La Universidad como problema nacional

Por Vladimiro Mujica, 14 de junio 2012
La cuestión tiene que asumirse como un tema con rango propio en la campaña presidencial del candidato de la unidad
La conducta de acoso del gobierno a la autonomía está acompañada de la asfixia presupuestaria
Una preocupación creciente en muchos círculos de reflexión internacionales es el impacto que tienen la pobreza y la exclusión social en la seguridad y estabilidad del mundo.
Paradójicamente, una parte importante de esa reflexión tiene lugar en los países más prósperos del planeta. Muy recientemente Joseph Stiglitz publicó un libro The price of inequality, que aún no he leído pero que está en mi lista corta de obras por leer, sobre el fracaso del sueño americano y lo costoso que ha resultado para los Estados Unidos no ocuparse como sociedad de frenar el crecimiento de la exclusión e inequidad sociales. A Stiglitz se le une de manera prominente la Fundación Gates, la Fundación Clinton y otras instituciones de Europa y los Estados Unidos en señalar que ambos factores, pobreza y exclusión, son incompatibles con el desarrollo y la estabilidad de las naciones y, en última instancia, con la existencia de la democracia y la libertad.
No cabe duda de que la reflexión sobre pobreza y exclusión tiene también una larga historia en América Latina y por razones históricas buena parte de este pensamiento está ligado a una cierta izquierda que ha creado una cultura de comprensión de la pobreza como si esta fuese exclusivamente creada e inducida por agentes exógenos aliados a la burguesía criolla o por acción de esta última actuando en detrimento de las grandes masa populares.
Sin ánimo de entrar en un debate de fondo sobre un área que excede con mucho mi formación profesional, solamente me permito señalar que considero que hemos tomado una posición muy complaciente acerca del origen de la pobreza y que el atribuírsela exclusivamente a la acción depredadora y explotadora del capitalismo es una simpleza que está lejos de vivir solamente confinada a los límites del chavismo. De hecho, uno podría argüir que el no aceptar la responsabilidad que nos corresponde como sociedad en la fabricación de pobreza y exclusión es una de las razones de fondo que han generado la frustración y el resentimiento del que se ha nutrido la epopeya revolucionaria.
Hay instituciones que juegan un papel central en el combate contra la pobreza y en la construcción de prosperidad para un país. Una de ellas es la universidad. No me refiero a ninguna universidad específica sino al esfuerzo colectivo de la nación en la creación y difusión del conocimiento en investigación y educación superior. En tanto que institución creadora de valores sociales, así como los medios de comunicación y la iglesia, las universidades autónomas públicas y privadas han estado sometidas a un acoso inclemente de parte del gobierno y sus aliados para convertirlas en instituciones dóciles al servicio del proceso revolucionario.
En paralelo, el gobierno se ha ocupado de hacer crecer un sistema de educación superior no sujeto a los incómodos procesos de admisión que restringen el acceso a las universidades autónomas y que supuestamente son responsables del carácter clasista de éstas. En el camino se han creado instituciones de segunda categoría que no garantizan los estándares académicos mínimos pero que crean una ficción de acceso popular.
La conducta de acoso del gobierno a la universidad autónoma está acompañada de la asfixia presupuestaria y el estímulo poco disimulado al ejercicio de la “violencia revolucionaria” en el interior de nuestras casas de estudio. El resultado ha sido la renuncia de numerosos profesores y la salida del país de toda una generación de jóvenes venezolanos que han decidido continuar su formación fuera de Venezuela. El cuadro es tremendamente preocupante no sólo por los universitarios acorralados sino por se afecta la capacidad del país de salir de la pobreza.
Pero esta realidad de por sí dramática es tan sólo una parte del problema. La otra es una conducta al interior mismo de la comunidad universitaria de no entender a cabalidad que la respuesta a la agresión del gobierno pasa por comprender a cabalidad las implicaciones políticas de la misma y la necesidad de actuar con una visión muy amplia del problema. Es así como persistentemente afloran conflictos y disputas por el poder interno de la universidad que exhiben una comunidad corporativista donde los grupos de poder anteponen sus intereses a la lucha trascendente que se libra en el país contra la imposición total del autoritarismo. Pareciera como si no se entendiera a cabalidad que si se concretan los planes de perpetuación del chavismo en el poder, todo lo que hasta ahora no se ha logrado imponer a la universidad se convertirá en una trágica realidad.
La universidad tiene una deuda acumulada de muchos años con el país para transformarse internamente. Lo triste del caso es que no asumir en el momento oportuno la transformación, cuando la decisión podía partir de la propia comunidad, ha convertido a la universidad en una presa relativamente fácil de las críticas oficialistas. A esto hay que añadir que si bien algunas de las críticas están bien fundamentadas las presuntas soluciones que ofrece el chavismo no lo son y conducen a la destrucción de una institución que nos pertenece a todos los venezolanos sin ofrecer nada a cambio.
En este contexto, la causa universitaria, vista como un asunto de interés nacional, debería ser convertida en un tema importante de la campaña presidencial del candidato de la unidad. Con ello se lograría por un lado acoplar un polémico tema social a la campaña y por el otro propiciar un debate sobre la cuestión universitaria que no solo le compete a los universitarios sino a todo el país Ello permitiría no solamente una respuesta articulada a la agresión del gobierno sino mirar a la universidad del futuro.

http://www.noticierodigital.com/2012/06/la-universidad-como-problema-nacional/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: