Archivos del mes: 30 abril 2012

El populismo quiere a los pobres miserables pero “agradecidos”; ¡El progresismo quiere que los pobres dejen de serlo!

Por Radar de Los Barrios, 22/04/2012
Las actuales “cúpulas podridas” creyeron que podía chantajearnos a los venezolanos pobres con nuestro propio dinero (porque, por cierto, los recursos utilizados en las misiones no son “de Chávez” sino de todos los venezolanos), montando unos programas que rindieran algunos beneficios a la población más desasistida para que el agradecimiento de los sectores populares se transformara en votos. Acerca de la intencionalidad electorera de estos programas no es necesario explicar mucho, pues el mismo Presidente de la República manifestó públicamente que tales iniciativas fueron “sugerencias” de Fidel Castro para “ganar el referendo del 2004” (Exposición del Presidente Chávez en el “Taller de Alto Gobierno” realizado en Fuerte Tiuna, Caracas, el 11, 12 y 13 de noviembre de 2004) . En aquellos tiempos se convirtió en consigna política un latiguillo ramplón: “Amor con amor se paga”.
DE LA MANIPULACION AFECTIVA A LA COACCIÓN POLITICA
Pronto la burocracia gobiernera descubrió que no podía esperar pasivamente que los votos de los venezolanos llegaran al redil oficialista como respuesta espontánea, pues muchos venezolanos consideraban que las misiones no eran “expresiones extraordinarias de amor”, sino sencillamente el deber de un gobierno multimillonario. La costra gobiernera pasó entonces de la manipulación afectiva a la coacción política, a la presión social e incluso a la agresión física: ¡Quién no se vistiera de rojo no recibía los beneficios de las misiones! A venezolanos en muy precaria condición económica le fue negada hasta la comida en algunas “casas de alimentación” porque “no estaban con el proceso”. Si algún vecino en el barrio protestaba alguna irregularidad gubernamental, rápidamente salía algún “comisario político” a decirle “bueno, si opinas así no te quiero volver a ver comprando en Mercal”, como que si esa red alimentaria fuera propiedad privada del PSUV. Fue así como, en vez de promover un país más igualitario, al ser utilizadas por los burócratas para el chantaje partidista las misiones llegaron al absurdo de dividir a los venezolanos más pobres en “pobres de primera”, los que estaban con el gobierno, y “pobres de segunda” u “oligarcas de cerro”, todos los demás…
SECTARISMO, CORRUPCIÓN E INEFICIENCIA
Además de la perversión politiquera, las llamadas misiones tampoco escaparon a dos características generales de este gobierno: la corrupción y la ineficiencia. A pesar de las inmensas sumas de dinero que el Burócrata en Jefe anuncia a cada rato que han sido o serán invertidas en estos programas, la experiencia concreta de los habitantes de los barrios está marcada por la espera, la frustración y la rabia: los funcionarios suelen llegar a los barrios realizando uno, dos, tres o más “censos”. Tales “censos” arrojan listados que generalmente presentan lagunas y omisiones, y finalmente cuando se anuncian quienes han sido admitidos como “beneficiarios”, estos resultan ser un grupo relativamente pequeño de personas, generalmente vinculadas familiar o políticamente con los funcionarios que realizaron el censo y la selección. Luego incluso estos “privilegiados” se verán obligados a protestar en las puertas de despachos oficiales o a tomar las vías públicas para demandar el pago de las becas, ayudas o beneficios ofrecidos, pues la cancelación de tales obligaciones estatales solo se hace puntualmente en las cercanías de algún proceso electoral.
JUSTICIA SOCIAL SI, PIÑATA CORRUPTA NO
Por todo ello, la Ley de Misiones Para Todos Por Igual propuesta por Henrique Capriles (un texto muy sencillo, de solo unos 15 artículos, en cuya elaboración cooperaron renombrados especialistas y dirigentes comunitarios de base) establece simplemente mecanismos expeditos de rango legal para evitar que nunca más ningún gobierno, ni este ni los que vengan, puedan utilizar el dinero de los venezolanos para chantajear a los venezolanos. Con la Ley de Misiones Para Todos Por Igual se garantiza que el acceso de los venezolanos a los beneficios de la política social del Estado no esté restringido o condicionado por prejuicio ideológico o pertenencia partidista. La Ley de Misiones Para Todos Por Igual incorpora además elementos para mejorar técnica y profesionalmente estos programas, para evitar que sigan siendo un barril sin fondo que traga miles de millones de bolívares para beneficiar de manera irregular a un grupo relativamente pequeño de compatriotas. De manera que no le quepa duda a nadie: Si observan a alguien en el oficialismo oponiéndose a esta Ley, ese “alguien” muy probablemente lo que quiere es seguir usando las misiones para dividir y chantajear a los venezolanos más pobres; O es “alguien” que quiere seguir administrando los multimillonarios recursos de las misiones de manera corrupta. O ambas cosas…
POLITICA SOCIAL PROGRESISTA, MÁS ALLÁ DE LAS MISIONES
Pero con todo lo relevante que esta iniciativa pueda ser, es necesario puntualizar que esta Ley de Misiones Para Todos Por Igual no es la más importante propuesta en materia social de Henrique Capriles y de la Unidad. En realidad, es solo una medida de “control de daños” para enmendar los errores de sectarismo, ineficiencia y corrupción cometidos en materia de política social por este gobierno. Hay que decir con claridad que -aunque funcionaran perfectamente- las “misiones” no podrían ser jamás el centro de la política social de un gobierno progresista como el que encabezará Henrique Capriles, por una razón fundamental: Un gobierno populista como el de Hugo Chávez tiene como objetivo que los pobres dependamos de él y además le estemos agradecidos. En cambio, en un gobierno progresista como el que presidirá Henrique Capriles el objetivo es que quienes hoy estamos en la pobreza nos incorporemos a una amplia y pujante clase media, que en vez de depender económicamente de “rebusques” o “ayudas” tengamos empleos de calidad, y que los barrios en que hoy vivimos se transformen en condominios populares, en espacios urbanos con todos los servicios, incluyendo ese servicio público fundamental que es la seguridad ciudadana.
CONSTRUIR AUTONOMÍA, NO DEPENDENCIA
La Sala de Terapia Intensiva en un hospital sirve para sacar a alguien del riesgo de muerte inminente, y debe permanecer allí sólo el tiempo indispensable para normalizar sus valores, tras lo cual el paciente debe ser trasladado a una sala de observación y luego al servicio correspondiente. Si una persona permanece demasiado tiempo en Terapia Intensiva puede morir, no ya por la enfermedad o el accidente que produjo la gravedad, sino porque el organismo puede no resistir por tiempo prolongado la medicación masiva y los procedimientos invasivos que la Terapia Intensiva implica. Lo mismo ocurre a escala social con las misiones: Los programas sociales de transferencia directa de recursos son extremadamente útiles y necesarios para sacar a las personas de la situación de pobreza extrema, ese oscuro foso donde las familias se disuelven, la perspectiva se extravía y hasta la esperanza suele desaparecer. Pero tras sacar a las personas y familias de la pobreza extrema, éstas deben mediante su propio esfuerzo, apoyándose en la educación y el trabajo, construir sus vidas en forma autónoma, con el apoyo de un Estado socialmente responsable pero no paternalista ni manipulador, y con el respaldo de una sociedad solidaria que asuma que la superación de la pobreza no es “un problema de los pobres” sino una necesidad nacional.
Esa y no otra es la gran diferencia entre “populismo” y “progresismo” en materia de política social. De las limitaciones y perversiones del primero los venezolanos que vivimos y luchamos en los barrios ya tenemos 13 años de amarga experiencia. De las ventajas y posibilidades del segundo el país se convence más día a día. ¡Palante es p’allá!
Fuente:

Pan hoy, hambre mañana

Por Pedro Corzo, 25/04/2012
La democracia en América Latina enfrenta el riesgo de convertirse en una parodia de sí misma por la falta de honestidad política de sus representantes más notables, que son, al menos en teoría, los presidentes legítimamente elegidos en comicios plurales y transparentes.
Los líderes políticos del hemisferio actúan en el marco de lo políticamente correcto, que en lenguaje común es hacer y decir lo que la mayoría espera y no exponer o defender criterios que puedan provocar crispación o enajenar la voluntad de dirigentes políticos con capacidad de iniciar un proceso de desestabilización.
En cierta medida en el hemisferio vivimos en política el viejo refrán de “Pan para hoy y hambre para mañana”, y es por la falta de liderazgo de aquellos mandatarios que se perciben y se muestran como genuinos demócratas, pero que en realidad faltan a su obligación de ser honestos e intransigentes en la defensa de los valores de una sociedad de derecho.
Esta crisis de liderazgo hace que la certeza de un destino común de libertad y democracia nunca haya sido más incierta que en el presente, una situación que se apreció con extrema claridad en la última Cumbre de las Américas.
Temas que no estaban en la agenda como las Malvinas, una situación lamentable pero calentada políticamente por la presidenta argentina, Cristina Fernández, para incentivar el nacionalismo, o la participación de Cuba, una dictadura que durante más de cinco décadas ha violado los derechos humanos de forma sistemática y permanente, pero que al parecer ningún presidente y en particular el anfitrión tenían conocimiento de lo que acontece en la isla, porque solo enfocaban la ausencia del gobierno de Raúl Castro, en el rechazo a su participación por los gobiernos de Estados Unidos y Canadá y no porque en la isla impera una cruel dictadura.
Están en falta líderes del coraje y talento de Rómulo Betancourt, Luis Muñoz Marín y José Figueres, que actuaban en base a sus convicciones y defendían sus criterios sin importar las circunstancias.
Los tres y unos pocos más trabajaron arduamente para que en sus países se estableciera y fortaleciera la democracia, pero también cumplieron con el deber de ayudar a los demócratas de otros países.
Hay varias naciones en el hemisferio con la estabilidad política, posibilidades económicas y liderazgo para promover sus respectivos modelos; sin embargo, esas potencialidades no se concretan por falta de voluntad o, lo que es peor, por temor a generar conflictos internos o internacionales que afecten su mandato. Ejemplos de esa situación los apreciamos en Colombia, México y Chile.
Colombia, que ha vivido la trágica experiencia de una subversión financiada y apoyada por el régimen cubano, ha tenido la entereza moral de construir una democracia sólida bajo el protagonismo de dos personalidades notables, que lamentablemente no percibieron que el continente demandaba un liderazgo firme para que la democracia se extendiera a otros países, o se fortaleciera en las naciones en que estaba quebrantada. Álvaro Uribe disfrutó de una coyuntura ideal para encabezar una defensa integral de la democracia en el continente, y otro tanto ha ocurrido con su sucesor Juan Manuel Santos, pero ambos decidieron obviar la realidad del continente para concentrarse en los problemas de su país.
Otro tanto sucede con Felipe Calderón en México y Sebastián Piñera en Chile. Tampoco a ellos les interesa enfrentar modelos desestabilizadores; temen que su gestión se vea amenazada por el clientelismo que el castrismo estructuró por décadas y que el chavismo mantiene con las riquezas del pueblo venezolano.
Paradójicamente es el despotismo que se identifica con el denominado Socialismo del Siglo XXI el que cuenta con individuos dispuestos a promover sus creencias y trabajan duro y sin temor, a favor de los intereses que defienden.
Hay que reconocer en Correa y Chávez el coraje político que les falta a los demócratas del hemisferio, que con su silencio cómplice y una ceguera conveniente, están ayudando a sepultar la democracia y a un retorno del autoritarismo que porque use ropa de civil, no es menos despiadado que el de uniforme.
Tomado de:

Morir en la red

Por Oscar Lucien, 27 Abril, 2012

1. La primera noticia de su muerte me la da una vecina a muy temprana hora. Llego de caminar en el parque y coincidimos en el pasillo del edificio. ¿Qué noticias tiene usted?, me pregunta en voz baja, en esa extraña intimidad del ascensor. Confinados en el espacio de un metro cuadrado su sigilo me sorprende. “No, no sé nada, vengo de hacer ejercicio”, le respondo cauteloso. Su mirada y el gesto que la acompaña me indican que piensa que le oculto algo. “El hombre murió anoche”, me lanza directo. Automatismos desarrollados en estos últimos años permiten rápidamente entender que cuando nos hablan del “hombre”, del “tipo”, de “Esteban de Jesús”, se están refiriendo al comediante presidente Chávez.
Insisto en que nada sé al respecto, salvo haber oído que el presidente Chávez nos visitará a mediados de semana, por pocos días, e inmediatamente regresará a seguirnos gobernando desde La Habana. “Bueno, regresará con los pies hacia adelante porque falleció anoche”, me responde tajante.
Como siempre, esta amable vecina, como muchos venezolanos, se entera de episodios cruciales por intermedio de una amiga que tiene una prima que trabaja en una peluquería donde se hace sus cuidados la esposa de un general.
No es chanza; por regla general, la línea de transmisión de lo que ya podemos calificar de “rumor” tiene asiento en la butaca de una peluquería y unos tintes, en los lazos consanguíneos con alguna prima y en una fuente militar. Esta minicrónica doméstica concluye con la cordial despedida y con el compromiso de confirmar el rumor al que, lamentablemente para ella, no doy crédito.
2.Me conecto a Internet y allí, ahora sí, me sorprendo, se suceden los tweets con la “información” que la amiga de una prima que trabaja en la peluquería donde va la esposa de un general le sopló a mi vecina: “El presidente Chávez habría muerto en La Habana”. Una ética y una disciplina estricta me protege para no retwitear ningún comentario que no provenga de alguna fuente creíble y calificada y, por el contrario, me pongo alerta para tratar de entender la naturaleza de determinado rumor. Calificamos de “rumor” un comentario que, en general, de manera oral pero ahora exponencialmente potenciado por las redes sociales, va pasando de persona a persona.
Quien transmite un rumor supone que transmite un hecho cierto, aunque no dispone de ningún medio probatorio. Un rumor, hay que aclarar, no es necesariamente producto de una mentira o invención de una mente fantasiosa. De hecho, y particularmente en el caso venezolano, el rumor surge de la sistemática negativa del propio presidente Chávez y su gobierno a consignar un informe médico periódico y calificado que dé cuenta del estado real de su afección. En un comienzo se negó que el presidente Chávez padecía de cáncer. Luego, él mismo, vocero único sobre su estado de salud, reconoció estar enfermo. Meses después anunció que ya se había curado. Y apenas hace unas semanas, nuevamente, en una teledramática cadena, reconoció el resurgimiento de la enfermedad.
Resulta evidente que sin información oportuna y creíble se abone el terreno a la especulación y, en ese sentido, el rumor se convierta en un cuestionamiento a la ausencia de información y a la censura impuesta por Chávez sobre un asunto del ámbito privado pero, igualmente, de altísimo interés público. Tan grave es el tema relativo a la enfermedad presidencial que está calificado, constitucionalmente, de “falta absoluta”.
3.Escaldados como estamos, luego de haber estado expuestos a la obscena manipulación de la enfermedad presidencial, la dimensión política del rumor no puede dejarse de lado: el rumor puede ser utilizado, intencionalmente, para convertirse en noticia, como sospecho ha ocurrido en esta oportunidad.
El Gobierno ha montado un apabullante dispositivo propagandístico, por algunos calificado como la “Misión Lástima”, que ha repercutido en buenos dividendos para la campaña del enfermo, el candidato reeleccionista del oficialismo. En consecuencia, la supuesta muerte del Presidente en la redes sociales opacó lo que en mi opinión era la noticia fundamental y trascendente de esta semana: no sólo por las graves acusaciones del magistrado rojo Aponte Aponte, sino por la repercusión en muchos de los casos objeto de manejos políticos. Cuatro días haciéndose eco de rumores sobre la muerte de Chávez me parece un gravísimo error político en la perspectiva de una contundente victoria de Henrique Capriles. La denuncia de Aponte pudo haber sido el “Efecto Atocha” (Madrid 2004) contra Chávez, en el marco del actual proceso electoral. Hay que estar muy cautelosos para no morir en la red del G2.
Sigue a Oscar en twitter: @olucien
Oscar Lucien es miembro de Ciudadanía Activa

En Internet, la censura llega siempre muy tarde

Andrew McLaughlin cree que todos los intentos de bloquear el flujo de información en Internet fallan debido a la estructura misma en que está construida la Web. La censura no solo siempre llega tarde, sino que el ruido que genera da siempre un resultado contrario al que busca: aumenta el interés por el contenido bloqueado.
Por María Teresa Lavayen, 25/04/2012
Es útil, para encarar el debate sobre la libertad de expresión en Internet, comenzar por advertir un conflicto de jurisdicciones: mientras Internet no tiene fronteras, las naciones sí las tienen. En otras palabras, los Gobiernos operan geográficamente mientras la red opera horizontalmente, dice el ex asesor de Barack Obama y ex jefe de política pública global de Google Inc.
El debate es entre los partidarios de la libertad de expresión en el ciberespacio y los que favorecen la regulación y el filtrado de algunos contenidos en nombre del bien común.
Quienes se sitúan en la primera posición arguyen que los Gobiernos no pueden restringir el acceso de la gente a palabras o imágenes publicadas en Internet de la misma forma que no pueden arrancar un libro de las manos de un lector en una biblioteca o tapar una estatua desnuda en un museo; que tampoco tienen derecho a decidir en nombre de los padres qué pueden y qué no pueden leer o ver sus hijos en laWeb. En esta visión de una Internet sin censuras, también se condena la instalación de filtros en colegios con el fin de proteger a los niños de peligros diversos.
Los que se inclinan por la regulación y el filtrado proponen bloquear sitios que alientan el crimen, el odio, el terrorismo, la violencia en general, la prostitución o el erotismo. Más que censura, dicen, es aplicar el buen criterio para la protección de la sociedad.
Sin hacer juicio de valor sobre ninguna de las dos posiciones, que en sí mismas son ambas atendibles, McLaughlin se limitó a decir que los intentos de bloquear contenido en Internet son, por una razón puramente tecnológica, casi siempre fracasos rotundos.
Eso ocurre, explica, porque la Internet está construida como una torre de bandejas: infraestructura en la base, protocolos y estándares arriba, aplicaciones más arriba e interfases de usuario en la cima.
Interfases de usuario
Aplicaciones
Protocolos y plataformas
Infraestructura
El problema es que si el contenido que a algún Gobierno no le gusta está ocurriendo en la capa de las aplicaciones y las aplicaciones viven fuera de su país –Twitter, Facebook, Google, por ejemplo– descubre que no puede usar la infraestructura física para controlar o bloquear el contenido que se encuentra en el nivel de las aplicaciones. Son sitios independientes, que están fuera del control de los Gobiernos nacionales.
Gobiernos autocráticos
Los ejemplos más recientes del poder de Internet para superar intentos de bloqueo de Gobiernos nacionales ocurrieron hace poco en Medio Oriente. En Túnez, en Egipto, en Siria.
Lo que se vio en Egipto fue que aunque el Gobierno intentó controlar lo que la gente podía decir llegando al extremo de cerrar las redes móviles, la gente igual pudo usar esas herramientas para conseguir apoyo, crear entendimientos y conectarse entre sí en formas que generaron cambios en las calles. Esto se debe al diseño arquitectónico de la Internet, que permite a la gente evitar los puntos centrales de control.
Un ejemplo más reciente, y muy dramático, ocurrió en China. El Gobierno gastó enormes cantidades de dinero y una cantidad increíble de talento de ingeniería para desarrollar controles en Internet. Las autoridades del partido comunista chino, que durante décadas controlaron la propaganda política, permitieron que Internet llegara al país porque las ventajas para el crecimiento económico son tan obvias que es imposible quedarse afuera, pero intentaron crear formas de control.
Hace poco un tren de alta velocidad, orgullo nacional por haber sido construido con tecnología completamente local, chocó y descarriló con grandes pérdidas humanas. En los viejos tiempos el Gobierno habría tratado de mantener en secreto la noticia de este accidente. La causa principal del accidente alude a incompetencia del ministerio de ferrocarriles (el tren chocó con material de reparaciones olvidado sobre las vías); también se teme que este y otros trenes bala son manejados por personal inexperto, que se usaron materiales baratos para ahorrar costos y que apuraron la inauguración por razones políticas.
Al Gobierno le interesaba suprimir o demorar la noticia. Como en ese país hay una versión nacional de Twitter llamada Sinaweb, las autoridades intentaron controlar los comentarios; pero la noticia y los twiteos circularon a gran velocidad antes de que llegue la orden de censura. O sea que por un rato –tal vez media hora, una hora o tres horas– sí hubo libertad de expresión para contar lo ocurrido.
Entonces el Gobierno tiene una poderosa capacidad técnica para imponer la censura una vez que puede movilizar la decisión, pero siempre hay una demora entre el acontecimiento que genera la noticia y la capacidad del Gobierno para tomar una decisión. La burocracia es lenta y los acontecimientos se mueven muy rápido.
Entonces, a pesar de toda la inversión y toda la infraestructura técnica para censurar, el Gobierno chino no pudo detener la difusión de la noticia. Y en el caso de este tren, lo interesante fue que como había tanta furia por la incompetencia del ministerio, el Gobierno central tuvo que comenzar a criticarlo en público y en lugar de protegerlo lo acusó en respuesta a la opinión pública expresada a través de Sinaweb. O sea, la censura llegó tarde.
Gobiernos democráticos
Pero el peligro a la libertad de expresión y la Internet abierta no está solo de regímenes autocráticos represivos sino también de Gobiernos democráticos. En Estados Unidos, con la excusa de la lucha contra el terrorismo, se han visto durante los últimos 10 años o más, muchas pequeñas erosiones a la libertad de expresión.
En los sucesos violentos ocurridos hace semanas en Inglaterra hubo, de la parte de los revoltosos, un uso muy creativo de la Web social y la tecnología móvil, como el Messenger de Blackberry; por el otro, vimos al Gobierno británico reclamando la eliminación o restricción de esos canales de comunicación. Esa actitud no difiere mucho de las acciones de los Gobiernos de China o Egipto.
En la Argentina está el caso de los Wikimails. Un juez dio curso a un pedido del gobierno de bloquear dos sitios web: wikiMail.com y wikiMail.blogspot.com, este último un blog de bloggers alojado en la plataforma Google. Luego la Comisión Nacional de Comunicaciones trasladó esa orden a los ISP, y por lo menos un par de esos ISP la implementaron bloqueando los nombres de dominio. En algunos casos bloquearon la dirección IP del sitio web.
En cuanto a lo técnico, a los ISP les resulta más fácil bloquear una dirección IP que bloquear un nombre de dominio. Hay una cuantas razones técnicas para eso, pero como los ISP no están estructurados para la censura, lo más fácil cuando uno quiere bloquear un sitio es bloquear la dirección IP. El problema es que wikiMail.blogspot.com aloja 100 millones de blogs –es la plataforma de blogs más grande del mundo en este momento. Los ISP, para bloquear dos sitios web que no les gustan, les bloquearon a los clientes argentinos 100 millones de blogs por lo menos.
Lo curioso es que la cuenta de wikiMail en Twitter está constantemente enviando tweets que nos dicen en qué otras partes del mundo podemos encontrar esos e-mails. Reflejan el contenido en muchos lugares, muchos países, muchos sitios web. Entonces, para verdaderamente bloquear ese contenido en la Argentina, el juez tendría que haber emitido órdenes de bloquear todos esos otros sitios web. Y tal vez también bloquear Twitter para detener la difusión de esa información. El resultado real es que con esos intentos, los mails se vuelven más interesantes y los ve mucha más gente.
Son muchos los países donde se observa un esfuerzo por controlar el flujo de la información en el ciberespacio. A veces, en nombre de buenas razones: preservar a los niños, proteger la privacidad, mantener a la gente a resguardo de virus y gusanos informáticos o reforzar la seguridad. Pero mientras el problema está siempre en el plano de las aplicaciones, en la capa del contenido, y por eso es difícil de controlar, los Gobiernos buscan bloquear infraestructura, bloquear la dirección IP de un sitio que les ofende. Aunque lo pudieran hacer con precisión, tendrían en secreto en sus manos una peligrosa arma para imponer censura.
Fuente:

NO VOLVERAN… pero ¿Quienes?

Editorial de Apertura Venezuela, 23/04/2012
Al escuchar el eslogan, NO VOLVERAN, no se le hace mucho caso, al fin de cuentas se puede pensar que no pasa de eso, un eslogan. Pero es tan repetitivo que se intuye que debe ser verdad para alguien, por lo que hay que identificar a quienes se refieren.
En principio quizás se refiere a los adecos y copeyanos, pero cuando se revisa vemos que en la dirigencia y por supuesto en la militancia roja hay mucho adeco y copeyano, no pueden regresar puesto que no se han ido.
Tal vez sea que se refieren a determinados personajes de la anterior dirigencia, pero es un hecho que muchos de ellos generacionalmente ya pasaron, los que están no intentan ser gobierno, saben que su tiempo pasó.
Así que la pregunta persiste ¿Quiénes se supone que no volverán?
Viendo la composición cada vez más militarista del gobierno creemos haber encontrado la respuesta.
Lo que está en discusión, el enfrentamiento en el que están enfrascados es el que se ha verificado desde la formación de la república, la civilidad vs. el militarismo.
No creemos necesario anotar cuantos gobiernos militares y cuantos civiles ha tenido el país, el amable lector podrá verificar este dato.  Lo que encontrará es que mayoritariamente ha sido militar y que asociado a esto, se ha entrado con retraso al avance de la historia.
La evaluación de los gobiernos militares en derechos humanos, avance social y desarrollo es negativo. Este no es la excepción, de nuevo estamos retrasando nuestra entrada al siglo XXI.
Cuando gritan NO VOLVERAN, se refieren a la civilidad, al gobierno de civiles, al gobierno del dialogo, del acuerdo. Para permanecer el mando, la imposición, la forma militar, la derrota total del contrario que pasa a ser enemigo.
La última demostración de lo dicho se encuentra en la LOT(Ley Orgánica del Trabajo), saltándose la Constitución y utilizando subterfugios van a imponer sin ningún dialogo una ley.
Cuando hablamos de gobierno militarista no nos referimos a los militares en general, solo a los que no reconocen cuáles son sus funciones dentro de la sociedad. Tampoco nos referimos únicamente a militares, vemos a muchos civiles con mentalidad militarista, la mejor imagen es la que nos ofrece Weil con sus caricaturas, podrían llamarse cabeza`ebota.
Sin embargo esta forma de gobierno está dando señales de estar llegando a su fin, la población está agotada del enfrentamiento y está buscando otros referentes. Los gobernantes adicionalmente han mostrado enormes carencias y en sus enfrentamientos internos han salido a relucir aspectos francamente grotescos, caso Aponte Aponte.
Lo que está ocurriendo es inevitable cuando se construye un gobierno centrado en el líder, este otorga favores y permisividades a sus apoyos, estos empiezan a hacer negocios de todo tipo, no es precisamente la ética es lo que prevalece, aprovechándose de la posición que detentan. Saben que las prebendas dependen exclusivamente del líder. Al debilitarse el líder los enfrentamientos internos se hacen visibles.
Los militaristas estratégicamente debieran leer las señales y revisar sus actitudes porque el líder está perdiendo el carisma y quienes aspiran a sucederlo no tiene el arrastre que garantice ni triunfo, ni mucho menos estabilidad.
El país se encamina a unas elecciones en las que se está construyendo una nueva mayoría que apuesta por el gobierno civilista, por la democracia como forma de gobierno.
El candidato que eligió la oposición en primarias no tiene nada que ver con el pasado, no tiene nada que ver con un regreso, es un candidato que pretende mejorar el presente mirando a un futuro de progreso.
Es bueno que todos sintonicen con esta realidad…Rumbo al #7O … #sihayuncamino
Henrique Capriles es el candidato de la civilidad.
Fuente:

Presidente Artículo 68 Ley contra la corrupción: Ventajismo

El Presidente regresa al país
Y el CNE le tiende la alfombra roja
a este abuso presidencial:
Ayúdanos a difundir este mensaje.
Por favor, reenvíalo a tus contactos.

http://www.ciudadaniaactiva.org
Facebook (grupos): Ciudadania Activa
http://twitter.com/ciudadaniactiva

Todavía se hunde el Titanic

Por Angélica Alvaray, 24 Abril, 2012
A cien años del hundimiento del Titanic, la cantidad de material que ha salido en la prensa llama a reflexionar sobre lo que ese suceso ha significado en la historia de la humanidad. Cómo algo que se pensó invulnerable -en este caso particular insumergible-, se hundió en el primer viaje. Se dice que el apuro por terminar, la falta de materiales adecuados, las decisiones que pasaron por encima del manejo adecuado de los riesgos -aunado a las altas mareas y a la latitud demasiado al norte de la ruta-, todo se conjugó para que el buque modelo, junto con mil quinientos de sus pasajeros, terminara sepultado en el mar.
El paralelo para nosotros es obvio. No solo con la persona que, como varias en la historia, se ha creído que solo él es capaz de llevar el barco a puerto, que solo él tiene la verdad sobre la mano, que solo él representa a su pueblo y es a la vez historia y futuro del país. Es también un paralelo con nuestra sociedad que ha crecido con aires de Titanic -la Gran Venezuela, como se le dijo en una época-, que ha construido infraestructura en dimensiones calificadas en su momento como faraónicas: las refinerías en Amuay y Cardón, todavía hoy entre las más grandes del mundo; el Complejo Industria de Jose, donde se iban a construir cinco o seis plantas de mejoramiento de crudo y la petroquímica más grande; la magnificencia del Guri y en general del complejo hidroeléctrico del Caroní; la complejidad de Sidor o las dimensiones de producción que iban a tener Bauxilum o Venalum, o cualquiera de las industrias de Guayana.
Todo lo nuestro ha sido pensado en dimensiones gigantescas. Todo eso hoy pareciera que se derrumba. Las empresas se vienen a pique en nuestros ojos y los ingenieros a bordo son incapaces de salvarlas, pues la turbulencia que los rodea, como el iceberg enorme ante el cual topó el trasatlántico, las ha resquebrajado y se hunden entre huelgas, falta de materiales, deudas impagables, errores humanos, ignorancia y corrupción. Mantenemos una visión maniquea de lo que sucede a nuestro alrededor mientras nuestro Titanic particular se resquebraja frente a la inseguridad, la mala gerencia, la dilapidación de recursos, aunado a la soberbia de pensar que conmigo todo, sin mí, el abismo, el caos.
Nadie controla cuándo van a suceder los terremotos, los tornados o las enfermedades. Solo controlamos lo que hacemos cuando nos vemos frente a ellas. Y sabemos que al hundirse el buque, la cobardía sale a flote y es señalada, como fue señalados el dueño del barco cuando se montó en uno de los botes salvavidas mientras mujeres, niños y gente inocente se quedaba sin oportunidad de salvarse.
Afortunadamente en estos eventos surge también lo mejor del ser humano, como lo fue la acción heroica de los casi seiscientos ingenieros y tripulantes de la nave, que trabajaron incesantemente para mantener las calderas prendidas y las bombas de achique y la electricidad funcionando, para que pudieran salvarse el máximo de pasajeros.
A lo mejor nuestro país puede todavía salvarse del iceberg que lo hiere de muerte, pero requiere que podamos aprender de lo ocurrido para reconstruirlo sobre bases más reales, más sobrias. Requiere que todos trabajemos en conjunto para sacarlo a flote.
Angélica Alvaray es miembro de Compromiso Ciudadano

Antes y después del 2013

Por Eddie Ramírez, 24 Abril, 2012
¿Puede Henrique Capriles realizar una campaña contundente antes del 7 de octubre y ganar las elecciones? ¿Puede gobernar después de lograr la mayoría de votos? ¿Qué se debe hacer para minimizar riesgos? Estas preguntas seguramente se las habrá planteado el joven y dinámico candidato y su comando de campaña.
Todo indica que sus probabilidades de triunfar son altas, gracias a su estrategia de reconciliación, dentro de un buen programa de gobierno cuyos lineamientos fueron aprobados por amplio consenso. El punto está en que ante un CNE parcializado que permite el abusivo ventajismo oficial y frente a grupos violentos que dificultan el libre voto y hostigan la presencia de testigos y recolección de las actas en Mesas ubicadas en “territorios chavistas”, las probabilidades de triunfo pueden disminuir. Un eventual triunfo de los rojos es poco probable, pero es posible, y sería mortal para la democracia. Ello obliga a reducir riesgos.
A pesar de algunas dudas, la Fuerza Armada reconocerá el triunfo de Capriles y quizá solo se presenten unos pocos hechos de violencia por grupos de fanáticos. El problema no es el reconocimiento y su toma de posesión, sino la gobernabilidad después de enero del 2013, cuando Henrique se encontrará con un ambiente hostil en los otros Poderes del Estado. Desde luego que su triunfo derribará algunos obstáculos, pero la tarea no será sencilla y hay que prever que tenga el mayor apoyo político posible.
Pueden visualizarse dos vías complementarias:1-Tender puentes y 2-Fortalecer el bloque democrático. La primera es muy importante y hay que navegar en ese sentido, con un claro mensaje de que no habrá cacería de brujas y que podemos convivir; aunque confiamos que puedan lograrse acuerdos mínimos, no todo dependerá de la buena voluntad del equipo de Capriles.
La segunda vía sí depende totalmente del Comando Tricolor y de la MUD. La misma implica un reconocimiento de que desplazar a un régimen totalitario no es sencillo y por ello tiene que haber un pacto de transición, como plantea Manuel Felipe Sierra, más allá de los Lineamientos acordados. Un punto necesario, pero no suficiente, es la declinación de Capriles a su legítimo derecho a la reelección. Ciertamente implica desprendimiento por parte del candidato y de Primero Justicia, pero la situación lo amerita. Esta decisión no solo le ganaría muchos votos, sino que le daría un entusiasta apoyo del resto de los actores de la alternativa democrática.
Como en botica: Agradezco que el teniente coronel me haya quitado el derecho a la jubilación que ya tenía aprobado y que mis compañeros de Gente del Petróleo me designaran Coordinador Nacional. Ello me ha permitido conocer, apreciar y a veces rectificar mi opinión sobre algunos venezolanos. Uno de ellos es Pompeyo Márquez, quien el 28 cumple 90 años de muchos aportes para construir un mejor país, algunas equivocaciones y valientes rectificaciones. Larga vida a Santos Yorme.
¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!
Eddie Ramírez es miembro de Gente del Petroleo

La misteriosa nueva Ley Orgánica del Trabajo

Editorial deApertura Venezuela, 23/04/2012
Cuando decimos que nuestros gobernantes, representantes del “Socialismo del Siglo XXI”, encabezados por nuestro Presidente Hugo Chávez, violan la Constitución todos los días, lo decimos porque efectivamente es así, basta con leer el articulado de la Carta Magna y preguntarnos si el gobierno rojo la cumple.
En referencia a la nueva Ley Orgánica del Trabajo, la Constitución del año 2000, en su disposición transitoria 4, aparte N° 3, le ordena a la Asamblea Nacional una vez instalada que proceda a la Reforma de la Ley Orgánica del Trabajo, esto quiere decir que nuestros diputados electos en tres periodos constitucionales, han estado en mora con la disposición transitoria cuarta. Cabe destacar que durante los tres periodos los Diputados representantes del Oficialismo Rojo han sido mayoría en la Asamblea, en consecuencia la responsabilidad de lo que acontezca en los próximos años es de ellos.
Por ningún lado en la Constitución dice que será el Presidente de la República quien legislará para aprobar una nueva Ley Orgánica del Trabajo, aprovechándose de los poderes habilitantes otorgados por la Asamblea Nacional saliente en los últimos días del año 2010, por un lapso de 18 meses, que vencen en Junio del 2012, habilitante que supuestamente se utilizaría para legislar apresuradamente para los damnificados de las lluvias del 2010, que por cierto continúan en su gran mayoría en los refugios asignados por el Ejecutivo, sin tener sus problemas resueltos, y en un acto realizado el 10 de Noviembre de 2011 en el Poliedro de Caracas, los sindicalistas rojos – rojitos le piden al Presidente que se avoque a promulgar una nueva LOT (Ley Orgánica del Trabajo), abrogándose la representación de todos los trabajadores venezolanos, este acto de trabajadores militantes del PSUV, tarifados y lacayos del régimen, es una desgraciada excusa para que Hugo Chávez aceptará legislar y promulgar una nueva LOT.
No solamente es un acto inconstitucional que el Presidente nombre una Comisión para que elabore el proyecto de Ley, en secreto, sino además es una desfachatez política. Claro entendemos perfectamente porque lo hicieron de esta manera, pues en la Asamblea Nacional sin contar con el 66% de los votos para aprobar una Ley Orgánica, sería imposible aprobar una LOT socialista.
A pocos días del día del trabajador (1° de mayo), fecha pautada para la promulgación, el proyecto de Ley es un total misterio para empleadores, empleados y hasta para los Sindicatos Rojos Rojitos, pues para colmo de males, se atravesó el cáncer y la recaída del Presidente, del cual no sabemos nada hace 8 días.
Abogamos porque se imponga la sensatez, esperamos que en el peor de los casos el Proyecto de Ley se haga público en los próximos cercanos días y se abra el debate nacional de tan importante tema, aunque insistimos que, a quien corresponde legislar en esta materia, es a la Asamblea Nacional, no al Presidente Chávez. Sobre el contenido de la nueva LOT, no podemos opinar pues al igual que el resto de los venezolanos, la desconocemos completamente.
Lo que empieza mal, termina mal…
Tomado de:
 

¿Por qué la participación?: Un video del gobierno de Aragon, España


 http://youtu.be/AObAehOHhec

Con este vídeo te contamos qué es la participación ciudadana, para qué sirve, para qué no sirve, por qué creemos que puede ayudar a los gobiernos a tomar decisiones más justas…