Publicaciones de la categoría: derechos humanos

Hoy decidí sellar mi boca para abrir la de miles


Editorial Red de Encuentro Ciudadano, Boletín Año 1, Número 2

Con esta frase lapidaria el estudiante Willca Fernández dejaba claro, frente a Tirios y Troyanos, su compromiso con la lucha que él, junto con medio centenar de jóvenes, emprendieron para exigir al gobierno nacional recursos para las universidades nacionales e igualdad de trato con los estudiantes de las Universidades bajo el control del Ejecutivo.

El éxito obtenido por Willca y sus compañeros, después de mantener por más de un mes una huelga de hambre frente a la sede del PNUD en Caracas, al igual que ocurrió antes con la huelga de hambre realizada antes por el movimiento JAVU frente a la sede la OEA, exigiendo la liberación de los presos políticos, es una demostración más de cómo, frente a una posición seria, valiente, decidida, comprometida y trasparente, se puede frenar el atropello y abuso, e incluso, revertir medidas impuestas por un gobierno de corte autoritario.

Estos no han sido los únicos casos donde los estudiantes han parado las tropelías del gobierno, recordemos que el referendo del 2007 para la modificación a la Constitución se ganó en buena parte gracias a la comprometida participación de los estudiantes, y más recientemente, el proyecto de reforma de la Ley Orgánica de Educación Superior fue desestimado por el mismo Presidente gracias a la gran presión ejercida por los estudiantes.

Y es que los estudiantes históricamente, en nuestro país y a nivel mundial, han sido los grandes impulsores de los cambios, para muestra basta observar lo que actualmente ocurre en el mundo musulmán, desde Africa del Norte hasta el Medio Oriente, inmerso en una serie de cambios en post de mayores libertades, e invariablemente, los movimientos han sido promovidos y avivados por los jóvenes estudiantes.

En este momento histórico que atraviesa Venezuela, la juventud se alza una vez más como una de las principales fuerzas para el rescate de la democracia, ellos son garantía para la sociedad civil y los partidos políticos democráticos de que los triunfos que obtengan las fuerzas democráticas no sean arrebatados por el régimen o negociados por aquellos que solo velan por sus intereses mezquinos.

Desde la Red de Encuentro Ciudadano hacemos votos por el éxito de los estudiantes en sus luchas, que también son nuestras luchas, y porque se sumen activamente de cara a las elecciones Presidenciales del 2012.

Para ver el Boletín en versión pdf, pulsa aqui ==> https://docs.google.com/boletinrecano1numero2

Carta entregada hoy por Venezuela Libre al Embajador de España en Venezuela

Ciudadano
José Luis Rodríguez Zapatero
Presidente del Gobierno del Reino de España
Embajada de España en Venezuela
En sus manos.

Estimado señor Rodríguez Zapatero:

Las Organizaciones No Gubernamentales que suscribimos, afiliadas a la plataforma VENEZUELA LIBRE, Alianza por la Democracia, nos dirigimos muy respetuosamente a usted para expresarle algunas consideraciones con motivo de la visita que hará a su país el Presidente de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías.

Respetamos y entendemos el derecho de todos los Estados a mantener relaciones diplomáticas con otros Estados, al margen del tipo de Gobierno que éstos tengan y tomando en consideración los intereses económicos, políticos, culturales o de cualquier orden de cada país. Pero al mismo tiempo conocemos la importancia del respeto a las normas de convivencia democrática, en función de los convenios internacionales sobre principios fundamentales reconocidos desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El gobernante que usted recibirá en su país fue electo democráticamente por nuestro pueblo en 1998, hace ya 10 años, pero está violando sistemática y gravemente los principios constitucionales que animan la esencia de nuestra convivencia ciudadana. Por mencionar algunos hechos, acaba de ejecutar hace pocas semanas el cierre simultáneo de 32 radioemisoras y 2 televisoras, está amenazando públicamente con cerrar próximamente otras 29 radioemisoras y el canal de noticias Globovisión, sin contar el cierre efectuado hace más de 2 años de Radio Caracas Televisión. ¿Haría usted o le dejarían hacer algo así en España, sea cuales fueren las circunstancias?

En la gira que dicho mandatario está realizando, ha incluido visitas a gobernantes que están violando claramente los derechos humanos, jactándose públicamente de ofrecerles su apoyo, irrespetando con ello las decisiones de organizaciones multilaterales. En otros, ha anunciado el incremento de la carrera armamentista que irresponsablemente impulsa en Latinoamérica, en vez de centrar sus esfuerzos en mitigar la pobreza que hunde cada vez más a nuestros países en el subdesarrollo. Para colmo, insulta sin miramientos a gobernantes de diversos países, mediante un lenguaje guerrerista, sin mostrar un mínimo de decencia diplomática. ¿Apoya usted o su Gobierno este tipo de conductas?

Señor Rodríguez Zapatero: el Estado español se ha caracterizado por ser respetuoso de la ley y defensor de la justicia. Pero ¿sabía usted que los gases lacrimógenos que España vende a Venezuela son utilizados indiscriminada e indebidamente por nuestro Gobierno contra pacíficas manifestaciones? ¿Y que la protesta se criminaliza, castigando con cárcel injustificada e ilegal a ciudadanos que pacíficamente manifiestan disenso? ¿Y que las hordas pagadas con dinero oficial arremeten y agreden impunemente a los opositores al régimen? El ciudadano español José Manuel Vilas, asesinado el 1º de marzo de 2004, es una evidencia de tales desmanes, como lo hemos denunciado reiteradamente ante la Embajada de su país en Caracas.

Actualmente en Venezuela -tal como ocurre en todos los regímenes autocráticos- se cambian las leyes a capricho del mandamás de turno, aprovechando una circunstancial mayoría parlamentaria sin mayor legitimidad, electa con menos del 15% del apoyo popular. Fue así como recientemente se aprobó la grabación de llamadas telefónicas, sin que medie intervención judicial alguna, mediante la modificación del Código Orgánico Procesal Penal; se estableció el castigo con prisión para quien divulgue por cualquier medio de información lo que discrecionalmente se considere causante de zozobra al Gobierno; se penaliza con prisión el desacato o críticas a funcionarios públicos y a quienes éstos acusen de exposición al odio público. ¿Ocurre esto también en España?

Todo esto pasa en Venezuela, señor Presidente, sin que tengamos los venezolanos ni remota posibilidad de recurrir a la justicia ordinaria, pues la gran mayoría de los jueces son provisionales, son amenazados públicamente en su estabilidad laboral por quien ejerce el Gobierno Nacional y son destituidos cuando se atreven a tomar una decisión autónoma que sea contraria a los intereses oficiales.

Los casos son públicos y notorios; de ello podría dar fe la representación diplomática de su país en el nuestro, así como la inmensa mayoría de la colonia española residente en Venezuela. Pregunte usted a ellos, señor Rodríguez Zapatero, por los numerosos casos de confiscación ilegal de tierras, propiedades y empresas.

En nombre de la mayoría democrática de los venezolanos, así como también de esa numerosa colonia española en Venezuela -y no solo de las grandes empresas españolas, que más tarde o más temprano han sufrido o sufrirán por las decisiones caprichosas, arbitrarias, ilegales, inconstitucionales y violatorias de los derechos establecidos en nuestra Constitución Nacional- pedimos a usted que analice estos planteamientos y sepa diferenciarse de la actitud autocrática e irrespetuosa de su próximo visitante.

Atentamente,

Las Organizaciones No Gubernamentales asociadas a VENEZUELA LIBRE

Recentrar el tiro electoral / Vladimiro Mujica

Nuevamente asoma en algunos sectores la percepción de que el deterioro del régimen chavista en Venezuela es tal que podría sucumbir prontamente a sus propios desaciertos. Que el ángel de Chávez, ese que lo ha acompañado todos estos años, está gravemente maltrecho es demasiado evidente. Que la represión y el uso de métodos abiertamente fascistoides han ido lentamente desplazando a la magia del gran comunicador es también claro. Pero de estos hechos no se concluye que el desgaste va a propiciar su salida sin que la sociedad democrática haga su tarea hasta el final. Ello significa que es necesario seguir insistiendo en el tema electoral porque este es un ingrediente esencial para que la erosión de las bases del facho-chavismo continúe avanzando. Los próximos procesos electorales en el país, y muy especialmente las elecciones a la Asamblea Nacional, serán un campo de batalla privilegiado donde la convicción democrática del país será puesta a prueba.

Que el proceso de salida constitucional de Chávez no será puramente electoral, que requerirá de una enorme presión popular y apoyo internacional para torcerle la mano a un régimen cada vez más atrincherado en el poder, es también claro. La resistencia constitucional es un proceso multiforme que debe combinar todos los escenarios de protesta y desobediencia no violenta con los escenarios electorales.

Necesario es reconocer que se han producido importantes avances en el terreno de los sectores democráticos. La concertación alrededor de la mesa de la unidad es un innegable paso positivo, como lo son también iniciativas de la sociedad civil como Venezuela Libre que apuntan a coordinar los esfuerzos de importantes organizaciones de activismo ciudadano. Pero a pesar de estos avances, siguen allí los intratables conflictos de las organizaciones políticas, y también de la sociedad civil, que en el pasado han resultado muy costosos. He insistido en otras oportunidades, y lo hago nuevamente, en mi convicción de que los partidos políticos son indispensables para la democracia y que es necesario que estas organizaciones se fortalezcan. De la misma manera, creo que es un dato de la realidad que los partidos no pueden responder por la organización de las redes populares y de apoyo que son necesarias para garantizar la participación electoral, la defensa del voto y las acciones de protesta. La solución dorada pareciera ser una que combine la indispensable participación de los partidos con nuevas formas de organizaciones que tengan la flexibilidad que requieren estos tiempos. No es suficiente con organizar las redes populares y tampoco es una respuesta adecuada que los partidos controlen todo. Hay que salirse de este dilema con propuestas que atiendan los dos aspectos del problema.

La búsqueda de soluciones integrales: organización de redes, liderazgo unificado y participación de los partidos políticos en un esquema concertado es un problema complejo. No solamente por los elementos técnicos y conceptuales que los hay, y muchos, sino también por la cultura política venezolana y los intereses personales y de organizaciones que no pueden ser ignorados. Pero el primer paso para encontrar una solución es admitir que no la habrá si no se tienen en cuenta todos los elementos. Las soluciones parciales son inviables porque quienes se sientan dejados de lado se van a convertir en enemigos silentes o activos. Por otro lado, esperar mucho más para resolver el tema de las candidaturas a la AN convertiría en ociosa la discusión sencillamente porque los tiempos serían insuficientes para resolver los problemas prácticos.

Así las cosas, creo que hay que re-examinar la propuesta de alianzas perfectas, con listas y tarjeta únicas. Es innegable que el argumento de algunos partidos para oponerse a la tarjeta única es respetable y valedero. En esencia éste se reduce a plantear que para los partidos, sobre todo los más grandes, es una pérdida de identidad política el asistir a las elecciones tras una tarjeta única. ¿Cómo se puede plantear fortalecer a los partidos si no se les permite mostrar sus símbolos y programas? Argumento inobjetable en condiciones ordinarias del juego democrático, discutible en las condiciones actuales. El poderoso mensaje de unidad democrática y de propuesta alternativa que se enviaría a Venezuela y al mundo, participando en una elección con listas y tarjeta únicas y un programa claro para los legisladores no puede ser ignorado. De hecho, contribuiría de manera determinante a darle a las elecciones de la AN el carácter de un proceso constituyente para re-equilibrar al país.

Por otro lado, está el hecho de que si no se reproduce punto por punto la disciplina electoral chavista para competir con la grosera y abusiva ley de procesos electorales aprobada recientemente, el país democrático no tiene ninguna posibilidad. En una elección cerrada con el chavismo disciplinado y la oposición díscola y confundida, un resultado 48%-52%, dando por ganador al chavismo, se puede transformar en un control del 70% de la AN. Pero esto NO es un resultado inexorable. El abuso abrió la puerta para que si la oposición logra ganar en algunos estados muy disputados el resultado se pueda atenuar sustancialmente. Pero para ello necesitamos disciplina e información sencilla y fácil de transmitir a los electores en un escenario donde también tendremos en contra al CNE. Tarjeta única, y alianzas doradas en todas las circunscripciones es fácil de explicar y es el mejor remedio contra las morochas legalizadas.

Mientras más rápido terminemos por aceptar que estos no son los tiempos de la diferenciación natural del juego político, sino del combate por la democracia y contra la destrucción del país mejor podremos enfrentar a un adversario que no conoce límites a su abuso. Ya vendrán los tiempos normales donde cada partido podrá jugar su juego abiertamente, por ahora, o nos salvamos todos juntos o no se salvará nadie.

ND. 3 septiembre 2009

Marchar es un derecho / Óscar Lucien


1 La reciente decisión del juez chileno Víctor Montiglio de someter a la justicia a 129 miembros del ejército, de la fuerza aérea, de la armada y de la policía uniformada de Chile, por la desaparición de militantes de izquierda y por el asesinato de una directiva completa del Partido Comunista bajo la dictadura de Augusto Pinochet, es una muy buena noticia no sólo para Chile, sino para la comunidad internacional y, en particular, para Venezuela. Los pichones de goriletes venezolanos que hacen arengas políticas y reprimen las manifestaciones ciudadanas utilizando el gas del bueno que les ordena el teniente coronel Chávez, deben verse en ese espejo: la justicia tarda pero llega. De hecho, las condecoraciones y halagos recibidos por reprimir manifestaciones pacíficas y por asfixiar con gases tóxicos a niños, mujeres y ancianos no sólo serán agravantes a la hora de juzgar sus casos, sino que quedarán como una mancha de indignidad mayor por su violación de la Constitución. Cuando los militares venezolanos repiten histéricos la consigna castrocomunista de “patria, socialismo o muerte”, cuando se comportan como guardia pretoriana del teniente coronel Chávez y dirigen sus armas contra el pueblo que legítimamente protesta en las calles, faltan a su juramento y violan la Constitución. El artículo 328 de nuestra carta magna es demasiado claro: “La Fuerza Armada Nacional constituye una institución esencialmente profesional, sin militancia política… En el cumplimiento de sus funciones está al servicio exclusivo de la nación y en ningún caso al de persona o parcialidad alguna”.

De no reflexionar a tiempo y someterse al espíritu y letra de la Constitución, de seguir como comparsa ciega el plan oficialista de criminalizar la disidencia, de operar como cómplices necesarios de la perversa operación de judicializar la política o politizar la justicia, a los militares venezolanos les espera en un futuro no muy lejano un juez Montiglio, que los sentará en el banquillo de los acusados. Y no como un acto de retaliación política sino en estricto apego a los preceptos constitucionales, que establecen que “Todo acto dictado en ejercicio del Poder Público que viole o menoscabe los derechos garantizados por esta Constitución y la ley es nulo, y los funcionarios públicos y funcionarias públicas que lo ordenen o ejecuten incurren en responsabilidad penal, civil y administrativa,… sin que les sirvan de excusa órdenes superiores”.

Lean bien, señores de la Fuerza Armada Nacional, la Constitución no dice bolivariana ni revolucionaria, ni mucho menos socialista. Chávez intentó esos cambios en su inconstitucional proyecto de reforma, y el pueblo soberano votó No. Y en una democracia se respeta la voluntad popular.

2 Marchar es un derecho garantizado en el artículo 68 de la Constitución. Más aún, en el mismo texto que establece el derecho a manifestar, se consagra la prohibición de usar armas de fuego y el empleo de sustancias tóxicas. En consecuencia, cuando la señora Luisa -quien más que fiscal general de la República y máxima representante del Ministerio Público parece actuar bajo las directrices de Chávez- utiliza un discurso intimidatorio y recuerda impertinentemente artículos del Código Penal susceptibles de ser aplicados a los manifestantes, criminaliza la protesta. Esta señora, autora frustrada de una ley de delitos mediáticos que consagra el delito de opinión y propone penas de cárcel para quien piense distinto al pensamiento único del régimen chapista, ha invitado a leer el artículo 285 para escudar su conducta en las atribuciones que le consagra la Constitución. Vale la pena leerlo, y como lo leí, me parece que la señora fiscal no lo ha leído y si lo leyó, no lo entendió. ¿Cómo entiende la señora Fiscal la primera atribución de su cargo de velar por el respeto de los derechos y las garantías constitucionales?

3 La sociedad democrática ha convocado a una marcha para el sábado 5 de septiembre hasta la Fiscalía General, por la libertad de los presos políticos, el rechazo a la Ley de Educación, la defensa de las garantías constitucionales y la libertad de expresión. Suficientes razones para que nadie se quede en su casa y demuestre en la calle su compromiso de vivir en libertad, en democracia. El discurso intimidatorio de la señora Fiscal, y sus amenazas que criminalizan la protesta no pueden inhibirnos de expresar en la calle nuestro descontento y nuestra apuesta por una alternativa política, democrática, de ciudadanos libres y no de esclavos de la ideología castrochavista de “patria, socialismo y (más) muerte”.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 10.409 seguidores