estable y efectiva.

@GamezArcaya

http://www.eluniversal.com/opinion/130327/tipos-de-opositores

 

Yo también Soy Venezuela, desde Madrid

Bastó con un cartel “Se buscan venezolanos” para que espontáneamente coincidieran en la Plaza del Sol en Madrid, venezolanos de todas partes del país, con el fin de manifestar la alegría, la fe y esperanza por una Venezuela mejor. Una iniciativa sin fronteras, que lo único que necesita es gente de buena voluntad y muchas sonrisas para ponerla en marcha en cualquier lugar del mundo ¿Te unes?

http://www.facebook.com/YoTambienSoyV…

https://twitter.com/YoSoy_Venezuela

 

Los herederos de la revolución y el espíritu comunal

360 Comunas y Revolucion

Por Carlos Romero M., 26/03/2013

Un 20 de octubre del 2012, el entonces Presidente Hugo Chávez, en un Consejo de Ministros, regañaba a sus ministros, diciéndoles que seguían entregando viviendas pero no se veían por ningún lado ni las Comunas, “ni el espíritu de la comuna que es mucho más importante en este momento que la misma comuna, la cultura comunal. [1]

¿Será que yo seguiré clamando en el desierto por cosas como éstas?[2]“, se preguntó Chávez en relación a las Comunas. En esta reunión sugirió eliminar el Ministerio de las Comunas para que todos los ministros se ocuparan de conformar las Comunas y además se dirigió a Nicolás Maduro encomendándole, como le encomendaría su propia vida, el desarrollo de las comunas, del estado social de derecho y de justicia.

Chávez insistió en esa reunión que la autocrítica no era para lanzarla al vacío, era para actuar de inmediato, y en ese sentido le preguntó a Rafael Ramírez sobre la existencia de 20 comunas que en teoría ya debían existir en la Faja del Orinoco.

Inmediatamente después de ese Consejo de Ministros, un artículo en aporrea.org firmado por Atenea Jiménez Lemon expone desde su visión, qué pasaría si Chávez preguntara a otros actores sobre la conformación de las Comunas:

“Sí le pregunta al Ministerio de las Comunas, seguramente le dirán que no se han registrado, que no llenaron un formato en Fundacomunal, que les dé más tiempo para llevarlo a una comuna de verdad, de esas que se arman con una sala de batalla, se monta rápidamente una bloquera “comunal” o una carpintería “comunal”, o tal vez, le dirán que este pueblo es muy irreverente y no quiere construir comunas.

Sí le pregunta a los Gobernadores y Alcaldes, le dirán (con contadísimas excepciones) que no tienen recursos para ejecutar esa “obra” de gobierno, que necesitan recursos, y además le dejarán la pregunta de manera latente ¿eliminará las gobernaciones y alcaldías? Seguramente le explicarán que quienes andan conformando comunas son unos anarcosos, ultraizquierdistas o finalmente el argumento más infalible, son una cuerda de contrarrevolucionarios infiltrados.

 

Sí le pregunta al Partido Socialista Unido de Venezuela, algunos líderes de la Dirección Nacional dudarán en responder, por desatender ese principio fundamental que debe enaltecer un partido revolucionario “todo militante socialista debe estar integrado de manera orgánica al movimiento popular”, entendiendo a éste en sus diversas expresiones territoriales y/o sectoriales. Otros podrán responder que existen unos colectivos que promueven la comuna y que son autónomos. La mayoría argumentarán que somos una vanguardia, pero la “masa” aun no está preparada para la Comuna.“

Luego de este relato, Jiménez Lemon, expone los esfuerzos que desde las propias comunidades han realizado en función de fortalecer el diseño Comunal, destacando más de 80 experiencias en conformación de Comunas y la creación de la Red Nacional de Comuneros como forma de articular esfuerzos en las comunidades. Por lo tanto Jiménez parece decir que la cultura de las Comuna si ha sido asumida por algunos ciudadanos como un compromiso, pero pone serias dudas, si así lo ha asumido también autoridades y dirigentes políticos del propio oficialismo.

Unos meses después, en el mismo portal web de aporrea.org, otro artículo firmado en esta ocasión por Claudio Domínguez formula una pregunta similar al Gobernador de Anzoátegui[3], quien prometió 25 Comunas en sus primeros 100 días de gestión y el tiempo está pasando sin que se vean las comunas prometidas.

Reinaldo Quijada, firma un artículo en el portal web Diario Vive, en el cual afirma que “Si el movimiento popular, en su conjunto, incluyendo los Consejos Comunales no se proponen conquistar el Poder Político no existirá Estado Comunal, ni espíritu comunal.” En este sentido reconoce desde su experiencia que “en términos generales, las Instituciones Públicas, al igual que nuestros gobiernos regionales y locales, y nuestro principal partido, no confían en los Consejos Comunales, han contribuido a pervertirlos y los han convertido en sus apéndices clientelares.[4]

Quijada sobre las Comunas se pregunta: “¿Cuántas de ellas están ajustadas a las leyes del Poder Popular? ¿Cuántas han elaborado su Carta Comunal y su Carta Fundacional? ¿Cuántas tienen constituidos sus Consejos de Planificación Comunal, y sus Consejos de Economía y de Contraloría? ¿Cuántas convocan periódicamente al Parlamento Comunal? No sabemos, aunque tampoco es lo fundamental. Unas leyes, por sí solas, no generan cultura comunal.[5]

Las respuestas a esas preguntas, así como la ausencia del reglamento a la Ley Orgánica de las Comunas, probablemente conduce a concluir que el proceso de conformación de Comunas se caracteriza por el desorden y la anarquía, como lo destaca Claudio Domínguez en su artículo de aporrea.org, citado previamente, quien además advierte en ese mismo texto que la improvisación en el fortalecimiento del Poder Popular puede llevar a las Comunas por el mismo camino del fracaso que tomaron las cooperativas.

El reconocimiento de un déficit en la cultura comunal en los herederos de la Revolución, la ausencia del liderazgo carismático de Chávez, son dos elementos que llevan a pensar que está muy lejos aún la consolidación del Estado Comunal en Venezuela, además, la realidad social y económica del país, pareciera decirnos que no necesitan de las Comunas para ejercer el control absoluto del Estado, más si necesitan el desorden y anarquía acusada por sus seguidores para evitar que el pueblo soberano pueda organizadamente demandar de manera efectiva sus legítimos derechos políticos.

_____________________________________________

[1]Debate Socialista Digital. 21 de octubre 2012. Online en: http://www.debatesocialistadigital.com/index.php/discursos/917-octubre-2012/1438-comandante-hugo-chavez-consejo-de-ministros-salon-simon-bolivar-palacio-de-miraflores-sabado-20-de-octubre-de-2012-fragmentos

[2] Idem.

[3] DOMINGUEZ, Claudio. Aristóbulo, qué pasó con las 25 Comunas. Aporrea.org. 13-3-2013. Online en:

http://www.aporrea.org/poderpopular/a161728.html

[4] Diario Vive. El espíritu de la Comuna. 6 -11-2012. Online en: http://www.dariovive.org/?p=4500

[5] Idem

El Mito

358 Cuba Libre Yoani SanchezPor Yoani Sánchez, 26/03/2013

Hace frío en La Haya. Por la ventana se ve a una gaviota que ha encontrado un trozo de galleta tirado en la acera. En el cálido local de un bar varios activistas hablan de sus respectivas realidades. Desde una esquina de la mesa un periodista mexicano explica el riesgo de ejercer la profesión de informador en una realidad donde las palabras se pueden pagar con la vida. Todos escuchamos en silencio, imaginando la redacción de noticias baleada, los colegas secuestrados o asesinados, la impunidad. Después interviene el saharaui y sus palabras son como arena que se mete en los ojos, los enrojece y hace que las lágrimas afloren. También las anécdotas del norcoreano me estremecen. Nació en un campo de prisioneros del cual pudo escapar a los 14 años. Sigo cada una de esas historias, puedo vivirlas. Amén de las culturas y la geografía el dolor es dolor en cualquier parte. En pocos minutos paso de estar en medio de un tiroteo entre cárteles a una tienda en el desierto y después al cuerpo de un niño tras las alambradas. Logro ponerme en la piel de todos ellos.

Aguanto la respiración. Me llega el turno de hablar. Cuento de los actos de repudio, las detenciones arbitrarias, los fusilamientos de la reputación y de una nación en balsa que cruza el estrecho de La Florida. Les hablo de las familias divididas, de la intolerancia, de un país donde el poder se hereda por vía sanguínea y nuestros hijos centran sus sueños en escapar. Y entonces llegan todas esas frases que he oído cientos, miles de veces. Nada más decir las primeras palabras ya sé por dónde vienen: “pero ustedes no pueden quejarse, tienen la mejor educación del continente”… “sí, será así, pero no puedes negar que Cuba se ha enfrentado a Estados Unidos por medio siglo”, “bueno no tienen libertad, pero salud pública no les falta”… y un largo repertorio más de estereotipos y falsas conclusiones sacadas de la propaganda oficial. La comunicación se ha roto, el mito se ha impuesto.

Un mito alimentado por cinco décadas de distorsión de nuestra historia nacional. Un mito que ya no apela a la razón, sino a la creencia ciega; que no acepta críticos, solo adeptos. Un mito que hace imposible que tantos nos entiendan, que se sintonicen con nuestros problemas. Un mito que ha logrado que a muchos les parezca bien para nuestra nación lo que nunca aceptarían para la suya. Un mito que ha roto el canal de la normal simpatía que genera en cualquier ser humano la víctima. Un mito que nos tiene atrapados con más fuerza que este totalitarismo bajo el que vivimos.

La gaviota se lleva su pedazo de dulce en el pico. En la mesa se vuelve a hablar de África del Norte y de México. Pierde sentido explicarles mi Isla. Para qué, si todo el mundo parece saberlo todo de nosotros, incluso sin nunca haber vivido en Cuba. Me estremezco de nuevo al escuchar la cruda vida de esos activistas, me coloco en su lugar otra vez. ¿Y quién se pone en el nuestro? ¿Quién deshace este mito en el que estamos atrapados?

http://blogs.elpais.com/cuba-libre/2013/03/el-mito.html

El abuso

354 Carenne LudeñaCarenne Ludeña es una matemático venezolana de la Universidad Central de Venezuela muy destacada. Ganadora del Premio Fundación Empresas Polar  “Lorenzo Mendoza Fleury” en 2009.

Además, Carenne es una estadístico especialista en el área de estadística matemática y probabilidad, con experiencia en el análisis de eventos electorales. Ludeña  ha sido  miembro del equipo técnico de la Red de Observación Electoral de Asamblea de Educación.

En el presente artículo analiza las posibilidades de una posible victoria por parte de la oposición venezolana.

Por Carenne Ludeña, 17/03/2013

Estos días que corren me hacen pensar en un chiste que contaba mi padre: llevan a un negro  gladiador estrella al circo romano para que se enfrente a las fieras. Al pobre le amarran las manos en la espalda, lo entierran hasta el cuello y luego le sueltan a un enorme tigre de bengala. El tigre se abalanza pero, en pleno salto, el gladiador logra morder al tigre en las bolas que sale corriendo aullando de dolor…ante esto, indignado el circo entero comienza a gritar “negro tramposo, así no se puede, juega limpio…”.

No creo que nadie que haya vivido la historia reciente de este país pueda imaginarse que las próximas elecciones previstas para el 14 de abril serán apegadas a la normativa y a los reglamentos. Todos sabemos que habrá un uso  abusivo hasta el asco de los recursos del estado incluyendo los medios, los recursos económicos del ejecutivo y las gobernaciones oficialistas, la logística, la propaganda y pare usted de contar.

Sabiendo esto, la pregunta clave es entonces en qué medida puede afectar este hecho al resultado de las próximas elecciones y cuál es la mejor estrategia para enfrentarlo.

Para responder esta pregunta me parece conveniente comenzar por analizar ciertos aspectos que han sido temas recurrentes en cada proceso electoral.

1. No hay evidencia de fraude electrónico masivo: desde el 2006 tanto los partidos como organizaciones independientes han podido constatar que los mecanismos puestos en marcha para el control y seguridad del proceso lo hacen, en este aspecto, muy seguro. Esta afirmación se basa en un conocimiento a profundidad del software y hardware utilizado que es revisado minuciosamente por técnicos de los partidos e independientes, la utilización de códigos de seguridad sobre todo el software utilizado que aseguran que el mismo no puede ser cambiado durante las elecciones, la verificación sobre una proporción elevada de todos los centros electorales del apego de las actas y los datos presentados por el CNE y, finalmente, en la auditoría ciudadana que sobre una muestra correspondiente al 54% del total de urnas señalan que los resultados evaluados hasta ahora en más de 9 procesos no evidencian disparidad alguna entre lo totalizado por las actas en número de votos y lo escrutado manualmente. Sobre un universo de aproximadamente 34000 mesas el no observar nada sobre la muestra implica que no hay nada con un error estadísticamente despreciable. Los abogados del diablo insisten en que es necesario lograr el conteo manual de todas las mesas, lo que  técnicamente  no tiene ningún sentido.  Más absurdo aún es pedir retornar al voto manual. Todos los pretendidos males del voto electrónico no se resuelven con el retorno al voto manual y en general, lo empeoran. Se argumenta que en centros sin testigos de la oposición puede no seguirse la reglamentación prevista para el sorteo de las mesas y así asegurar que hay mesas “donde se hace trampa” que no son reportadas. Ahora bien, ¿qué haría que en esos mismos centros sin testigos no se alterasen las actas logrando el mismo propósito sólo que esta vez ni siquiera se cuenta con la boleta de la transmisión? El problema de fondo es lograr la presencia de testigos en la mayor cantidad de centros posibles, no el volver al voto manual.

2. No hay evidencia de alteraciones significativas del RE: desde el 2006 equipos técnicos de los partidos y de observadores independientes han realizado labores de depuración importante. Sobre todo, se hizo un análisis exhaustivo para determinar si era posible la existencia de un conglomerado de electores “fantasma” dentro del registro electoral. Es decir, electores inexistentes que votarían de manera virtual por el oficialismo alterando los resultados reales. Todas las pruebas realizadas desestimaron esta hipótesis, pero seguramente la más contundente de todas ellas es el análisis de los resultados que no siempre han sido favorables para el gobierno, incluyendo el tan deseado estado Miranda en las últimas elecciones. De existir este ejército sin duda hubiese sido utilizado con resultados diferentes. Todo parece indicar entonces que, contrario a lo que predican ciertos sectores opositores, los votos son emitidos por electores de carne y hueso, de los cuales ya 6500000 votaron por Capriles en las últimas elecciones.

3. El voto es secreto: no puede saberse quién emitió un voto determinado a partir de la secuencia de las captahuellas o, si a eso vamos, por procedimiento alguno. La verificación exhaustiva del software, del hardware y los mecanismos de seguridad del software así lo aseguran. Lo que existe es la percepción cultivada y alimentada por el oficialismo de que esto es así. Para ello se lleva a cabo una campaña cuidadosamente diseñada en las oficinas públicas, en los mecanismos de asignación y renovación de becas, ayudas, viviendas y puestos de trabajo pero también entre proveedores y contratistas del gobierno. De manera descarada. Salvando la encomiable  campaña “el voto es secreto”, éste ha sido posiblemente uno de los puntos más débiles de la oposición.

4. Uso abusivo de medios: es así y no es imaginable que tengamos el poder de cambiar esta situación antes del 14 de abril. Sin embargo, el panorama es radicalmente diferente al de una elección normal. Capriles hace menos de 6 meses estuvo en campaña por todo el país y fruto de su esfuerzo logró 6 millones 500 mil votos. La primera gran pregunta es entonces si la campaña que pueda llevar a cabo Maduro, con el ya señalado abuso de poder, puede cambiar la intención de voto de esos electores. La respuesta es, probablemente no. Lo que puede cambiar ese número sin embargo, es que los electores, desilusionados o asqueados decidan no ir a votar. La segunda gran pregunta es si Maduro, usando de manera abusiva medios y recursos puede obtener todos los electores del Fallecido. De nuevo, la respuesta es probablemente no. Lo que hará salir a votar a un número no despreciable de electores será entonces el miedo. Miedo a que se pueda saber el origen del voto (y, en consecuencia perder trabajo, vivienda, becas, ayudas o contratos), miedo a que el proceso es viciado, pero también, más recientemente, ha surgido un nuevo miedo: la idea de que la difícil situación económica y política del país hará al país ingobernable para cualquiera que no sea del oficialismo y que por lo tanto para la tranquilidad de la patria, o en algunas versiones para que sea el oficialismo quién pague los platos rotos, es necesario perder. Sorprendentemente, todos estos miedos son alimentados por sectores de la propia oposición.

Pareciera entonces que el futuro de los resultados de estas elecciones está mucho más en las manos de la oposición de lo que se piensa: cada voto no emitido, cada voto de abstención por protesta, por asco o por cansancio es un voto para Maduro. Pasar esta idea no requiere costosas campañas, requiere activar redes. Por otro lado, cada segundo pasado en discutir si el voto debe ser manual o si se debe contar el 100% de las mesas en la verificación ciudadana es un segundo perdido para el mayor desafío de este proceso que es vencer el miedo y las presiones sobre los electores más vulnerables, que a final de cuentas, más allá de concentraciones obligadas, o listas de 10 electores suministradas bajo presión, se resuelve siempre en solitario, frente a la pantalla. Nosotros, como oposición estamos en la obligación de dedicar hasta nuestro último esfuerzo a mostrar que en este final solitario no hay presión posible pues el voto es secreto. Finalmente, no hay argumento que justifique la conveniencia de seguir por esta ruta cada vez más primitiva y destructiva. En el peor de los casos, un gobierno de Maduro logrado por un estrecho margen no puede sino beneficiar a los que no estamos de acuerdo con sus prácticas totalitarias.

Creo que podemos ganar, pero esto requiere no confundir el pivote, allí donde hay que aplicar la energía. Maduro intentará convencernos de que el abuso y la intimidación son iguales a votos. A nosotros nos toca mostrar que no.

http://felixjtapia.org/blog/2013/03/21/el-abuso-por-carenne-ludena/

Quiero vivir de nuevo

353 Capriles campaña 2013Arturo Ramos Caldera, 29/03/2013

Recibido por correo electrónico

Cada vez que veo una reunión de vecinos con Capriles el corazón se me llena de entusiasmo. Los asistentes de todas las edades y en especial los jóvenes, derrochan torrentes de alegría, de fervor, de ilusión y esperanza en un futuro mejor para todos.

Los venezolanos vemos con admiración a Capriles porque él representa una Venezuela unida donde no tenga cabida la inseguridad, la inflación, la escasez, el desempleo, la ausencia de futuro, la extorsión, la amenaza, la agresión, el insulto y el pandillaje que nos tienen tan agobiados, tan cansados y tristes desde hace tantos años. Capriles representa una Venezuela nueva, una Venezuela decente y de progreso para todos, una Venezuela alegre y entusiasta, donde podamos vivir en paz, donde podamos trabajar y prosperar, donde las ilusiones vuelvan a renacer y a brillar y donde el presente y el futuro se nos hagan atractivos de nuevo.

El entusiasmo es contagioso, muy contagioso. Me emociona ver como la esperanza renace, como la ilusión comienza a llenar nuestros corazones, como nos vamos responsabilizando con la idea de que la suerte del país está en nuestras manos, que todos tenemos que participar, que todos somos co-responsables y de que es mucho lo que podemos hacer para ayudar a cambiar el rumbo de este gran país. Me alegra y entusiasma cuando veo como cada quien se erige en activista, forma su propio Comando de Campaña Simón Bolívar y elabora el listado de las personas de su familia, amigos y vecinos que va a llevar a votar el próximo 14 de abril por Henrique Capriles.

Yo quiero vivir feliz de nuevo en Venezuela. Yo quiero volver a caminar sin miedo por las calles de mi ciudad. Yo quiero poder disfrutar de nuevo de sus calles, de sus plazas y de los lugares de esparcimiento sin el temor a ser agredido o asaltado. Quiero que mi país sea de los venezolanos de nuevo, que podamos enfrentar nuestros problemas con nuestro talento y con nuestro esfuerzo. Quiero que no hayan extranjeros gobernándonos o influyendo en las decisiones de nuestro gobierno. Quiero poder salir a comprar lo que necesito, que lo encuentre y pueda pagarlo con lo que gano. Quiero que nuestras Fuerzas Armadas vuelvan a ser lo que siempre fueron: una institución profesional y apolítica, encargada de velar por la seguridad e integridad del territorio nacional. Quiero vivir de nuevo en un país donde se respete el estado de derecho y donde la separación de los poderes sea una realidad. Quiero ver a mi país gobernado por personas capaces y honestas. Quiero ver de nuevo como una conducta respetuosa entre los ciudadanos nos devuelve mucha de la calidad de vida perdida. Quiero vivir de nuevo en un país libre donde todos podamos cantar al unísono el “Abajo Cadenas” del Himno Nacional.

Faltan pocos días para las elecciones. Pronto, nuestros deseos se convertirán en realidad. Ahora nos toca trabajar para lograrlo. Capriles, tú has hecho un esfuerzo gigantesco! Nosotros también haremos el nuestro! Cuenta con nosotros! Seremos mayoría el 14 de abril!