Venezolanidad

Humberto García Larralde,
Economista, profesor titular,
Quizás no haya otra cosa que resuma mejor la presunción de legitimidad de la Revolución Bolivariana que su pretensión de encarnar de manera exclusiva y excluyente, los atributos de la “venezolanidad”. Hurgando en los albores patrios, Chávez construye a un Bolívar heroico, engarzado en combate mortal contra quienes negaban a nuestros antepasados su derecho a constituirse en nación, para concluir que enfrentamos hoy el mismo desafío. El cariño que, en distinto grado, siente cada venezolano por aspectos de nuestra idiosincrasia, cultura y/o geografía, abre la posibilidad de inculcar en muchos la idea de ser el garante de una patria idealizada, amenazada por los intereses bastardos de quienes anteponen sus fines particulares al áureo destino que previó el Libertador. Armado de esta retórica patriotera arremete contra los venezolanos abiertos al pensamiento universal, a los avances de la humanidad, al creciente intercambio que posibilita la globalización, para invocar valores ancestrales que harían al Juan Bimba de los primeros adecos un Hippie. En contraste con la vergonzosa sumisión al par de ancianos patriarcas antillanos, toda interacción con el mundo moderno es delito de lesa patria. En esta veta, se protesta indignado el “atropello a nuestra soberanía” (“la huella insolente del extranjero…”) de parte de organizaciones defensoras de los derechos humanos que interceden por la violación de éstos a numerosos compatriotas y se ordena retirar al país de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Se coloca bajo sospecha a ONGs que piden cuentas claras al Gobierno o que se levantan en defensa de venezolanos que han visto pisoteados sus derechos por parte del estado, sean estos familiares de presos, trabajadores, periodistas o simplemente propietarios. En este afán por demoler toda referencia distinta al ideario que pregona el “rescate” de la “esencia” de una venezolanidad en peligro por la “antipatria”, se llega a caer en prédicas abiertamente racistas: los hijos de europeos y, en general, todo aquél que no exhiba el debido “colorcito” afro-amerindio, no puede ser un venezolano auténtico.
En reclamo por una lealtad incondicional al “campeón de la soberanía nacional invocando los “sagrados intereses de la patria”, el chavismo se convierte en religión, más bien en secta, que considera blasfema toda disidencia. Por definición, quien discrepa es “vendepatria” y debe ser aplastado: No puede aceptarse, sencillamente, la posibilidad de que más de la mitad de los que queremos este país no nos incorporemos de manera abyecta y sumisa a la “feligresía revolucionaria”. Particular satanización reciben las universidades autónomas, no obstante sus imborrables y significativos aportes por el progreso de la nación, porque son una fuente indomable de pensamiento crítico. Comoquiera que intervenir directamente a las universidades luce poco “revolucionario”, la argucia para allanar su destrucción es ahora el demagógico “uno por uno” del voto para elegir autoridades, incluyendo egresados, empleados y obreros. En nombre de la “ampliación de la democracia” se pretende someter la toma de decisiones de la academia a intereses gremiales y políticos que desnaturalizarían sus fines. La última infamia de los vasallos de la Sala Electoral del TSJ es multar a las autoridades de la UCV por desacato al no cumplir dócilmente un dictamen que ha sido impugnado ante la Sala Constitucional por su inconsistencia jurídica y por significar la destrucción de la universidad.
Lo realmente insólito es que algunos sigan comprando la idea de que este proceder es de “izquierda”. El cobijarse detrás de consignas comunistoides vacías y del reparto clientelar de una abundante renta petrolera -nunca antes vista-, parece obrar milagros en lavarle la cara al neofacismo.
Nos llegó por correo electrónico
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: