Ser Madre en la Venezuela violenta: Los rostros y las historias

Por Radar de Los Barrios, 13/05/2012

“Quienes tienen a su madre viva, aprovechen para rendirle el homenaje de amor que su abnegación merece; Quienes ya no la tengan cerca, honren su memoria y agradezcan a Dios el tiempo que pudieron disfrutarla…” Ese era el tipo de mensajes que solía leerse en titulares, notas de prensa y hasta en las tarjetas que acompañaban o sustituían los regalos cada Día de la Madre en Venezuela. Eran otros tiempos, en los que generalmente se cumplía una ley de vida: Que los hijos entierren a sus madres.

 “CUANDO LO EXTRAORDINARIO SE HACE COTIDIANO, ES REVOLUCIÓN”
Como tantas otras cosas del Ché Guevara, esa frase también fue transformada por la industria publicitaria en mercancía. Unos vivos se metieron unos reales plagiando al argentino-cubano, y convirtieron esa expresión en campaña propagandística que desde innumerables vallas destila su pesado sarcasmo sobre la ciudad. Aplicando al Día de la Madre la cita convertida en consigna vemos que, efectivamente, lo que antes era poco frecuente ahora es cosa de todos los días: Cada vez son más las madres que entierran a sus hijos, en vez de ser enterradas por estos, y son justamente las madres de los sectores populares las más afectadas: Todas las encuestas de victimización coinciden en señalar que de las 19.336 víctimas que el hampa impune asesinó en el año 2011, el 80% cayó en los barrios, y que el perfil de esas víctimas es el siguiente: Son varones, pobres y… jóvenes!

SER MADRE EN LA VENEZUELA SIN LEY 
Que los hijos entierren a sus madres ciertamente es una “ley de vida”. Pero esta Venezuela de hoy es un país fuera de la Ley, incluso fuera de una “ley” como esta, determinada por la lógica y la biología. Seguramente para una madre no debe existir dolor más grande que el producido por la pérdida de un hijo. Sin embargo, también constituye un dolor inmenso y constante atender a un hijo que ha quedado herido e incluso discapacitado por culpa de la violencia criminal. Es éste un tema sobre el cual hay desafortunadamente poca atención pública, que suele ser monopolizada por las alarmantes cifras de víctimas fatales.
DESARME RETÓRICO, ARMAMENTISMO REAL
En efecto, de acuerdo a cifras de FUNDAPROCURA, hay un promedio de tres personas heridas por cada persona asesinada por arma de fuego. Y de ese total de heridos, el 50 % queda sufriendo alguna discapacidad severa. Tan alto porcentaje de “daños colaterales” se explica por la insólita modernización del arsenal que está a disposición del hampa: Según la Asociación Civil Paz Activa  84 % de los homicidios registrados en el país son perpetrados con armas de fuego, y estas son instrumentos cada vez más poderosos, fundamentalmente armas calibre 9mm con municiones de alta velocidad, capaces de atravesar su objetivo y causar daños a terceros. Además, estos mortíferos aparatos, “antiguamente” considerados en nuestro país “armas de guerra”, usan municiones cada vez más letales o incapacitantes: balas dumdum que explotan al impactar su blanco, también conocidas como Black Tallon por su recubrimiento negro; balas tipo hollow point que tienen la característica de abrirse como una flor al chocar contra su objetivo, causando mayor daño, al igual que las conocidas como Hidra-shock, con efecto similar. En este “nuevo escenario tecnológico de la muerte”, en este país en que el Presidente Chávez dijo una vez que su aspiración era que “cada venezolano tenga un fusil y muuucha munición”, no es de extrañar que de los 19.336 homicidios registrados en el año 2011, unos 16.242 hayan sido perpetrados con armas de fuego, armas que además dejaron a 48.726 personas heridas, de las cuales 24.363 quedaron discapacitadas.

NÚMEROS Y COMPROMISO…
Y que a nadie se le ocurra que esto es simplemente un asunto de cifras o estadísticas. Si hoy, Día de la Madre, es desgarrador imaginar el cuadro de una madre enterrando a su hijo, no es menos dolorosa la imagen de la madre atada a la cama en que atiende de por vida al hijo postrado, o arrastrando la silla de ruedas que las escaleras del barrio han transformado en trasto inútil. En materia de violencia, las cifras pueden servir para visualizar la naturaleza epidémica del problema, pero los números por si mismos no sustituyen el acto humano de comprenderlo y la necesidad social de comprometerse para enfrentarlo.
PARA VENCER LA MUERTE, OCUPÉMONOS DE LA VIDA
Porque enfrentar la muerte tampoco se reduce a un asunto de “números”. Expertos de “izquierda” y de “derecha”, del “gobierno” y de la “oposición”, centran sus diagnósticos y propuestas en temas como “cuantos policías hacen falta por cada 100 mil habitantes”, o “cuantas patrullas son necesarias para mover a esos policías”, o “cuánto dinero se requiere para dotar y pagar a esos agentes”… Aspectos que, sin duda, son importantes. Pero una dimensión clave del problema no puede ser pasada por alto: Si queremos derrotar la muerte, debemos ocuparnos de la vida.

URBANIZAR LOS BARRIOS, RESPUESTA DE FONDO A LA INSEGURIDAD
No habrá solución eficiente al drama de las madres enlutadas mientras las 170 mil hectáreas ocupadas por los barrios en Venezuela sigan siendo la macro-guarida de las 18 mil bandas violentas que existen en nuestro país. No habrá solución de fondo al problema de la inseguridad mientras que los barrios venezolanos no sean transformados en condominios populares, en los que todos los servicios públicos -incluyendo la seguridad ciudadana- tengan una cobertura y calidad similar a la que tienen en la cuadrícula urbana convencional. Por razones sociales, económicas y de organización del espacio, en nuestros barrios y urbanizaciones populares 1,12 % de la población mantiene como rehenes y “escudos humanos” al 98,88 % de los habitantes. 180 mil criminales violentos son los “pranes” que tiranizan a casi 16 millones de venezolanos que viven en estos espacios.
Asumir este reto, enfrentar este desafío será, no lo duden, el mejor regalo para las madres venezolanas, hartas de temer por sus hijos y de llorar por ellos, hartas de vivir entre discursos y balas.
Publicado por:
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: