Archivos del mes: 31 octubre 2011

Con EDUCARACAS podemos cambiar la ciudad

Caracas a Lapíz N° 24
Por Antonio Ecarri, 24/10/2011

Cada semana hemos comentado una realidad, hoy en día Caracas es una ciudad violenta. Vivimos rodeados de esa violencia, con padres y madres que ven caer a sus hijos como víctimas del hampa desbordada a diario, personas que no llegan a sus casas porque en el camino se encuentran con lo que, lamentablemente, se ha convertido en la bandera de nuestra capital: la inseguridad.

Es la consecuencia del reclutamiento permanente de niños y jóvenes que entran en las bandas delictivas por falta de oportunidades, por falta de un sistema educativo que los forme para el bien y para el trabajo, una depresión económica que les haga creer que el crimen sí paga, y una falta de autoridad de quienes tienen la responsabilidad de aplicar la ley. A Caracas la han convertido en una fábrica de violencia y de malandros.

Es posible salvar a caracas. Es posible convertirla en una ciudad con un presente luminoso y un futuro prometedor para cumplirlo. Caracas requiere un rumbo nuevo: pasar de la ciudad de la violencia a la Ciudad Educadora, donde los padres vean crecer a sus hijos, bien formados y con un empleo digno y estable, preparados para la vida, y haciéndolo en paz. No es una idea suelta, es una propuesta concreta con un objetivo claro.

Hemos comenzado a construir EDUCARACAS, un plan integral de transformación de la ciudad a todo nivel. Basados en experiencias exitosas de ciudades latinoamericanas, cercanas a nuestra realidad, como Medellín, queremos intervenir con el gobierno municipal los sectores más violentos aplicando un programa de desarrollo urbano que tiene como eje de acción a la escuela, con calidad de siglo 21 y acceso para todos.

Se trata de construir nuevas vías, con eficiente alumbrado público, con un mejor transporte para todos, donde tengamos conciencia que cada espacio urbano es un lugar para la formación. No es sólo la escuela el lugar para aprender. La ciudadanía es algo que se construye con educación, aprendiendo como seres sociales a integrarnos y respetarnos como sociedad.

El individualismo de hoy, ese que hace que las normas no se acaten porque para algunos es más fácil y cómodo beneficiarse a costa del perjuicio de otro, se supera aprendiendo que la sociedad camina a ritmo colectivo. Que cuando todos estamos bien, cada uno está bien en su individualidad.

Cuando vemos que algo es insuficiente, “chimbo” incluso, vemos también cómo el vivo busca salir del trance rápido sin importar que los demás puedan o no. En cambio, con una ciudad donde las cosas funcionen, no hay razón para querer pasar por encima de los demás. Es lo que queremos lograr en Caracas, con una Alcaldía responsable que gobierne para hacer de la ciudad una capital eficiente de verdad, que se concentre en construir ciudadanía. Es posible.

Con EDUCARACAS podemos lograrlo. Las ideas están allí, para aplicarlas y darle a caracas la innovación que tanto le hace falta para convertirla en la capital que merece el país, en la vitrina de lo mejor de Venezuela. EDUCARACAS es una visión integral e integradora para construir la ciudad de futuro que necesitamos en el presente. Podemos lograr tenerla si desde ya nos ponemos a trabajar. Nosotros estamos dispuestos, porque Educación es Solución.

Correo: caracasalapiz@gmail.com
Twitter: @aecarri

Publicado por:
http://www.antonioecarri.com/noticias/antonio-noticias/caracas-a-lapiz-n%C2%B0-24-con-educaracas-podemos-cambiar-la-ciudad/

Anuncios

Venezuela versus Escalante

Por Daniel Mora Brito, 12/08/2009

Artículo escrito a escasos noventa minutos de haber despegado de Caracas el pasado 12 de agosto de 2009, en un vuelo de Continental Airlines con destino a Houston, Estados Unidos

Algún punto del Mar Caribe, 12 de agosto de 2009

Mi salida de Venezuela coincidió con la lectura del relato extraordinario sobre la vida de Diógenes Escalante que nos legara recientemente el escritor venezolano Francisco Suniaga. Este libro, “El pasajero de Truman”, que revisara y citara yo con tanta insistencia durante mis últimas semanas en Caracas, puso en palabras algunas de las sensaciones que me invadieron al momento de dejar atrás mi tierra.

Cuando el avión despegó de Maiquetía, mi mente se saturó con una infinidad de pensamientos nostálgicos muy profundos –aunque matizados, asimismo, por la extraña tranquilidad de migrar por un rato hacia un lugar más tranquilo. Mis ojos se quedaron fijos sobre aquella costa distante que tanto decía de mi naturaleza, pero que también la contrariaba. Y es que Venezuela parece tener esa peculiaridad: uno se rehúsa con fuerzas a vivir en su permanente atmósfera de caos, con el agravante de que, al poner un pie fuera de sus fronteras, se le necesita con locura. Yo tengo muchas y buenas razones para necesitarla, aún y cuando esta separación temporal sea más que justa.

Emociones tan intensas me recuerdan los clarísimos apuntes de Suniaga cuando describía algunos de los periplos de su personaje principal. Así, la pluma de este diestrísimo escritor reproduce la fantasía de los pensamientos de Escalante cuando regresaba a Venezuela por barco, registrando la supuesta sensación de desasosiego que le generaba tener que enfrentarse con la áspera realidad de un país que le resultaba cada vez menos familiar. Como buen provinciano, Escalante había soñado con dejar atrás el terruño y vivir la vida pujante de la capital; pero, luego de abandonar Caracas, a fin de cumplir compromisos oficiales en Europa, se encontraba con las cenizas de aquello que alguna vez pudo ser. Encontraba Escalante, entonces, a la célebre “ciudad de los techos rojos”, por no decir al mismo país, como un punto insignificante en el mapamundi, despojada del encanto que mucho años antes le había atrapado. Para él se había transformado ahora en una ciudad chata y desabrida. Era obvio que su preocupación distaba mucho de ser estética, partiendo, sí, de sus convicciones y críticas sobre el curso de la política nacional. Estaba consciente de que el país podía cambiar, y de que su mente y corazón alojaban una parte de las soluciones. Lastimosamente, Escalante no llegó a concretar sus planes, y los cambios que su paso fugaz por la historia patria propiciaron no fueron precisamente los más felices.

Al final, aquella sentencia de que Escalante no conocía las entrañas de su propio país, terminaron verificándose en episodios claros de su muy truncada carrera política. Por ello, no sólo recibió duro ataques de la oposición lopecista, en su intento por desacreditar su falta conexión con las complejas realidades de Venezuela (y como mecanismo para sacarlo del camino a favor de una alternativa conservadora), sino que terminó pagando su desacierto con el castigo de la demencia y algunas páginas infaustas en los libros de historia. A mi parecer, sin reivindicar demasiado al lopecismo, Escalante terminó siendo un extranjero en su propio país, que mucho sabía de los intríngulis del poder y de los posibles senderos hacia el desarrollo nacional, pero que poco podía llevar sus intenciones al terreno de lo práctico. Espero no equivocarme. Al menos, esa es mi opinión personal.

En los albores del siglo XXI, considerando toda el agua que ha corrido bajo el puente, me pregunto si las actuales circunstancias del país no están creando cientos de miles de Diógenes Escalantes, dispersos por el mundo bajo la impronta de una ingratísima diáspora, que tanto enriquece la vida de otros países y al mismo tiempo deja la huella de una generación perdida. Entiéndase algo antes de seguir: Escalante no fue un exilado ni tuvo que huir de Venezuela por ninguna otra razón distinta al golpe de 1945. Por el contrario, fue un servidor público excepcional –y probablemente de los mejores que se hayan visto alguna vez. Mi punto aquí es que este dignísimo compatriota cruzó la frontera de aquello que suele denominarse el “síndrome del ciudadano sin país”, por lo que, aún cuando era un erudito en los asuntos de su patria, no era más que un hombre sin verdaderas raíces en su tierra o en la de ningún otro lugar. Si algo es cierto, es que jamás es lo mismo ver los toros desde lejos.

Manipulando los argumentos como lo he hecho hasta ahora, pienso que quienes hemos decidido formarnos en el exterior, y especialmente en el área de los asuntos públicos y de la política, estamos de algún modo propensos a desligarnos de la realidad que nos lanzó al ruedo. No estoy diciendo tampoco que seamos todos una fila de genios, ni que cualquiera de nosotros tenga el fatuo interés de adjudicarse la integridad de Escalante. La idea no es equiparar, sino comparar con una que otra deformación. Y estas cuestiones me las planteo porque creo que, de haber entrado realmente en la cabeza de Escalante, estaría pensando cosas parecidas –guardando las distancias, claro está.

A veces me pregunto en qué medida la realidad venezolana se deformará ante mis ojos. A veces me pregunto si Caracas, mi ciudad natal, de cuya energía, paisajes y nobleza me he nutrido durante casi treinta años, terminará siendo un paraje ajeno. Me pregunto si, luego de pasarme años estudiando el país y de rescatarlo desde la distancia como un dulce recuerdo, cruzar nuevamente el umbral de su materialidad no me atropellará. El Escalante de Suniaga, por ejemplo, nunca imaginó que colocar de nuevo un pie en Venezuela sería tan traumático. ¿Será que nos pasará lo mismo? Esto me lo increpo considerando que mi idea es ser eventualmente un agente de cambio en mi país. Vuelvo y repito: no se trata de mí, pero me siento muy identificado con la historia.

Más allá de las bellezas naturales o de cualquier otro cliché que nos remacharan durante la infancia, Venezuela es para mí un reservorio de extraordinarias vivencias. Es el país de mis padres, el lugar donde crecí, me eduqué y enamoré empedernidamente. Es la tierra de mis juegos infantiles, de los días soleados, del Ávila imponente y vigilante, de los aromas hipnotizantes de la cocina de mi abuela, de mis mejores amigos, de la música, de los paisajes, de los malandros, de los políticos demagogos, de las navidades coloridas, de mis mapas mentales. Es el lienzo donde quedó pintada mi bien más preciado: mi familia. Es lo que soy y lo que probablemente seré hasta el día que desaparezca físicamente.

Estos mismos argumentos dan para una segunda nota que espero publicar muy pronto. Por lo demás, aún es demasiado temprano para anticipar las trampas de mi memoria y el rumbo de mis próximos pasos. Veremos que trae Austin.

Seguimos la crónica.

Publicado por:
http://cronicasdecaracas.blogspot.com/2010/01/venezuela-versus-escalante_482.html

¿Quién es el próximo?

Por Miguel Velarde, 22/10/2011

El 25 de diciembre de 1989, una grotesca imagen recorría el mundo entero. En ella se podía apreciar inerte el cuerpo ensangrentado del dictador rumano Nicolas Ceaucescu, que yacía en el suelo luego de haber sido ejecutado por un pelotón de fusilamiento al haber sido encontrado culpable de múltiples cargos -como genocidio y malversación de fondos- en un pseudo-juicio que no duró más de dos horas. Así terminaban 25 años de un régimen comunista de los más represivos que la historia haya conocido.

Casi 22 años después, el pasado jueves, una imagen similar recorría prácticamente en tiempo real el globo terráqueo. El cuerpo semidesnudo y cubierto en sangre de otro dictador en desgracia, Muamar Gadafi, marcaba el final de un régimen que duró 42 años y que costó la vida a miles de personas. Gadafi no tuvo la oportunidad de defenderse en un juicio -ni siquiera en uno que sea una farsa- porque los rebeldes que lo capturaron no pudieron evitar la tentación de acabar con su vida. Su último intento desesperado por salvarse fue huyendo por unos oscuros túneles debajo de una carretera –cualquier parecido con Saddam Hussein es pura coincidencia- donde fue finalmente localizado y ejecutado con un tiro en la cabeza.

La “primavera árabe” sigue floreciendo en el norte de África. Con la muerte de Gadafi, Libia es el tercer país que se libera del despotismo gracias a una revuelta popular (anteriormente ya lo habían hecho Túnez y Egipto). Este gran movimiento también se hizo sentir en Argelia, Marruecos, Barhein, Yemen, Siria, Oman y Jordania. Sin embargo, la mayoría de estos gobiernos –caracterizados por ser monarquías- logró, por el momento, mantenerse en el poder con alguna que otra concesión.

Cuando estos regímenes de terror finalmente caen –todos lo hacen, tarde o temprano- la inevitable pregunta que empieza a inundar nuestra mente es: ¿Para qué? ¿Para qué tanta destrucción y muerte? ¿Para qué tantas décadas de opresión y abuso? ¿Para qué poner una ideología –si es que alguna vez hubo alguna- sobre la vida de tantas personas inocentes? Solamente para dejar, en el caso de Libia, un país rico en recursos sumido en la miseria y, peor aún, una sociedad quebrada y llena de rencor.

La buena noticia es que los últimos acontecimientos han generado vientos de cambio y de libertad en el mundo árabe que parecen ser indetenibles. El letargo que tenía adormecidas a esas sociedades está llegando a su fin y la sed de libertad es hoy, más que nunca, un sentimiento compartido por millones de personas. Esto nos lleva a pensar, ya mirando hacia el futuro y dándole la espalda a un pasado tenebroso, en una nueva y más esperanzadora pregunta: “¿Quién será el próximo?” Todo parece indicar que encabezan la lista de “favoritos” el líder sirio Bashar al Assad y el presidente yemení Ali Abdullah. La Historia continúa su curso.

Publicado por:
http://www.guayoyoenletras.net/?p=15369

Súmate denuncia campaña electoral anticipada del Presidente Chávez

El coordinador de Contraloría Electoral de Súmate, Dashiell López, reiteró la denuncia contra la campaña electoral anticipada que hace el presidente Hugo Chávez. Explicó que aún no ha sido definido el cronograma para los comicios presidenciales y el Jefe de Estado usa los medios públicos para anunciar su estrategia con la creación del Gran Polo Patriótico.

Súmate alerta sobre campaña anticipada por Globovision

López explicó que la normativa electoral prohíbe expresamente la campaña anticipada. Denunció que durante las últimas semanas, el presidente Chávez ha hecho 196 alocuciones en 287 días, donde ha hablado del proceso electoral.

“Están utilizando bienes, el palacio de Miraflores, y medios públicos, que son los canales del estado, para hacer campaña electoral”, dijo.

Por Súmate, 15/10/2011

Sin embargo, aclaró que las acciones de Súmate al alertar sobre irregularidades en el procedimiento electoral ha logrado avances. Manifestó que es necesario hacer las denuncias correspondientes y llamar la atención del árbitro.

“Lo importante es hacer la denuncia, que quede registrado, para que en un futuro podamos evitar estos casos”, explicó.

Publicado por:
http://www.sumate.org/noticias/2011/20111015-sumate-denuncia-campana-electoral-anticipada-del-presidente-chavez.html

La escasez azota al 67% de la población

Por Venepiramides, 22/10/2011

La escasez de alimentos y otros productos de consumo masivo afecta a 67% de la población venezolana, que al momento de ir a un supermercado o establecimiento comercial no consigue los productos que necesita o hay menos marcas y variedades disponibles por cada categoría, según el informe Pulso del Consumidor de la empresa Datos.

“Afecta por igual a todos los estratos socioeconómicos y se refleja en la mayoría de los rubros básicos. A veces en los anaqueles de los supermercados los productos no duran porque hay menos inventario y eso también afecta la sensación de abastecimiento de los consumidores”, dijo Alie Charr, vicepresidenta regional, participante en el simposio de Responsabilidad Social Empresarial de Venamcham.

La especialista indicó que el alza de los precios y la situación económica recesiva frenan el poder de compra al punto de que los miembros de la familia se han visto obligados a elevar la cantidad de dinero que aportan para cubrir gastos comunes.

El año pasado, en una familia promedio donde trabajan dos personas cada una destinaba 65% de su ingreso para gastos del hogar; ahora aporta 75% de su presupuesto individual.

Según Datos, 67% de los venezolanos tiene un ingreso fijo y 90% manifiesta que percibe algún recurso, en muchos casos por la vía informal.

Por estrato socioeconómico, la clase E tiene un ingreso entre 1.400 y 1.500 bolívares, la D 1.700 bolívares y la C cerca de 2.300 bolívares.

Del total del ingreso familiar, 30% se destina a la compra de alimentos básicos y bebidas no alcohólicas, 26% a cuidado personal y limpieza del hogar, 40% al pago de servicios públicos y transporte, y entre 4% y 5% a entretenimiento y ahorro. Los alimentos y los productos del hogar absorben 56% del presupuesto mensual.

“La familia vive con el día a día y el gasto está orientado a lo básico”, acotó Charr. En el área de alimentos el venezolano ha tenido que sacar de su lista de compras algunos rubros no básicos como delicatesses o alimentos especiales.

En los casos del cuidado personal y del hogar se mantiene la demanda para compensarse y sentirse a gusto, pero el consumidor tiene tres años sacrificando la compra.

“La población ha racionado el consumo de bebidas alcohólicas, servicios de telecomunicaciones y otros rubros.

Al limitar el gasto en varias categorías se está restringiendo la compra de los misceláneos: chucherías, entretenimiento, revistas y periódicos, refrescos, y algunos artículos que se venden en kioscos y bodegas”, dijo la especialista.

“Se ciñe a actividades dentro del hogar como películas y comidas familiares en las que se gasta menos”.

¿Dónde compran? Según Datos, los canales de venta preferidos por los consumidores son los supermercados para la compra principal del hogar, y los abastos y comercios cercanos para la reposición de inventario. Han ganado terreno la venta de comida y productos frescos en las ferias de hortalizas y legumbres, que le ha quitado entre 8 y 9 puntos de preferencia a las cadenas de supermercados.

Socialmente responsables. Los programas de responsabilidad social ayudan a paliar la situación económica de las comunidades. Casi la mitad de la población se beneficia de alguna misión social del Gobierno en materias de salud, educación y alimentación.

También en el caso de la empresa privada se ha logrado duplicar en tres años el número de personas favorecidas con algún programa de responsabilidad social. “10% de la población se beneficia con estos programas sociales de las empresas privadas y manifiesta una satisfacción de 90%”, afirmó Alie Charr, vicepresidenta de Datos.

Se reconoce la labor social de empresas públicas y privadas, entre ellas Polar, Banesco, Cantv, Pdvsa, Banco de Venezuela, Mercantil y Banco Bicentenario y Coca Cola, entre otras, según reportó el diario El Nacional.

Publicado por:
http://venepiramides.blogspot.com/2011/10/la-esasez-azota-al-67-de-la-poblacion.html

¿Quién sanciona al sancionador?

Por Ana Julia Niño Gamboa, 25/10/2011

Siempre es más fácil controlar que tener que vérselas con el ejercicio libre de unos ciudadanos informados, críticos y aptos para exigir rendición de cuentas, con actitud proactiva para apoderarse del escenario social que les corresponde, creativos ante los retos que presentan los cambios de impacto mundial y comprometidos con las decisiones que finalmente asuman. Capaces de organizarse para demandar y hacer valer las verdaderas necesidades de sus comunidades, sin cortapisas de partidos políticos o del gobierno central. Un ciudadano con esa vitalidad agota a cualquier gobierno con tendencias autoritarias.

Lo irónico es que un gobierno que se empeña en alardear de la supuesta participación del pueblo en todas las áreas de ejercicio social y político, sea al mismo tiempo el más sensible y esquivo al escrutinio público. Con prácticas opacas, por no decir oscuras, que resguardan con un celo excesivo los asuntos que son de vital interés ciudadano, impidiendo el acceso a la información, no sólo a los medios que critican su gestión, sino a todo el colectivo nacional.

Siempre con el manido argumento de la alteración del orden público, del fomento a la zozobra de la ciudadanía y de la intolerancia por razones políticas, entre otras.

Hay que admitir que vivimos en una zozobra constante que no desaparece cuando apago la tele. La sensación de inseguridad no se quita aunque desconecte la radio o hagamos del periódico la zona de desecho de nuestras mascotas. El orden público está alterado desde que tenemos zonas de tránsito exclusivo para los que profesan la religión del gobierno; desde que hay que pasarse el dato de donde se está formando la cola para comprar productos de primera necesidad y de segunda o tercera, porque, vamos, no me van a decir que no padecemos también la escasez de productos de aseo y de embellecimiento personal. Nada ha fomentado más la intolerancia política que las acciones que tratan de fortalecer el mensaje único, lleno de epítetos descalificadores, uniformado en torno al reinado presidencial, que nos convierte en apátridas por el simple hecho de defender un modo distinto de pensar y de vivir, y de exigir respeto a nuestra dignidad.

De manera que, sancionar a un medio de comunicación alegando zozobra ciudadana, generación de inseguridad, alteración del orden público, intolerancia política, es una oportunidad para revisar el ejercicio ético del periodismo, sin obviar el tema de la proporcionalidad de la sanción. Y, al mismo tiempo, examinar el comportamiento político desprovisto de contenido ético. Sobre todo revisado a la luz de la conformación del órgano sancionador de los medios, que actúa totalmente a la orden del Ejecutivo Nacional, y no como un ente autónomo, al servicio de la colectividad.

Pero además, no es absurdo preguntarse, luego de padecer zozobra, inseguridad, intolerancia durante los últimos diez años, a través del ejercicio de este gobierno, ¿quién sanciona al sancionador?

Publicado por:
http://www.opinionynoticias.com/opinionpolitica/9871-iquien-sanciona-al-sancionador

Escuela de Medicina José María Vargas de la UCV rechaza vinculación con estudiantes de Medicina Comunitaria de la UBV

A través de un comunicado, la Escuela de Medicina José María Vargas de la Universidad Central de Venezuela, aclaró que “no fue consultada y no ha participado en la recepción, preparación y valoración de los estudiantes de la Universidad Bolivariana de Venezuela en la carrera Medicina Integral Comunitaria”.

Estas personas estarían siendo contratadas, desde el año 2010, en los servicios de los Hospitales Vargas de Caracas, de Niños JM de Los Ríos y Maternidad Concepción Palacios, donde realizan actividades de prácticas clínicas, aun habiendo presentado “desempeño poco satisfactorio”, señala el documento.

Lea comunicado completo:

Escuela de Medicina José María Vargas
Facultad de Medicina, UCV
Consejo de Escuela

Comunicado

El Consejo de la Escuela de Medicina “José María Vargas” de la Universidad Central de Venezuela, desea informar a la comunidad universitaria, a los gremios y sociedades médicas y a la opinión pública general lo siguiente:

1. La Escuela de Medicina “José María Vargas”, como institución formadora de recursos de salud, Médicos Cirujanos y Citotecnólogos, no fue consultada y no ha participado en la recepción, preparación y valoración de los estudiantes de la carrera Medicina Integral Comunitaria ( MIC), que fueron incorporados a partir del año 2010, en los servicios de los Hospitales Vargas de Caracas, de Niños JM de Los Ríos y Maternidad Concepción Palacios, en los que sus alumnos realizan actividades de prácticas clínicas.

2. La atención y evaluación de los estudiantes de la carrera Medicina Integral Comunitaria (MIC), quedó bajo la responsabilidad de las Direcciones de las antes mencionadas instituciones de salud, a través de personal médico asistencial seleccionado y, si bien muchos de esos médicos están adscritos a la planta profesoral de esta Escuela de Medicina, la participación de los mismos en las actividades docentes con alumnos de la carrera Medicina Integral Comunitaria (MIC), fue hecha como personal asistencial de esos hospitales y no como docentes de la Escuela de Medicina “José María Vargas”

En vista del desempeño poco satisfactorio de más del 80% de los estudiantes de la carrera Medicina Integral Comunitaria (MIC) que fueron asignados a los tres hospitales anteriormente mencionados, evidenciado mediante los instrumentos que sobre los conocimientos, habilidades y destrezas fueron determinados por la Universidad Bolivariana de Venezuela, el Consejo de Escuela de Medicina “José María Vargas”, sugiere a la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela propicie un acercamiento a las instituciones formadoras y receptoras de los futuros egresados de la Carrera Medicina Integral Comunitaria (MIC), para iniciar un profundo análisis de la formación de los recursos de salud del país, que permita formar profesionales:

a. Con conocimientos adecuados a los fundamentos de la Medicina;

b. Capaces de comprender y aplicar el método científico;

c. Que puedan evaluar la estructura, funciones y comportamiento del hombre, la mujer, el adolescente y el niño en situación de salud o de enfermedad;

d. Capaces de analizar la relación existente entre estado de salud y entorno físico y social;

e. Capaces de emplear instrumentos y prácticas clínicas que le proporcionen la visión integral de la persona atendida y le permitan actuar de manera coherente, armónica y ética para la promoción de salud, prevención de enfermedades, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y recuperación de las patologías más frecuentes en el país.

En otras palabras, formar egresados de calidad, capaces de desempeñarse de manera adecuada, pertinente y ética en todos los niveles y modalidades del sistema de salud del país.

El avance de la carrera Medicina Integral Comunitaria hasta la culminación y graduación inminente de la primera promoción de 8.300 bachilleres, se ha hecho ignorando entre otras cosas :

La Constitución Bolivariana de Venezuela que en su artículo 85 establece que “se coordinará con las universidades las políticas de formación de recurso humano en Salud”, sin embargo se han excluido las Universidades nacionales con mayor experiencia en la formación de profesionales de la salud y en investigación biomédica y se ha preferido a Universidades que en algunos casos no tenían Facultad o Escuelas de Medicina para el momento de inicio de la carrera Medicina Integral Comunitaria ( MIC)

La Ley del ejercicio de la Medicina vigente, que establece en sus Artículos 3 y 4 que para el ejercicio legal de la Medicina es necesaria la obtención del titulo de Médico Cirujano o de Doctor en Ciencias Médicas

El objetivo original de la carrera de graduar médicos integrales comunitarios para realizar principalmente la atención de la comunidades y desarrollar la estrategia de Atención Primaria de Salud en el primer nivel de atención, desvirtuándolo ahora según el anuncio de la Ministro del Poder Popular para la Salud, al incorporarlos a los Hospitales rurales y especializados existentes en el territorio nacional, para su posterior ingreso en 1 año a los postgrados que se ofrecen en el país. ( RNV Octubre 2011)

Las competencias de la OPSU responsable del seguimiento académico administrativo de la carrera Medicina Integral Comunitaria (MIC), según la disposición del CNU ente responsable del otorgamiento de titulo de MIC, para transferir ahora, la gestión de la carrera al Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, (Gaceta Oficial 39.698. 17 de junio de 2011).

Las Declaraciones o comunicados de profesores universitarios, ex autoridades de salud, cuerpos federativos, etc., llamando a la reflexión, en beneficio de la de la Salud de la población venezolana y de la seguridad para el ejercicio profesional de los estudiantes de la carrera Medicina Integral Comunitaria (MIC).

Los derechos que tienen los enfermos de “exigir de los médicos que los asistan y de los demás integrantes del equipo de salud, un elevado grado de competencia profesional” establecidos en el artículo 69 del Código de Deontología Médica

Es por ello, que ante la inminente incorporación de egresados de la carrera Medicina Integral Comunitaria (MIC) a los Hospitales generales y especializados del país para atender la salud de la población, sin pruebas de que hayan recibido y adquirido las competencias, los conocimientos y el entrenamiento clínico y terapéutico suficientes para el ejercicio de la medicina, queremos expresar nuestra preocupación sobre las consecuencias que esta acción tendrá sobre la salud de la población y sobre el futuro de la educación médica venezolana regida hasta ahora por altas exigencias de calidad, rigor científico, solidez académica y compromiso social, evidenciados por el desarrollo sostenido de la medicina nacional y los logros indiscutibles en la investigación biomédica, la generación de conocimientos, el mejoramiento de los indicadores de salud y el control de las enfermedades en la población venezolana.

Caracas, 19 de octubre de 2011

Dra. Yubizaly López
Directora, Presidente del Consejo

Publicado por:
http://www.elperiodiquito.com/article/40479/Escuela-de-Medicina-de-la-UCV-rechaza-vinculacion-con-estudiantes-de-Medicina-Comunitaria-de-la-UBV

El presupuesto de la entrega

Por Veneconomía.com, 25/10/2011

Como se mencionó en el VenEconomía Opina de este lunes, la Ley de Presupuesto todavía es útil para algunas cosas, entre ellas, para conocer la estrategia electoral del Gobierno.

Pero, lo que era difícil de imaginar es que también sirviera como un mecanismo para que el país se enterara que Hugo Chávez y su canciller Nicolás Maduro, habían decidido que Venezuela ya no tenía nada qué buscar en el Esequibo, a pesar de que el país lleva más de medio siglo ejerciendo reclamos sobre la delimitación en esa zona.

Pues resulta que la exposición de motivos del Proyecto de Presupuesto Nacional para 2012, señala textualmente que “el Ejecutivo Nacional enrumba sus planes geopolíticos a la delimitación de las aguas marinas y submarinas en el Océano Atlántico, a través del trazado de las líneas bases rectas Aguarapiche a Punta Playa desde el Delta Amacuro, mediante el establecimiento de negociaciones con la República de Guyana, a través del Despacho del Ministerio del Poder Popular de Relaciones Exteriores, a fin de asegurar la salida al Atlántico desde el Delta del Orinoco, y así lograr una extensión legítima de 200 millas en el mar territorial” (sic).

En pocas palabras, esto revela que el Gobierno de Chávez ha aceptado sin consultar o informar a la población, que Guyana ejerce soberanía total sobre la zona en reclamación en el Esequibo. Incluso, si se aceptara que ésta pudiera ser una decisión racional y que realmente Venezuela nunca ha tenido nada que buscar en el Esequibo, lo que es inaceptable es que esta decisión se hubiese realizado a espaldas del país. Lo legal es que el Gobierno y su Cancillería se hubieran amarrado bien los pantalones para explicarle al país las razones detrás de los acuerdos a los que estaban llegando con el país vecino, y no tratar de pasarlo camuflado vía Ley Presupuestaria.

Igual de grave es que sobre la mesa está aún la solicitud de Guyana a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para que acepte una delimitación de sus áreas marinas y de la Plataforma Continental hasta 350 millas, con lo cual se dejaría a Venezuela fuera de la ecuación, dado que esa propuesta establece a Trinidad y Tobago como país colindante de Guyana.

Esta propuesta “extrañamente” no ha sido protestada por el Gobierno de Chávez, algo muy grave pues ésta es una materia donde callar es otorgar. ¿Será que Chávez y Maduro no sólo le han concedido la soberanía sobre el Esequibo a Guyana sino que también le entregaron la Plataforma Continental que le corresponde a Venezuela?

Publicado por:
http://www.veneconomy.com/site/index.asp?ids=6&sec=2#

Universidad de Carabobo: Cómo encontrar el camino de la violencia a la paz

Por María Isabel Puerta, 25/11/2011

Mis recuerdos iniciales de la Universidad de Carabobo son los de un lugar tranquilo, un campus abierto, con su laguna y rodeado de verde. Transitar por los pasillos de mi Facultad de Ciencias Económicas y Sociales a cualquier hora era para mí un disfrute porque, de todos los lugares en Valencia, donde más segura y protegida me sentía, era allí. Pero eso cambió, lamentablemente para todos.

La universidad, nuestra universidad, es el reflejo del país, es la muestra de ese universo que constituye Venezuela y que por supuesto no está exento de sufrir los problemas sociales que vive la población en general. La progresiva penetración de la violencia comenzó, hasta hacerse parte de nuestra cotidianidad, conviviendo con los que verdaderamente sentimos la academia. Ingenuamente pensábamos que no nos iba a tocar, pero cuando aquella profesora aplazó a un bachiller, la amenazaron y le violentaron su vehículo, entendimos que el asunto estaba escalando en gravedad. Luego le partieron los vidrios a la oficina del profesor y así nos fuimos habituando a esos esporádicos actos de vandalismo, que nos decían mucho de lo que nos estábamos labrando para el futuro.

En las elecciones decanales de 2009 asesinaron a un estudiante en pleno proceso electoral. Escuchamos los lamentos y las consabidas medidas. Se instrumentaron algunas normas de seguridad, sancionadas por los organismos de co-gobierno, y luego de una prolongada suspensión de clases, volvimos a clases, pero no a la normalidad.

Nuestro campus se convirtió en un espacio de impunidad, en donde las normas dejaron de existir. En cualquier pasillo un estudiante es atracado a punta de arma de fuego para quitarle un celular o una computadora. Y no pasa nada. Las normas no se cumplen y no existe ningún temor a represalias. Nuestros vigilantes son los que están desarmados pero los delincuentes ingresan con armas al recinto universitario sin ninguna dificultad. Pero esos delincuentes son producto de la dinámica del poder en nuestra casa de estudio. Es una realidad que ha crecido bajo el amparo de la complicidad y de la omisión de la institucionalidad.

Cuando ocurre un incidente de esta naturaleza le pedimos a las autoridades que coloquen dispositivos para la detección de metales, pero esta es una visión reduccionista del problema porque las causas de la violencia no son las armas, estas son la consecuencia de un mal que tiene raíces más profundas que son las que deben ser erradicadas.

La violencia armada existe en nuestra universidad desde hace ya algún tiempo, en un momento estuvo asociada a la lucha política, pero actualmente es el reflejo de un país desarticulado, en relación a sus valores y expectativas: es un asunto de negocios. La profundización de la violencia en la Universidad de Carabobo deja al descubierto el déficit de institucionalidad que aqueja al país. Cuando el incumplimiento de la norma no acarrea una sanción, los comportamientos se vuelven anárquicos y la institucionalidad pierde legitimidad, la autoridad es cuestionada y la comunidad se siente desprotegida.

Nuestra aspiración como comunidad es que cese la violencia, pero para que esto ocurra es necesario no solamente la reflexión sino el compromiso en la erradicación de las causas de la violencia. Si hay voluntad para ello, desde todos los sectores debemos generar un proceso de rescate de la institucionalidad que garantice la justicia, que castigue la corrupción y que refuerce el cumplimiento de la norma. Para que esto ocurra es impostergable un proceso de negociación para la construcción de un clima de paz en la Universidad de Carabobo. De lo contrario, estos episodios se harán más frecuentes y nos encontraremos perdidos en un clima de anarquía y violencia sin sentido.

Publicado por:
http://sicsemanal.wordpress.com/2011/10/25/universidad-de-carabobo-como-encontrar-el-camino-de-la-violencia-a-la-paz/

Ante la impunidad del funcionario público

Por Ing Carlos Presencia Jurado
Boletín 63 AIPOP

Muchos funcionarios públicos en Venezuela, se consideran hoy en día una casta protegida, que tienen patente de “corzo”, para hacer cuanto se les pueda antojar, creyendo que están libres de responsabilidad, tanto civil, como penal por sus actos en el desempeño de sus cargos, tanto por excesos como por omisión.

Sin la menor duda, cuando el estado de derecho regrese y nos configuremos nuevamente en una democracia real, respetuosa de las leyes y de sus reglamentos, se volverán muchos ojos hacia el funcionario público que haya perjudicado a sus conciudadanos administrados y consumidores, y será investigado, en atención no sólo a la responsabilidad económica, sino también social. Ese funcionario incurso en estas malas actuaciones, deberá sufrir las consecuencias por los daños que haya generado, pues no hay nada peor para una democracia que la impunidad de los agentes públicos. Esto constituye un elemento fundamental para poner freno a la negligencia y arbitrariedad de las autoridades, o de quienes ejercen funciones administrativas públicas.

¿Acaso pretendemos creer que las tremendas pérdidas económicas, traumas generales en la población y otros graves efectos provocados por la negligencia en el mantenimiento de la red eléctrica de Venezuela, es algo que debe quedar impune? Y en estas acciones, todos los ciudadanos tenemos el derecho de resistencia y de actuar contra quienes provocaron estos hechos.

Hay quienes creen que se trata sólo de perseguir o hacer pagar a quienes se han enriquecido corruptamente, pero lo cierto es, que también deberán ser sometidos a la justicia, los daños que se le hayan causado a los particulares o a la colectividad como un todo, por ignorancia, ineptitud, negligencia o complejo.

No es fácil sancionar, ni siquiera civilmente los hechos del pasado y tampoco debemos olvidarnos de los graves hechos del presente. Un delito muy usual y cobarde, es el fácil y permanente “insulto” emitido por un funcionario. Es un hecho ilícito y generador de responsabilidad ante el grave daño moral causado.

Debe advertirse que el lavado de dinero es a veces la exteriorización del enriquecimiento ilícito y la corrupción. A su vez, el lavado de dinero también suscita la jurisdicción extranjera. Todo ello puede importar probables responsabilidades del Estado y juzgamientos en el exterior de sus funcionarios y ex funcionarios. La investigación de estos fenómenos por jurisdicciones extranjeras, puede arrojar mucha luz sobre hechos más cercanos

Los hechos y las omisiones de los funcionarios públicos en el ejercicio de sus funciones, por no cumplir sino de una manera irregular las obligaciones legales que les están impuestas, tendrán su respuesta, en su momento

Publicado por:
http://www.aipop.org/site/modules/mydownloads/singlefile.php?cid=19&lid=164