Primero lo primero: Primarias 12-F


Por Oscar Lucien, 08/01/2012

Antes del 7 de octubre está el 12 de febrero. La convocatoria de las elecciones primarias del 12-F marca un hito de suma relevancia hacia el triunfo del 7 de octubre. La participación en estas primarias, conscientes de la estrategia de intimidación y miedo que promueve el Gobierno, debe expresar nuestro compromiso y responsabilidad con el cambio que reclamamos.

Colmo de las obscenidades, el comediante-presidente anuncia un nuevo jolgorio para celebrar (sic) los veinte años de la criminal felonía del 4 de febrero de 1992. Metiendo la mano en los dineros públicos insiste en imponer a los venezolanos una burda copia de la Semana de la Patria que festejaba quien creíamos sería, de acuerdo con el vaticinio de Jóvito Villalba, el último tirano militar de Venezuela. Veinte años también ocuparía Hugo Chávez en la Presidencia de la República si el próximo 7 de octubre los venezolanos desaprovechamos la excepcional oportunidad de reconducir al país por un sendero democrático, de garantías para la expresión de la diversidad de la opinión política del país. Para ponerle fin a un mal gobierno que niega una vida verdaderamente digna y libre a una altísima proporción de venezolanos, engatusados hoy en el discurso fraudulento del autoproclamado socialismo del siglo XXI.

Veinte años sería demasiado tiempo; excesiva condescendencia con un individuo en extremo narcisista, sólo preocupado por su permanencia en el poder, que ha fracasado en su gestión pública. Bastaría una única cifra: 19.336 venezolanos asesinados en 2011. Pero quien quiera más datos puede consultar las cifras de inflación, la más alta de América Latina; el cementerio de empresas expropiadas; los más humildes viviendo en refugios; la familia desunida por el exilo, por la malévola e inducida polarización. El mismo comediantepresidente ha reconocido en varias oportunidades de impostada autocrítica el talón de Aquiles de su revolución: ineficiencia, burocratismo y corrupción. Pero también el nerviosismo del Gobierno, el grosero ventajismo (bajo la mirada cómplice del supuesto árbitro electoral) con la que ha concluido 2011 y ha iniciado 2012, con las recurrentes, ilegales y abusivas cadenas, con la invención de nuevas misiones para someter y ampliar su clientela.

Todos son signos muy elocuentes de la oportunidad de cambiar el rumbo el 7 de octubre de 2012. Y donde decimos oportunidad, léase imperativo: cómo no evaluar o asumir las enseñanzas de los países del este de Europa que resucitaron luego de la terrible imposición del socialismo “real”. En consecuencia el 7 de octubre tiene, también, su particular lectura: mientras más pronto se detenga un régimen totalitario resulta más viable la reconstrucción de la democracia, el imperio del Estado de Derecho y las posibilidades reales para sacar de la pobreza a los más desamparados.

Pero, Perogrullo, antes del 7 de octubre está el 12 de febrero. La convocatoria de las elecciones primarias del 12-F marca un hito de suma relevancia hacia el triunfo del 7 de octubre. La participación en estas primarias, conscientes de la estrategia de intimidación y miedo que promueve el Gobierno, debe expresar nuestro compromiso y responsabilidad con el cambio que reclamamos.

Estas primarias no son, o dejaron de ser, un evento interno de los partidos políticos para la selección de un candidato presidencial, sino que son una plataforma excepcional de movilización ciudadana en la lucha activa contra el totalitarismo del siglo XXI. Las primarias son una gran oportunidad de darle materialidad a un concepto más amplio y ambicioso de unidad nacional, que necesariamente trasciende los partidos políticos. Junto al candidato electo, amparado en toda la legitimidad del voto popular, las fuerzas activas de la sociedad democrática pueden organizarse de manera más eficiente para el triunfo del 7 de octubre, el cual, en efecto, apenas representa el primer escalón en el complejo y azaroso camino de reconstruir la institucionalidad de la república.

Una última reflexión para quienes, a mi modo de ver, de manera equivocada, en alguna oportunidad me han manifestado poco interés en participar el 12 de febrero porque son del criterio de que en cualquier circunstancia votarán por el candidato electo para enfrentar a Chávez. Creo que no estiman adecuadamente estas particulares primarias. El 12-F no sólo escogemos un candidato por sus credenciales, ejecutorias políticas, carisma, propuestas programáticas, de hecho un logro para nada despreciable. El 12-F es una ocasión única, afirmativa, para manifestar nuestro compromiso con los valores democráticos, el respeto a la opinión diferente, la creencia en una Venezuela de oportunidades para todos, de valoración de nuestra soberanía sometida a la dictadura de los hermanos Castro, y el compromiso con la Constitución, marco institucional de garantía, derechos y deberes de todos, hoy ultrajada por un megalómano que no acaba de entender que su tiempo y su fraude ya pasaron.

@olucien
oscar.lucien2010@gmail.com

Publicado en:
http://elrepublicanoliberal.blogspot.com/2012/01/oscar-lucien-primero-lo-primero.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: