Archivos del mes: 31 julio 2011

Una mirada al Decreto-Ley de Costos y Precios


Por Carlos Romero M., 19/07/2011

Una rápida mirada al Decreto Ley que regulará precios y costos

1.- ¿Quiénes se ven obligados a cumplir este Decreto-Ley?

El artículo 3 del Decreto señala que será toda persona natural y jurídica de derecho público o privado, nacional o extranjera que con ocasión de su desempeño de sus actividades dentro del territorio nacional, produzcan, importen o comercialicen bienes o presten servicios por lo cual reciban una contraprestación pecuniaria que satisfaga su intercambio.

2.- Objetivo del Decreto Ley de Precios y Costos

El artículo 1 señala que busca establecer regulaciones, mecanismos de administración y control, necesarios para mantener la estabilidad de precios y propiciar el acceso a los bienes y servicios a toda la población en igualdad de condiciones, en el marco de un modelo económico y social que privilegie lso interese de la población y no del capital.

2.- ¿Qué instancias se crean?.

-La superintendencia de Costos y Precios, responsable del Registro Nacional de Precios Bienes y Servicios. La Superintendencia debe en 90 días hábiles dictar reglamento que desarrolle este Decreto Ley

-Sistema automatizado de Administración de Precios en la Web

3.- Se anuncian algunos controles, ejemplos:

-El artículo 4 numeral primero establece expresamente que el Sistema Nacional Integrado de Costos y Precios, tendrá como finalidad, entre otros aspectos, establecer mecanismos de control previo a aquellas empresas cuyas ganancias son excesivas en proporción a las estructuras de costo de los bienes que producen o comercializan, o de los servicios que prestan.

-El artículo 31 numeral 3, dice que la Superintendencia tendrá como competencia dictar normativas necesarias para la implementación del Decreto sobre los mecanismos, metodología, requisitos, condiciones y otros aspectos sobre la determinación de costos y precios justos, así como el control y seguimiento de los mismos.

-Cuando el artículo 21 señala que si algún sujeto regulado en el decreto, deba incorporar nuevos bienes o servicio, en adición a aquellos que hubiera informado previamente a la Superintendencia Nacional de Costos y Precios, deberá seguir el procedimiento establecido en el presente decreto para la determinación del precio justo del bien o servicio, previo a su oferta.

-El mismo artículo 21 sostiene que los precios si desean ser modificados debe enviarse una solicitud a la superintendencia de costos y precios para la evaluación del ajuste según requisitos que exija la superintendencia.

4.- Se permite la inspección y fiscalización sin que haya responsable del establecimiento.

El artículo 54 señala que toda inspección o fiscalización dará inicio mediante instrucción impartida por el funcionario competente, bien de oficio o con fundamento en denuncia que se hubiere realizado.

La ausencia del interesado o sus representantes o, la imposibilidad de efectuar la notificación, no impedirá la ejecución de la inspección o fiscalización ordenada, pero deberá dejarse constancia por escrito de tal circunstancia.

5.- Algunas sanciones previstas son:

– El artículo 45 señala que será sancionado con multa de 15 a 30 salarios mínimos urbanos, más el 100% del monto total de productos comercializados o servicios prestados, quien aumente los precios de un bien o servicio sin la autorización de la Superintendencia Nacional de Costos y Precios en los casos que así se requiera.

-Entre las sanciones están en el artículo 60 el Comiso y la ocupación temporal de los establecimientos o bienes indispensables para el desarrollo de la actividad o para el transporte, o almacenamiento de los bienes comisados, cierre temporal preventivo, y las que sean necesarias para impedir la vulneración de los derechos de los ciudadanos.

6.- El ciudadano puede reclamar por pago en exceso.

El artículo 47 prevé que los usuarios que denuncien, notifiquen y comprueben haber pagado con exceso a los precios establecidos podrán, una vez ejercidas las actuaciones respectivas, exigir al infractor la devolución del monto pagado en exceso y quien es el infractor podría estar incurso en una responsabilidad penal, civil y administrativa.

7.-Los servicios profesionales parecieran entrar en este sistema.

El artículo 44 del decreto señala que si alguno de los sujetos que están regulados por este Decreto-Ley se niegan a registrarse ante el Sistema Nacional de Registro de Precios y Costos y la negación respectiva es reiterada en más de 2 oportunidades, podría ser sancionado con 10 años de inhabilitación en el ejercicio de la profesión.

Luego el artículo 45 establece que hay una sanción de inhabilitación por 10 años del ejercicio de la profesión, si es reiterado la conducta de aumentar el precio del servicio profesional que se presta sin la autorización de la Superintendencia de Costos y Precios

8.-La reunión con los sectores privados es sólo una opción y para oír consideraciones sin vinculación en la decisión, es lo que parece.

Por otro lado cuando leemos el artículo 14 del Decreto podemos entender que no necesariamente el gobierno se reunirá o abrirá esas mesas con los sectores que se someten a este decreto, pues el mismo instrumento señala que es facultativo convocar a la participación al sector privado organizado. Y de convocarlo como dice ese mismo artículo será para exponer sus consideraciones en la definición de los caracteres de las categorías que debe establecer la superintendencia de Costos y Precios.

9.-La Superintendencia puede solicitar que los sujetos de este decreto asuman el costo de imprimir una leyenda.

El artículo 16 nos advierte que los productos, bienes y listas de precios podrían empezar a tener una leyenda que de cuenta si el precio fue modificado, determinado o registrado de conformidad al decreto.

10.-Puede alguien abstenerse a registrarse en el Registro Nacional de Control de Bienes y Servicios.

NO, de hacerlo hay sanciones previstas en el artículo 44: 15 salarios mínimos Si se reincide más de 2 veces en no cumplir con el registro, vuelve a insistir en inhabilitación por 10 años incluyendo el ejercicio de una profesión.

11.-Tiempo para entrar en vigencia.

Establece el Decreto ley un tiempo de 90 días para entrar en vigencia desde el 18 de julio de 2011 cuando aparece publicado en Gaceta Oficial 39715

Publicado por:
http://estado-ley-democracia.blogspot.com/2011/07/una-mirada-al-decreto-ley-de-costos-y.html

24 de Junio, Batalla de Carabobo coronación de las glorias de Páez


Por Carmen Iribarren, 25/06/2011

“¡Ojalá no termine la carrera de mi vida sin ver repetidas en los campos de Cuba las escenas que tuve la gloria de presenciar en las llanuras de mi patria!”

Así escribía en su Autobiografía (1) José Antonio Páez, refiriéndose al encargo que en sus manos había puesto el Libertador Simón Bolívar de comandar una expedición que contribuyera a libertar a Cuba del dominio español hacia 1827.

El 24 de junio de 1821 se libra en Venezuela la Batalla de Carabobo, acción definitiva que nos dio la independencia y que fue planificada por Simón Bolívar, pero que no se habría logrado sin la participación de quien –al menos yo- considero mi Libertador; el General José Antonio Páez, quien con su valentía y su lanza fulminante logró librarnos del yugo español. Muy a pesar de lo que tratan de hacernos ver los ignorantes de la historia, Bolívar reconoció a José Antonio Páez como el héroe de Carabobo ascendiéndolo a General en Jefe en pleno campo de batalla; distinción que ganó peleando y no como lo hacen ahora quienes ostentan ese galardón. Sin Páez no habría existido un Carabobo, sin Páez no habríamos ganado la libertad, esa misma que está en juego ahora gracias a quienes groseramente despotrican de un hombre que peleó y dio su vida para que fuéramos libres, y pretenden imponernos a otros que ni son héroes ni son nuestros, tal es el caso -por ejemplo- del Che Guevara. Sin un Páez no habríamos podido llamarnos orgullosamente venezolanos, incluyendo a aquel que se ha encargado de mancillar el honor de nuestro prócer.

El 24 de junio de 1821 de la mano de José Antonio Páez nació una nación íntegra y unánimemente patriota que se hizo libre y dueña de su territorio, territorio que hoy se ve amenazado por la intervención de foráneos quienes con el apoyo del desgobierno, pretenden apropiarse de la máxima riqueza que tenemos los venezolanos; una inmensa población de niños y juventud a los que no se les está enseñando la verdadera historia de nuestra patria cuando obvian en la educación la grandeza de un José Antonio Páez y simultáneamente escuchan de labios nada más y nada menos que del enemigo interno palabras fuera de lugar en contra de un prócer de la talla de nuestro “Centauro Llanero”. Todos los niños de Venezuela tienen el derecho de conocer la historia de José Antonio Páez y saber que es gracias a él que podemos hoy en día llamarnos orgullosamente venezolanos.

Es triste ver como en Portuguesa, lugar de nacimiento de José Antonio Páez, las máximas autoridades de este Estado (a excepción del alcalde del municipio Páez, Ingeniero Efrén Pérez), no hayan ofrendado ni con actos, ni con palabras o arreglos florales a nuestro catire Páez, quien para información de algunos, solamente en la guerra de independencia fue el protagonista de 47 acciones de las cuales fue vencedor en 43, entre ellas la de Carabobo. También resulta inconcebible que tanto el 6 de mayo, conmemoración de su muerte y el 13 de junio, aniversario de su nacimiento, no haya aparecido en ningún diario regional algún artículo en honor a nuestro prócer, lo cual me lleva a pensar que se prefieren las diversiones frívolas antes que rendir culto a la nacionalidad; que nuestro prócer llanero se está convirtiendo en el héroe olvidado en su propia tierra; o tal vez que no se quiere difundir la memoria de Páez, y esto lo digo porque al menos yo, escribí en ambas fechas y envié mis escritos a los diferentes diarios regionales y nacionales, y paradójicamente solo me fue publicado en los periódicos Quinto Día, Últimas Noticias y Notitarde. Gracias a Dios que la Asociación de Coleadores de Portuguesa reconoce la magna obra de Páez y año tras año celebran el aniversario de su nacimiento con actos muy lucidos entre los que se encuentra la fundamental pieza oratoria que este año le tocó al brillante poeta Yorman Tovar, y una cabalgata en donde se reúnen los caballistas que rinden honor a sus ejecutorias pues si no, Páez pasaría sin pena ni gloria. Gracias a Dios que existe un Wilfredo Bolívar, un Luis Simón Páez, un Iván Colmenares que luchan porque Páez permanezca en la memoria de los venezolanos.

Como portugueseña, no puedo pasar por alto el agradecer a los carabobeños el respeto, amor y admiración que le profesan a nuestro prócer llanero. Sin duda alguna, EN CARABOBO PÁEZ CORONÓ SUS GLORIAS, y finalizo este escrito pidiéndoles a los venezolanos tal y como lo hizo Páez en otra de sus gloriosas batallas “la de las Queseras del Medio” a sus lanceros:

¡VUELVAN CARAS CARAJO!

carmeniribarren@hotmail.com

http://www.notitarde.com/notitarde/plantillas/nota_print.aspx?idArt=1359155&tipo=2

El Presidente exiliado


Por Trino Marquez, 21/07/2011

En el artículo 18 de la Constitución aparece clarísimo: “La ciudad de Caracas es la capital de la República y el asiento del Poder Nacional.

Lo dispuesto en este artículo no impide el ejercicio del Poder Nacional en otros lugares de la República”. El Poder Nacional, y el Presidente es la figura más importante de ese poder, sólo puede ejercerse dentro de los límites de la República, y no fuera de ella. ¿Hay espacio para la interpretación? ¿Cuándo te digo ¡No!, qué es lo que quiero decirte, me reñía mi madre?

Haber nombrado al Vicepresidente y al Ministro de Planificación Finanzas como sus amanuenses, no resuelve el problema constitucional creado por la ausencia del presidente Chávez debido a su exilio voluntario en Cuba. El tratamiento del cáncer en La Habana ejemplifica un caso típico de “falta temporal”, según lo señala el artículo 234. No se trata de de un viaje de Chávez por el globo terráqueo para firmar acuerdos con otros países, ni para buscar inversionistas extranjeros, sino para aplicarse un tratamiento de quimioterapia altamente agresivo, que disminuirá seriamente sus condiciones físicas y mentales.

El Presidente durante los próximos meses estará en condiciones de capitis diminutio. En estas circunstancias debería ser relevado por el Vicepresidente, de las numerosas obligaciones y competencias que le otorga el artículo 236 de la Carta Magna, pues simplemente no podrá satisfacerlas. Entre esas facultades se encuentran las de Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional y dirigir las relaciones exteriores de la República. ¿Cómo puede ocuparse de estos compromisos, además de Administrar la Hacienda Pública Nacional, si su salud está minada por un cáncer?

El presidente Hugo Chávez les entregó la soberanía nacional a los hermanos Castro, quienes administran hasta la información que los venezolanos conocemos. Esa dupla ha sustituido a las autoridades nacionales y deciden qué se hace y qué no. Este grado de enajenación al que se ha llegado sorprende porque en Venezuela estamos en plena celebración de los 200 años de la firma del Acta de la Independencia. Los sucesos que se iniciaron el 11 de abril de 1810 y culminaron el 5 de julio de 1811, se desencadenaron por la condición de rehén en que se encontraba el rey Fernando VII, a manos de José Bonaparte. Hugo Chávez, para darle más brillo a la conmemoración independentistas, decidió convertirse en prisionero de Fidel y Raúl Castro. Extraña manera de celebrar tan magna fecha, ¿verdad?

Las razones para no declarar la “falta temporal” prevista en la Carta Fundamental y optar por darle un permiso indefinido, fórmula que no existe en la Constitución, responde a varias razones. Chávez construyó un régimen personalista y autocrático que no admite sustitutos, ni delegaciones importantes. El régimen es un edificio que se apoya en una sola columna, de allí su enorme fragilidad. El PSUV no es un partido político en el sentido en que lo fueron AD y, un poco menos, COPEI. Estas fueron estructuras nacionales con una buena dosis de leninismo, capaces de sobrevivir e, incluso, oponerse, a sus dirigentes fundamentales. Raúl Leoni resultó el abanderado de AD en 1963 a pesar de las resistencias ostensibles de Rómulo Betancourt, para ese momento Presidente de la República. ¿Alguien puede imaginarse que, en el caso de que Chávez no pueda concurrir a los comicios de 2012, el candidato del PSUV no sea escogido e impuesto por el caudillo?

Este es un régimen frágil. El socialismo del siglo XXI nunca se ha consolidado en los militantes, ni en las bases del chavismo. Solo existe en la cabeza de Hugo Chávez y unos cuantos radicales que lo acompañan en semejante disparate. El entorno militar y civil que han utilizado la bonanza petrolera para enriquecerse de forma obscena no cree en anacronismos ideológicos. Le interesan más los negocios y el billete que el Manifiesto Comunista. A este grupo lo cohesiona y lo limita en sus ambiciones Chávez, nadie más.

Los acuerdos y la lealtad ciega a los Castro tampoco es asunto que le preocupe a la boliburguesía con poderosos tentáculos políticos. Las relaciones únicamente le quitan el sueño a Chávez y, parece que también, a Jaua. Por esto los Castro habrán autorizado que lo designaran el escribiente oficial del mandatario exiliado.

Queda claro, entonces, que la renuncia a la soberanía por parte de Chávez y su entrega a Fidel y a Raúl, responde a la necesidad de preservar los intereses cubanos en Venezuela, en medio de la inseguridad e incertidumbre que provoca la sucesión del caudillo criollo.

@tmarquezc

Publicado por:
http://www.cedice.org.ve/detalle.asp?ID=5001

Si usted creía que había escasez, no ha visto nada: prepárese para los efectos de la Ley de Costos y Precios Justos

Por VenePirámides, 23/07/2011

La Ley de Costos y Precios Justos publicada en Gaceta Oficial 39.717 da potestad al Gobierno de controlar la producción, importación y comercialización de todos los productos y servicios que considere prioritarios para garantizar el buen vivir de la población.

La lista de bienes y servicios que estarán sometidos a este sistema de control de precios y costos lo determinará la nueva Superintendencia Nacional del área en función del carácter estratégico y en beneficio de los ciudadanos, según el artículo 13 de esa ley.

Indica el texto que el nuevo Sistema Nacional Integrado de Costos y Precios establecerá los mecanismos de control previo a aquellas empresas cuyas ganancias son excesivas en proporción a las estructuras de costos de los bienes que producen y comercializan o servicios que presten. Mediante este mecanismo el Gobierno también identificará a los agentes económicos que fijen precios excesivos y establecerá criterios justos de intercambio.

La ley señala que se abarcarán rubros que ya tienen precios regulados y otros que consideren estratégicos. En este caso fijarán nuevos precios justos y bandas de precios máximos de venta al público. A través de la superintendencia el Ejecutivo formulará criterios para la utilización de métodos de gastos, de utilidades, de las capacidades instaladas y depuración de costos de las empresas, según el numeral 10 del artículo 31.

Queda prohibido que empresas o sectores considerados estratégicos fijen libremente precios y costos de los productos o servicios que ofrecen en el mercado. La ley advierte que aquellas empresas que aumenten los precios sin autorización de la Superintendencia Nacional del área serán sancionadas con multas de entre 15 y 30 salarios mínimos (21.112,05 bolívares y 42.224,1 bolívares, respectivamente). Además, se les cobrará 100% del monto total de los productos comercializados o los servicios que presten.

Las empresas están obligadas a informar y solicitar permiso al Gobierno cuando modifiquen costos de producción o precios. También se determinará que los productos exhiban etiquetas indicativas de que el monto fue calculado según el nuevo sistema.

Si el Gobierno fija precios y costos que las empresas consideran contrarios para su operatividad podrán solicitar una evaluación a la superintendencia, que sólo ocurrirá cuando los productos desaparezcan de los anaqueles.

El artículo 46 de la Ley de Costos y Precios establece que serán sancionados con 10 y hasta 50 salarios mínimos (14.074,7 bolívares y 70.373 bolívares) a quienes vendan bienes o presten servicios con precios superiores a los que haya autorizado la superintendencia.

Se establece la ocupación temporal de las empresas, el decomiso de mercancía y el cierre temporal del negocio incluyendo la obligación de que el patrono pague a los empleados los salarios por los días en que hayan sido clausurados.

El Observatorio Económico del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico advirtió que la Ley de Costos y Precios Justos interfiere en las competencias del BCV de mantener la estabilidad de los precios y crea otro cerco contra el derecho de propiedad.

Alicia Sepúlveda, coordinadora del observatorio afirma que con el Sistema Nacional Integrado que identificará agentes económicos que fijen precios excesivos, el Estado se convertirá en un Estado Policial y el principio constitucional de presunción de inocencia quedará derogado. “Se crea un nuevo ente burocrático para controlar la cadena de producción, comercialización y distribución de cualquier tipo de bien o servicio”.

Cedice cuestiona que se pretendan fijar los precios y estandarizar las estructuras de costos pues cada rubro y actividad tiene particularidades.

“Los precios son el resultado de una compleja interacción entre la oferta y la demanda”, agregó al denunciar que la ley condiciona la protección de la propiedad privada y pretende eliminar la libre iniciativa.

Carlos Fernández, presidente de Consecomercio, aseveró que esta ley no contribuirá a bajar la inflación, como tampoco lo hizo el Gobierno de Jaime Lusinchi con Conacopresa.

“La inflación llegó en esa oportunidad a 40%”. Para lograr bajar los precios es necesario estimular la producción local y aumentar la oferta. “En lugar de contener palabras como facilitar, impulsar e incentivar, la ley esta llena de términos como multas, sanciones, inhabilitaciones y clausuras. Así no se reactivará la economía”, según reportó el diario El Nacional.

Publicado por:
http://venepiramides.blogspot.com/2011/07/si-usted-creia-que-habia-escasez-no-ha.html

Identidad Nacional


Por Juan Noguera, 17/07/2011

“La fortaleza de una Nación
radica en su identidad”

Simón Bolívar

Este tema me ha venido dando vueltas en la consciencia desde hace algunos meses –es preocupante que solo sean meses-. Me pregunto cómo somos los venezolanos en este ámbito y cómo nos afecta (socialmente) el estado actual de nuestra identidad. Este cuestionamiento surge inevitablemente al convencerme diariamente de que este factor define los estadios del desarrollo de las sociedades.

Cuando le pregunto a la gente qué piensa de nuestra cultura obtengo respuestas deprimentes, consoladoras, orgullosas; varias de ellas ubicadas en un antes y un ahora, como si se tratase de una sociedad que hoy es distinta. Respuestas como “hoy la cultura no existe”, “nuestra cultura es muy pobre”, “es que antes sí habían artistas buenos”, “estoy orgulloso de nuestro legado cultural, aunque hoy esté olvidado”. Son palabras que llevan muchos sentimientos encontrados, distintos al odio o al desprecio, por suerte. Es más como un conjunto de apatía, ignorancia y nostalgia. Estamos invadidos de eso.

A veces duele, pero también es interesante que el problema cultural que existe en nosotros no sea un desarraigo de la identidad nacional, sino un debilitamiento. Hay un matiz muy profundo de causas y consecuencias que nos amarra nerviosamente al sentir nacional, intermitente, confundido. Es como un árbol que ha venido cayendo lentamente, sin ser visto, tiene varias raíces fuera de la tierra, pero aún tiene otras que lo sostienen pacientes, suspendido en el abismo.

La frase de Bolívar que cité al principio la tomé del pasaporte nuevo, y sinceramente creo que esa frase no debe ir ahí, estoy seguro de que Simón no se refería a ese tipo de identidad. Quizás esto nos asome una pista del problema.

Hoy puedo afirmar, por experiencias recientes, que aquí sí hay mucha riqueza cultural, tan extensa como magnifica que conmueve, que no está destruida, pero sí probablemente muy olvidada. Actualmente estamos posicionándonos entre los mejores en la música clásica y con ella como instrumento somos pioneros de un sueño de todos los tiempos –un mundo mejor–. Nuestros lugares históricos y nuestras costumbres siguen esperando por nosotros, unos cayéndose, otras recuperándose. Todos esperanzados y con los crespos hechos.

Por otro lado, vale mencionar que hay un desinterés bárbaro y un decaimiento garrafal en nuestra educación –en varios colegios, universidades y, peor aún, en las familias– para con el tema cultural. Anulando la identidad nacional de los jóvenes. Pero, ¿dónde podemos poner la línea que separa la buena educación y la decadente? ¿El interés y el desinterés? Y me atrevo a decir más, ¿El amor y el desencanto?

Mi punto de vista es muy romántico, pero hace que surja un problema hipotético que vale la pena analizar: Los sentimientos. Pero el problema de los sentimientos (menospreciados) es quizás causado por otro personaje, imagen de este siglo: El consumismo. Y es que estos dos tienen una relación muy delicada. No pretendo adjudicar la culpa a una u otra cosa. Los venezolanos tenemos demasiados matices en nuestra conducta y aquello nos llevaría seguramente a una respuesta equivocada.

En fin, seamos sensatos (seamos sensatos), a quiénes debemos juzgar es a nosotros mismos. Los responsables de nuestra realidad somos solo nosotros, los venezolanos de hoy, que también fuimos los de ayer. Si esto es cierto, también es cierto lo que dice Simón.

No es necesario investigar mucho para reconocer que nuestra identidad (no la del pasaporte o la cedula) es deficiente, y por ello somos una nación fracturada, debilitada, en cama. Somos como el adicto, a quien aún le cuesta entender que está intoxicado por sus decisiones y que ellas también lo pueden salvar. Pero en su consciencia se esculpe (a los golpes) ese entendimiento.

Yo amo esta nación, nuestro país, nuestra gente, nuestra cultura. Quizás estamos yendo en contra de lo que somos y estamos perdidos en el universo de culturas que nuestro mestizaje dejó. Quizás somos conductores rebeldes, habladores de “todo”, echadores de “broma”, minutos llaneros, hartadores de cerveza, eruditos de la arepa y del jugo de papelón. Somos únicos. Hay que defender lo que somos, yo creo que somos geniales. Pero probablemente tenemos baja autoestima colectiva. Quizás si dejáramos de querer ser desarrollados al estilo norteamericano o europeo, llegaríamos a ser más venezolanos. Por ahí podríamos retomar el camino al lugar que todos imaginamos.

Publicado por:
http://www.guayoyoenletras.net/?p=13081

La inseguridad: algunas verdades


Ramón Guillermo Aveledo, 23/07/2011

La principal querella del gobierno es con la verdad. Su forma de rebelarse ante ella es intentar ignorarla. Su manera de enfrentarla es evitar que la sepamos. Por una curiosa superstición, cree que disfrazándola, posponiéndola o, redondamente, mintiendo, va a lograr que los problemas que ella evidencia se resuelvan. O a lo mejor eso también es mentira y solamente finge creer tal tontería. ¿Qué tiene de revolucionario el engaño?

Y a los que más busca engañar el gobierno es a sus propios partidarios. A quienes de buena fe han creído en el proceso y su líder. La enfermedad presidencial ha sido un ejemplo. ¿No era preferible decir la verdad, que se ha ido sabiendo por entregas, a causar tanta incertidumbre?

La inseguridad es un gravísimo problema de Venezuela. Un problema que tiene solución, pero que para encontrarla, aplicarla y lograr solucionarlo, hay que saber lo que pasa. El gobierno prefiere esconderse en diversas formas de mentira, en lugar de asumir la verdad. Sin embargo, la gente sí que no se engaña. Encuesta del IVAD de 2011 dice que la inseguridad es el principal problema del país para el 86% de los venezolanos y 74% de nosotros piensa que las políticas gubernamentales para combatirla han sido “poco” o “nada acertadas”.

Las informaciones oficiales se esconden y se disfrazan, pero el Informe auspiciado por el BID, FLACSO y LAPOP está lleno de datos que necesitamos para afrontar la tarea de superar esa realidad inaceptable. En 2010 fueron asesinadas 17.600 personas, acumulándose más de ciento treinta mil muertes por la violencia en diez años. Sacando la cuenta en proporción a la población, en ningún país sudamericano hay tantos homicidios como en el nuestro. Para 2008, alcanzaban 52 por cada cien mil habitantes. Después vienen Colombia con 33, Brasil con 25, Paraguay con 16, Ecuador con 14, Bolivia con 12.1, Perú con 10.4, Uruguay 5.8, Argentina 5.3 y Chile 1.5. Para ponerlo en perspectiva, La tasa de homicidios en América del Norte era a la misma fecha 5.6 por cada cien mil personas, la caribeña 16.3 y la global latinoamericana 19.9. Lo que significa que aquí se mata el triple de personas que en el promedio de la región, que incluye países con graves problemas de violencia, como México, Honduras o El Salvador, y la vecina Colombia con su complejo conflicto.

Si tomamos nada más el dato de Caracas, la capital del país, la tasa de homicidios será de 74.8. Compárela con la de Nueva York, clásico escenario de series policiales, que es 5.5. Y ahí tenemos una pista de que sí se puede resolver el problema. La llamada “Gran Manzana” era una ciudad conocida por su criminalidad, y miren cómo han logrado dominar el problema.

En mi más reciente columna dominical les di algunas informaciones del drama penitenciario. Pero este cuadro no estaría completo sin unos trazos para comprender la crisis de impunidad. La casi totalidad de los delitos que se cometen en Venezuela no son castigados. 97.06% es el porcentaje de impunidad general, 87% en homicidios y 87.45% en violaciones a los derechos humanos. Cifras de 2008 y 2009. En cuanto a abusos policiales, en 2010, solo el 2.91% de los casos fue llevado ante un tribunal.

La “explicación” gubernamental es que los jueces lo sueltan, pero la verdad es que las acusaciones son mínimas con relación a los delitos tramitados, que son apenas una parte de los efectivamente cometidos, porque mucha víctima no se molesta en ir a la autoridad, porque no cree que se hará algo.

En la Mesa de la Unidad no solo actuamos ya, con proyectos de ley de nuestros diputados y medidas de nuestros gobernadores y alcaldes, que si el gobierno nacional coordinara con ellos las cosas no serían como son. También hemos reunido a un equipo de los mejores expertos del país: jefes policiales, penalistas, sociólogos, criminólogos, penitenciaristas, ex jueces y ex fiscales, en una comisión de alto nivel para preparar lo que, sin pérdida de tiempo, deberá hacer el gobierno de la Unidad.

Lo primero es asumir la verdad. Por ahí se empieza

Publicado por:
http://grupolacolina.blogspot.com/2011/07/la-inseguridad-algunas-verdades-ramon.html

Una pastilla muy sencilla de nuestra economía


Por Ing. Carlos Presencia Jurado
Boletín 49 AIPOP

El reciente Foro sobre “La Economía para el Siglo XXI”, fue muy propicio para que AIPOP, diera a conocer públicamente, cifras y datos bien interesantes sobre la economía venezolana y que todos debemos conocer bien. Hoy estamos publicando estos trabajos en nuestra página WEB y están disponibles para todos, porque esa es nuestra función: Ayudar a todos, en la búsqueda de soluciones para mejorar nuestra calidad de vida.

Seremos muy puntuales y utilizaremos lenguaje coloquial que nos facilitará entender que nos está pasando y cuál es el futuro que nos espera, si no corregimos ya.

Nuestro país ya no produce como antes enormes ingresos por los productos de la siderúrgica, ni por la pesca del atún, ni por la exportación de prácticamente nada. Producimos sólo dos cosas fundamentales: Petróleo con sus derivados, que se lo extraemos al interior de nuestra tierra, y también producimos dinero de los impuestos, que se les arrebata a nuestro pueblo productor y trabajador que no tiene forma de evadirlo.

Venezuela como uno de los principales países productores de petróleo, obtiene con facilidad dinero prestado, de quienes prefieren, más que acumular dinero, tener en su poder parte del petróleo que aun está en nuestras entrañas sin explotar, Lo hacen como inversión y para garantizarse energía futura. Venezuela por el contrario, se endeuda y no aprovecha esta bonanza en los precios, como hacen otros países productores, que buscan sanear y cancelar las deudas externas e internas, liberando a su nación de costosos intereses y a las futuras generaciones de tener que pagarlas irremediablemente. Las cifras de las deudas en que ha incurrido Venezuela en los últimos años, son escandalosas y se está iniciando una nueva decisión de endeudarse más.

Tratemos de explicarlo bien sencillo:
Hoy, concluido el primer trimestre del 2011, el propio Banco Central de Venezuela nos informa que se ha reiniciado una carrera para conseguir dinero prestado en el exterior, porque el gobierno requiere mucho circulante para estos dos años: tanto el 2011, como especialmente el 2012, año electoral. La deuda en divisas extranjeras alcanza, sin incluir los 24.000 MM de $ que se le acaban de firmar a China, la astronómica cifra de 77.495 Millones de $, que todos los venezolanos, ahora, deberemos pagar en los próximos años.

Pero, para mayor gravedad, como al finalizar 2010, la deuda interna en bolívares llegaba al equivalente de 35.000 MM de $, entonces se disfrazó, devaluando el dólar de 2,60 a 4,30 y sucedió como en un acto de magia, se redujo la deuda interna, pues al dividirla por los nuevos valores de los distintos dólares inventados, los bolívares eran menos $.

Ambas deudas sumadas, pasan con creces de los 130.000 MILLONES DE DOLARES.

A la fecha de hoy, ya lo que entra por impuestos no alcanza para pagar los intereses de lo que debemos afuera y adentro. Debe detenerse esta orgía monetaria de préstamos y deudas que comprometen nuestro futuro.

Contacto: cpresen@aipop.com.vehttp://www.aipop.org.ve PRESIDENTE

Publicado por:
http://www.aipop.org/site/modules/mydownloads/singlefile.php?cid=19&lid=139

Votantes en el exterior


Por Rafael Díaz Casanova, 22/07/2011

Para nosotros, el mayor pecado, el mayor accidente de cuantos nos ha inferido el régimen que nos acogota y destruye el país, es el de la emigración de casi un millón de venezolanos que se han ido durante los últimos doce años a ordenar y desarrollar sus vidas en otras latitudes.

Ya, en septiembre del año pasado y como consecuencia de las consultas que se realizaron a las páginas electrónicas de EL UNIVERSAL donde se recogieron los resultados de las votaciones legislativas, inferimos y así lo publicamos, que para aquel momento se encontraban residiendo fuera de Venezuela, alrededor de UN MILLÓN de venezolanos, jóvenes, pacíficos, emprendedores, muy bien instruidos que han concluido que su país no les brinda las condiciones de calidad de vida y futuro necesarias para la construcción y desarrollo de sus familias. Casi un diez por ciento de ese contingente humano lo produjo el presidente con el pitico que despidió de PDVSA alrededor de veinte mil trabajadores de lo más selecto de la nómina técnica y profesional. La gran mayoría emigró con todas sus familias.

Todos esos venezolanos mantienen todos sus derechos. Entre ellos el de participar y emitir su opinión en las elecciones que se realicen en el país.

Todos sabemos que en las pérfidas ollas del infierno que se denomina Consejo Nacional Electoral, donde todo menos la imparcialidad sucede, se están cocinando las “disposiciones” que le darán al régimen las ventajas necesarias para intentar el triunfo en las elecciones presidenciales de 2012. Ya escuchamos y leímos que se le exigirá a los venezolanos que aspiran votar en el exterior, que sean residentes registrados y legales. Eso atenta contra los derechos de aquellos venezolanos que no han completado sus trámites de residencia o que por destinos de la vida están en condiciones de “ilegales” en el país de residencia. No vamos a argumentar sobre esa relación con el país correspondiente, pero ello no puede afectar sus derechos como venezolanos.

Sabe Dios y las conciencias de los rectores del CNE cuales otras artimañas están “estudiando”.

Ahora bien, todos los venezolanos que residen en el exterior TIENEN que dar los pasos necesarios, cumplir con los trámites y exigir que las autoridades consulares le pongan a su disposición los mecanismos necesarios para legalizar sus derechos y transformarlos en votos activos en las elecciones presidenciales.

Los derechos, que deberían ser respetados por las autoridades, lamentablemente, hace falta exigirlos y denunciar las violaciones que se intenten y se detecten.

Estamos viviendo tiempos terribles, donde las instituciones nacionales están desvirtuadas. La defensa de los derechos de los ciudadanos es una utopía y quienes tienen esa responsabilidad, solo están pendientes de complacer los deseos del dictador.

Sirvan estas líneas como advertencia para las autoridades del CNE y los funcionarios consulares; y como estímulo para que todos los venezolanos que aprecien su país se ocupen, desde ya, en la labor de exigir la protección y el cumplimiento de sus derechos, que son inalienables.

rafael862@yahoo.com

Twitter: @rafael862

Publicado por:
http://www.opinionynoticias.com/opinionpolitica/8922-votantes-en-el-exterior

Más oportunidades, menos armas


Por Carlos Miguélez Monroy

Han caído las dictaduras militares y las injerencias extranjeras que desangraron a muchos países de América Latina en décadas pasadas. La democracia formal es moneda común de la región, donde cada vez tienen menos sentido los furores patrioteros que antes enfrentaban a sus pueblos. Por eso llama la atención el incremento del gasto militar en la región, que se desprende del último informe del Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI).

El actual protagonismo geopolítico de Brasil y la existencia de grupos como las FARC, Sendero Luminoso, o incluso el recrudecimiento de la violencia en manos de los cárteles de la droga en México, no justifican el incremento del gasto militar en América Latina. Ni tampoco lo hacen los efectos limitados que ha tenido la crisis económica en la región, a diferencia de lo que ocurre en Europa y Estados Unidos.

La coexistencia de millones de personas que padecen hambre con semejantes gastos militares entraña una obsesión con la seguridad a cualquier precio, en lugar de la búsqueda de un ambiente general de paz a partir del bienestar ciudadano. Esto no puede ocurrir en países donde la mitad de la población vive en pobreza extrema; donde la desnutrición les impide a los adultos del futuro desarrollar su capacidad de aprendizaje, donde las familias no tienen acceso a agua potable ni cubiertas sus necesidades sanitarias básicas; donde la corrupción retroalimenta niveles de recaudación fiscal tan bajos que impiden la creación y mantenimiento de servicios públicos para una vida digna; donde no está garantizada la educación pública, obligatoria y gratuita hasta los 16 años. Millones de jóvenes sin perspectivas se convierten en carne de cañón de bandas criminales y de grupos armados que luego atestan las mejores escuelas de crimen: las cárceles. Desde ahí se controla gran parte de la actividad criminal en países como México.

De las dictaduras militares y los gobiernos autoritarios se pasó, en pocos años, a la dictadura de los mercados, facilitada por las políticas neoliberales que impulsaron los gobiernos durante los años de represión, con las directrices del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional. Se habla del milagro económico chileno, de crecimientos económicos sostenidos como el de Perú en los últimos años, de México como futura potencia mundial, del éxito colombiano en su lucha contra el narcotráfico y las FARC.

Sin embargo, para hablar de bienestar no basta con dividir la riqueza que genera un país entre el número de habitantes. Se trata de ver el peso de las clases medias en la vida política, económica y cultural del país y el nivel de educación general de la población. La minimización de la brecha económica y social entre los que más tienen y los más empobrecidos constituye un indicador del bienestar que fomenta la paz.

Esto no implica adoptar una actitud buenista y negar la amenaza que suponen para los Estados distintos grupos armados como los cárteles de la droga en México o las bandas armadas en lasfavelas de Brasil. Pero mientras se invierte en el entrenamiento y en el equipamiento de fuerzas de seguridad para que protejan a la población civil y garanticen el orden, no se puede descuidar la dimensión social del gasto público. Así lo ha hecho Brasil, que ha anunciado recortes en gastos de defensa para destinarlos a gasto social.

Aunque Oriente Medio y el terrorismo acaparan la agenda de Estados Unidos desde los atentados del 11-S, el gasto en armamento de la primera potencia puede haber repercutido en el rearme de Latinoamérica. Las bandas del crimen organizado en México consiguen gran parte de sus arsenales del otro lado de la frontera.

La industria militar privada que potenciaron los halcones norteamericanos durante las invasiones de Irak y de Afganistán ha encontrado nuevos nichos de mercado en América Latina. La presencia de Blackwater en Colombia y de DynCorp en otros países, en el marco de iniciativas como el Plan Colombia y el Plan Mérida, alimentan ese negocio en climas de violencia.

América Latina aún tiene la oportunidad de convertir sus democracias formales en democracias participativas y de distribuir el incremento sostenido de su riqueza de una forma más equitativa para fomentar un auténtico clima de paz y bienestar.

ccs@solidarios.org.es

Publicado por:
http://www.informe.net.ve/noticia.php?pos=2839

Emergencia Nacional


Por Luis Ugalde s.j., 21/07/2011

La enfermedad del Presidente puso en evidencia la grave enfermedad nacional. La salud de las personas la encomendamos a los médicos, y la acompañamos con buenos deseos y oraciones. La salud de la nación exige un cambio profundo en el gobierno, en la oposición y en la nación entera, para salir con bien.

Las emergencias se producen con la irrupción de hechos inesperados. Venezuela ha sido sorprendida por un terremoto político de grandes dimensiones, que ha puesto en evidencia las deformaciones, la política anticonstitucional y la ruina de aspectos vitales del país.

El terrible terremoto del Japón prendió la alarma sobre las plantas de energía atómica, peligro ya conocido pero asumido de forma despreocupada. ¿Quién no sabía que en Haití reinaba la miseria? Pero el terremoto dejó al desnudo el desgobierno, la ineficacia nacional e internacional, la pobreza y el abandono de la población. El terremoto no depende de nosotros, pero el reconocimiento de las fallas y la reconstrucción sí.

En el Bicentenario de la fundación de la República de Venezuela el padecimiento del Presidente pone en evidencia que el país está profundamente enfermo y la democracia en agonía. Hay hechos muy graves e inocultables: las empresas de Guayana en ruinas y la oscuridad del servicio eléctrico que se prolongará, a pesar de las mentiras y medias verdades. La agricultura ”endógena” llevada adelante por funcionarios inexpertos e improductivos y por el negocio gobiernero de las importaciones, aunque se pudran millones de toneladas de comida. El inmenso endeudamiento público que hipoteca al país en tiempo de elevados precios petroleros, repitiendo de forma exagerada el trágico endeudamiento de los años setenta cuando se triplicó el precio del barril.

De tanto predicar la revolución y buscar el liderazgo internacional durante más de una década, se abandonó la gestión cotidiana en manos de partidistas incompetentes leales. ¿Resultado?: el abandono de la infraestructura lleva el deterioro a niveles que luego exigen una millonada y tiempo para la recuperación. Así están las carreteras y los hospitales. Con inflación cercana al 30% anual y tres o cuatro años de desactualización en los salarios públicos, se baja a niveles de miseria y abandono, como ocurre con el empobrecimiento de los sueldos y salarios universitarios o los de las enfermeras y médicos. El infierno de El Rodeo, controlado por delincuentes internos y la complicidad de externos y guardianes, muestra que la vida hoy no vale nada y que la violencia y la muerte se han vuelto cotidianas en todos los ámbitos del país.

La celebración meramente partidista y militarista del Bicentenario con un Presidente que sólo habló para retener a los suyos, con militares gritando exclusivas consignas socialistas, deja en evidencia la violación de la Constitución. Queda también en evidencia la descarada dependencia cubana en el tratamiento, gobierno y comunicación del Presidente enfermo, y el ciego empeño estatista y totalitario de esta “revolución” sin rumbo. El terremoto de la salud presidencia deja en evidencia la enfermedad nacional.

No es tiempo de nerviosismos ni de aventuras, sino de despertar de las rutinas, con serena gravedad y firmeza para salvar la República por el cauce democrático establecido en la Constitución. Gobierno y oposición tienen que elevar su talla. Del Presidente enfermo se exigen al menos un par de gestos democráticos como la libertad de los presos políticos y exiliados, y transparencia y menos descaro partidista en el proceso electoral.

Los obispos tienen razón cuando en reciente documento nos dicen que el Bicentenario en estas circunstancias es un motivo para el cambio. La cortedad del espacio apenas nos permite invitar a la lectura y consideración de cinco cambios que proponen para salir de la enfermedad de Venezuela:

1-Recuperar el respeto y la promoción de la inviolable dignidad de la persona humana y de todos sus derechos.

2- Valorar la cultura del trabajo y de la colaboración solidaria en la producción y gestión de la riqueza.

3- Revalorizar la ciudadanía y responsabilidad social por la comunidad.

4- Ser discípulos de la verdad, el bien y la gratuidad en el reconocimiento de los otros.

5- Trabajar por la reconciliación del país, asumiendo como venezolanos y cristianos estos urgentes desafíos.

Es con cado uno.

Publicado por:
http://www.observatorio-arendt.org/wp/?p=1597